Ir a Contenidos Ir a Navegar Ir a Navegar Ir a Búsqueda de Sitio Página Principal
En Esta Sección

Tu estilo de vida puede tener un gran impacto sobre tu embarazo. Evitar el consumo de drogas y alcohol, hacer ejercicio y tener una alimentación saludable ayudan a que tú y el futuro bebé se mantengan sanos.

¿Pensando en quedar en embarazo? Encuentra un centro de salud

¿Qué debo comer si estoy tratando de quedar embarazada?

Comer una variedad de buenos alimentos es sumamente importante para un embarazo y un bebé sanos. Los nutrientes que incorporas a tu cuerpo afectan directamente el peso y la salud del bebé, aún después de nacido.

Muchas mujeres descubren que necesitan cambiar su alimentación para tener el embarazo más sano posible. Cambiar la forma en que te alimentas puede ser difícil; puede ser más fácil comenzar por agregar más alimentos saludables a tu dieta antes de eliminar los no saludables.

Estos son algunos consejos para tener una alimentación equilibrada antes del embarazo:

  • Frutas y verduras frescas
    • Comer frutas y verduras es una buena forma de obtener muchas vitaminas y nutrientes distintos.
  • Carbohidratos
    • Un poco más de la mitad de lo que comes deberían ser carbohidratos. Trata de obtener la mayoría de los carbohidratos de cereales integrales, como arroz integral, avena, quinua, cebada, maíz y pan de harina integral.
    • Reduce los carbohidratos procesados y los que provienen del azúcar, como las galletas dulces, los pasteles, las masas y el pan blanco.
  • Proteínas
    • Las proteínas ayudan al feto a crecer. Puedes obtener proteínas de la carne, los lácteos y el tofu. Los frutos secos, frijoles, semillas, lentejas, guisantes y verduras de hojas oscuras (como las espinacas y el brócoli) también son una buena fuente de proteínas. 
    • Incluso si sigues una alimentación vegetariana o vegana, puedes disfrutar de un embarazo sano y obtener muchas proteínas de origen no animal. Es una buena idea decirle a tu médico cómo es tu alimentación para confirmar que estés ingiriendo suficientes proteínas.
  • Grasas
    • Ciertas grasas son saludables y te ayudan a absorber las vitaminas. Por ejemplo, las grasas en los frutos secos, los pescados y las verduras son realmente buenas para ti, sobre todo durante el embarazo.
    • Limita el consumo de las grasas menos saludables que se encuentran en los lácteos, las carnes rojas, el cerdo, los alimentos fritos y la comida chatarra. Busca alimentos con bajo contenido de grasas saturadas, grasas trans y colesterol.
  • Fibras
    • Puedes obtener fibras de las frutas, las verduras y los cereales integrales.
    • Es bueno comer, al menos, de 3 a 5 porciones de fibra por día.
  • Sal, azúcar y comida chatarra
    • Limita las comidas y bebidas azucaradas (como los dulces, gaseosas y helados).
    • Limita los refrigerios salados, grasos y procesados (como las papas fritas).
    • Trata de evitar los alimentos procesados y la comida rápida.

Es casi imposible tener una alimentación perfecta, y no hay problema en darte un gusto de vez en cuando. Pero trata de comer lo más saludable que puedas, antes del embarazo y durante este. No te olvides de la variedad: comer muchas clases de alimentos saludables te ayuda a llevar una dieta equilibrada y evita que te aburras de tus comidas.

Durante el embarazo, necesitarás entre 100 y 300 calorías diarias más; ¡el embarazo es trabajo duro!

¿Qué debo saber acerca del ejercicio antes y durante mi embarazo?

Hacer ejercicio es una muy buena manera de preparar el cuerpo para un embarazo saludable. En la mayoría de los casos, se puede seguir haciendo ejercicio sin riesgo durante todo el embarazo. Hacer ejercicio de manera regular durante el embarazo te da más energía y te ayuda a sentirte bien física y mentalmente. Fortalece el cuerpo y hasta puede facilitar el parto.

Caminar, nadar, hacer yoga, bailar, andar en bicicleta y otros tipos de ejercicio moderado son muy populares entre las mujeres embarazadas. Si no estás haciendo ejercicio actualmente, pregunta a tu médico o partera acerca de la mejor manera de empezar y qué tipo de ejercicio es el indicado para ti.

¿Me debo preocupar por mi peso antes y durante mi embarazo?

Tener un peso insuficiente o sobrepeso puede dificultar tus posibilidades de lograr un embarazo. Además, si se tiene un peso saludable, hay menos probabilidades de tener problemas durante el embarazo. Tu enfermera o tu médico te dirán si necesitas aumentar o bajar de peso antes de tratar de quedar embarazada.

Si tu peso generalmente está dentro de los rangos normales y mantienes hábitos saludables, no deberías aumentar más de 35 lb (16 kg) durante todo el embarazo. Pero el cuerpo de cada persona es diferente, de manera que habla con tu enfermero, doctora o partera acerca de qué significa en tu caso un “peso saludable”. Ellos también pueden darte consejos sobre cómo manejar tu peso durante el embarazo.

¿Qué debo evitar si estoy tratando de quedar embarazada?

Fumar, beber alcohol y consumir drogas puede ser peligroso para el embarazo y para tu futuro bebé. Cambiar estos hábitos antes del embarazo reduce el riesgo de problemas. También es importante asegurarte de que los entornos de tu hogar y de tu trabajo sean lugares seguros y saludables para ti, tanto mental como físicamente.

A veces es muy difícil cambiar algunos hábitos. De manera que es mejor comenzar a intentarlo tan pronto como puedas, en lugar de esperar a que llegue el embarazo.

Tabaquismo

Dejar de fumar te ayuda a ti, a tu futuro bebé y a todos a tu alrededor a estar más sanos. Las personas que fuman tardan más en quedar embarazadas y tienen tasas más altas de abortos espontáneos que las no fumadoras.

Fumar durante el embarazo expone al feto a productos químicos peligrosos y aumenta las posibilidades de que el bebé sea prematuro o tenga bajo peso al nacer. Fumar también aumenta el riesgo de otros problemas de salud graves después del nacimiento del bebé, al igual que del síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL).

Dejar de fumar es difícil, pero tu médico puede ayudarte. Además, muchos centros de salud de Planned Parenthood tienen programas para ayudarte a dejar de fumar.
También puedes llamar al número 1-800-QUIT-NOW (1-800-784-8669).

El tabaquismo pasivo (respirar el humo del cigarrillo de otras personas) también tiene efectos nocivos sobre el embarazo. Si convives con alguien que fume, pídele que fume fuera de la casa, lejos de ti.

Alcohol

Mantente lejos del alcohol durante el embarazo. La mayoría de los proveedores de salud les indican a sus pacientes que no se debe beber alcohol en absoluto durante el embarazo porque no se conoce ninguna cantidad “inocua” que se pueda beber en ningún momento durante ese periodo.

Beber alcohol durante el embarazo puede aumentar el riesgo de sufrir un aborto espontáneo. También puede causar que un parto prematuro y hasta puede conducir al nacimiento sin vida del bebé. Beber alcohol durante el embarazo también puede provocar el síndrome de alcoholismo fetal (SAF). El síndrome de alcoholismo fetal puede causar daños físicos y de desarrollo graves a tu bebé, como discapacidades físicas, trastornos del aprendizaje y otras afecciones.

Evitar el alcohol mientras tratas de quedar embarazada también es una buena idea. No siempre te enteras del embarazo en el momento que sucede, de manera que dejar de beber alcohol antes de quedar embarazada puede contribuir a evitar que bebas accidentalmente durante este.

Si necesitas ayuda para dejar de beber alcohol, habla con tu médico o visita el sitio de Alcohólicos Anónimos.

Drogas

Consumir drogas ilegales durante el embarazo puede causar problemas graves.
Esta clase de drogas pueden ser realmente adictivas. También aumentan el riesgo de aborto espontáneo y de bajo peso al nacer.

Además, el bebé también puede nacer con adicción a la droga. Algunos medicamentos legales de venta con receta también pueden ser adictivos y dañar tu salud y la de tu bebé. Dile a tu médico todos los medicamentos que tomas y consulta con él antes de tomar cualquier medicamento nuevo. Te puede recomendar que cambies por otros medicamentos o que los suspendas durante el embarazo.

Si necesitas ayuda para dejar de consumir drogas, habla con tu médico o visita el sitio de Narcóticos Anónimos.

Productos químicos y sustancias tóxicas

Las sustancias tóxicas en tu entorno de trabajo y en tu hogar también pueden afectar el embarazo. Estas incluyen plomo, mercurio, fertilizantes, pesticidas, solventes, radiación y deposiciones de gatos y roedores.

Estas sustancias pueden causar daños a tu aparato reproductor y hacer más difícil que quedes embarazada. Algunas también pueden dañar al feto si estás expuesta a ellas durante el embarazo. El médico te dirá de qué toxinas ambientales debes mantenerte lejos.

Peligros laborales

Debes tener cuidado con los peligros en tu lugar de trabajo. Algunos trabajos, como en los que hay exposición a productos químicos o aquellos que son físicamente difíciles o peligrosos, pueden suponer un riesgo antes y durante el embarazo.

Habla con tu jefe y con tu médico para ver cómo puedes trabajar sin riesgos durante el embarazo. Además, trata de evitar estar mucho tiempo de pie y trabajar muchas horas seguidas.

Estrés

Evitar el estrés y cuidar de tu bienestar mental te pueden ayudar a tener un embarazo más saludable y feliz. Dedica tiempo a hacer las cosas que disfrutas y te relajan.

También siéntete libre de disfrutar de tu sexualidad. Tener sexo o masturbarse ayuda a aliviar el estrés y la tensión, y en muchos casos hay un mayor impulso sexual durante el embarazo. Es perfectamente normal y saludable tener sexo durante el embarazo, si así lo deseas. (Y si no lo deseas, también está perfectamente bien).

Más preguntas de pacientes:

¿Puedo hacer ejercicio durante mi embarazo?

La mayoría de las personas pueden hacer ejercicio sin ningún riesgo durante su embarazo, y es una buena idea. Hacer ejercicio de manera regular durante tu embarazo te da más energía y te ayuda a sentirte mejor física y mentalmente. El ejercicio fortalece tu cuerpo y pueden incluso ayudar a que el parto sea más fácil. 

Caminar, nadar, hacer yoga, bailar, andar en bicicleta y otros tipos de ejercicio moderado son muy practicados durante el embarazo. Si no estás haciendo ejercicio actualmente, pregunta a tu médico o partera acerca de la mejor manera de empezar y qué tipo de ejercicio es el indicado para ti.

¿Puedo practicar yoga durante mi embarazo?

La mayoría de las personas pueden practicar yoga prenatal y otras formas de ejercicio moderado durante su embarazo. acer ejercicio de manera regular durante tu embarazo te da más energía y te ayuda a sentirte mejor física y mentalmente. El ejercicio fortalece tu cuerpo y pueden incluso ayudar a que el parto sea más fácil. 

Es una buena idea hablar con tu médico o partera sobre los tipos de yoga que son mejores para ti. Si no tenías la práctica de yoga dentro de tu rutina, habla con ellos sobre la mejor manera de comenzar.