Ir a Contenido Ir a Navegación Ir a Navegación Ir a Búsqueda del sitio Página de inicio

Si ya se te antojó comprar un sex toy, de seguro ya tienes súper claro que la masturbación es completamente natural (y sí, ¡placentera!) Vamos al grano, estos son algunos tips que te pueden ayudar a la hora de comprar tu primer juguete sexual

Well, hello there dedos mágicos

Empieza con tus dedos. Conocer tu cuerpo e identificar tus puntos de placer es la mejor manera de evitar que tires a la basura dinero en el sex toy equivocado. Además si te acostumbras sólo a lograr el tipo de estimulación que quieres con la potencia de un vibrador, después será mucho más difícil lograrlos con tus dedos o los dedos y/o lengua de tu pareja. 

¿Para qué lo quiero?

Una vez hayas explorado con tus propios dedos (o los de tu pareja) tendrás una idea más clara de qué te gusta y para qué quieres usar el juguete. Tal vez descubriste que lo tuyo definitivamente es la estimulación anal. Maybe lo que te pone a vibrar es que te estimulen el clítoris. Quizás quieras estimulación interna sólo para ti, o quieres que sea un juguete que puedes disfrutar en pareja. 

Compra smart

Busca un sex shop reconocido, con buenos comentarios o incluso, si te animas, pídele recomendaciones a tus amigxs cercanos. 

Puede que la marca no lo sea todo, pero definitivamente importa. Comprar un juguete sexual no es el mejor momento para tratar de ahorrar dinero. Acá también es importante que mires marcas de calidad. 

Start small

Si ya decidiste exactamente qué juguete sexual quieres y tienes el dinero para comprarlo, go for it! Si no, una recomendación es que empieces por una versión más pequeña de algo que te llama la atención, pero que si al final resulta que no te gusta no va a ser un big deal. Por obvias razones los vibradores no se pueden regresar. 

Dile “no, thank you” a estos materiales 

Revisa que el juguete sexual que te gusta NO sea de material poroso. ¿Por qué? Este tipo de materiales son imposibles de limpiar, las bacterias pueden acabar atrapadas en los microscópicos poros (incluso si no te das cuenta) y pueden terminar causándote una infección o irritación de la piel. 

Asegúrate también de que tu sex toy no contenga ftalatos (phthalates, en inglés). El efecto que estos químicos -que se usan para ablandar el plástico- pueden tener, sigue siendo investigado pero igual “más vale prevenir que lamentar”. Es mejor buscar opciones de juguetes sexuales que sean phthalates-free.

TPR o PVC son el equivalente de juguetes sexuales de bajo precio y baja calidad. Son fáciles de reconocer por su olor a auto nuevo. 

Los juguetes sexuales hechos de “piel” (Fanta Flesh o CyberSkin) se sienten suaves y casi, casi como si fueran de piel de verdad. El asunto es que también son altamente porosos y como ya te dije antes, porosidad = bacterias y posibles infecciones. 

Materiales oh yeah!

La silicona es segura para el cuerpo, muy fácil de limpiar y se puede usar a  distintas temperaturas (por ejemplo con lubricantes estimulantes). Asegúrate de que el juguete esté hecho de silicona médica, que es la mejor que existe en el mercado. Sí, la silicona quirúrgica es más costosa, pero de nuevo, es mejor save money hasta que tengas lo que te cuesta un sex toy de calidad, que comprarte uno de silicona chafa y poner en riesgo tu salud. 

Los juguetes sexuales hechos de plástico ABS son seguros de usar y más económicos que los de silicona médica. Lo único es que es un material duro y sin flexibilidad, por lo que sus opciones de juego son más limitadas. 

Hace un tiempo ha habido un boom de usar juguetes de materiales naturales, principalmente de vidrio, metal y madera. Los tres son amigables con el cuerpo (y no, la madera terminada no es porosa), los puedes usar con cualquier tipo de lubricante y muchas veces, ¡son verdaderas piezas de arte! 

Etiquetas: Como-elegir-mi-primer-juguete-sexual, Dia-Nacional-del-Juguete-Sexual, National-Sex-Toy-Day, Placer-Sexual, Sexo-Sin-Verguenza