Ir a Contenidos Ir a Navegar Ir a Navegar Ir a Búsqueda de Sitio Página Principal

Fibromas uterinos

Los fibromas uterinos son crecimientos en tu útero. Generalmente no son peligrosos, pero pueden causar dolor, sangrado abundante y problemas de fertilidad o embarazo. Existen dos tipos de tratamientos y los medicamentos pueden ayudar a manejar los síntomas de los fibromas uterinos. 

¿Qué son los fibromas uterinos?

Los fibromas uterinos son crecimientos que se desarrollan en la pared de tu útero. También se conocen como leimiomas o miomas. Pueden ser tan pequeños como un guisante o más grandes que una toronja. Puedes tener varios fibromas o sólo uno. Los fibromas uterinos pueden crecer lentamente durante muchos años o desarrollarse rápidamente. 

Los fibromas uterinos casi nunca son cancerígenos y no aumentan tus posibilidades de contraer otros tipos de cáncer. Aún así, pueden causar dolor pélvico, sangrado abundante durante el periodo, sangrado entre periodos, dolor de espalda y en algunos casos infertilidad o abortos espontáneos. Sin embargo, muchas personas con fibromas no tienen ningún síntoma. 

¿Quién está en riesgo de tener fibromas uterinos? 

Los fibromas uterinos son bastante comunes. Estos pueden ocurrir a cualquier edad pero es más probable que los contraigas a medida que envejeces. Son más comunes en personas entre los 30 y 40. Los fibromas generalmente se encogen después de la menopausia. 

Tienes una mayor probabilidad de tener fibromas uterino si:

  • Tienes familiares con fibromas (especialmente tu madre)
  • Eres una persona obesa
  • Comes mucha carne roja
  • No consumes suficiente vitamina D

Las mujeres negras tienen fibromas con mayor regularidad. Las investigaciones también muestran que los fibromas generalmente se desarrollan a una edad más temprana, crecen más rápido y más grandes y causan síntomas más graves en las mujeres negras. 

¿Qué hace que los fibromas uterinos crezcan?

Nadie sabe realmente qué causa los fibromas uterinos. Puede que la genética, las hormonas, la dieta, el estrés o una combinación de varias cosas, juega un papel importante. 

Es probable que los fibromas sean controlados por las hormonas, como el estrógeno y la progesterona. Estos crecen cuando los niveles de hormonas son altos (como durante el embarazo) y dejan de crecer o se encogen cuando las personas usan medicamentos anti-hormonales o atraviesan la menopausia. 

¿Cuáles son los síntomas de los fibromas uterinos?

Los fibromas uterinos no siempre causan síntomas, pero si llegas a tenerlos, estos pueden incluir: 

  • Periodos más abundantes y largos
  • Sangrado entre periodos
  • Anemia (por perder demasiada sangre durante tu periodo)
  • Dolor en el vientre o en la espalda baja
  • Dolor durante el sexo
  • Sensación de llenura en la parte baja del vientre (conocido como presión pélvica)
  • Hinchazón del útero o vientre 
  • Orinar demasiado o tener dificultades para orinar 
  • Estreñimiento o dolor al hacer caca
  • Aborto espontáneo
  • Problems durante el parto, como mayores probabilidades de tener una cesárea
  • Infertilidad (esto es raro y a menudo se puede tratar)

El tamaño de tus fibromas no está relacionado con la gravedad de tus síntomas. Incluso los fibromas pequeños pueden causar problemas. 

¿Cómo puedo saber si tengo fibromas uterinos?

La mayoría de las personas con fibromas no saben que los tienen a menos de que tengan síntomas. 

Puede que tu enfermera o médico encuentre fibromas durante un examen pélvico normal. Ellos revisarán tu útero, colocando los dedos con guantes en tu vagina y presionando ligeramente sobre tu vientre. Es posible que puedan sentir los fibromas. o que tu útero se sienta más grande de lo normal o que tenga una forma diferente. 

Tu doctor también puede hacer otros tipos de exámenes para ver si tienes fibromas. Puede que use ultrasonido, rayos X, resonancia magnética, topografías computarizadas u otros tipos de tecnología de imágenes para tomar una foto del interior de tu cuerpo. 

Es posible que necesites un procedimiento quirúrgico menor, llamado histeroscopia o laparoscopioa,  para encontrar los fibromas. El medico inserta una pequeña cámara en tu cuerpo a través de tu vagina o una incisión menor en o cerca de tu ombligo para observar tu útero y otros órganos. 

¿Qué tratamientos existen para los fibromas uterinos?

El tratamiento  que recibas para tus fibromas uterinos dependerá de:

  • Tu edad
  • Tu salud general
  • Qué tan malos son tus síntomas
  • El tamaño, tipo y ubicación de tus fibromas
  • Si quieres o no quedar en embarazo en el futuro

Es posible que no necesites tratamiento para los fibromas si no te causan ningún síntoma o problema. Tu doctor podría sugerir medicamentos para controlar tus fibromas y sus síntomas. Puedes tomar ibuprofeno (Advil), naproxeno (Aleve) o acetaminofeno (Tylenol) para el dolor. Los anticonceptivos hormonales, como la píldora, la inyección o el DIU, pueden ayudar con los cólicos y el sangrado abundante (pero no reducirán ni curarán sus fibromas).

Existen otros medicamentos que pueden reducir los fibromas, evitar que crezcan y ayudar a controlar tus síntomas, pero algunos de estos medicamentos pueden tener muchos efectos secundarios, por lo que generalmente solo los usas por un período corto de tiempo. Una vez que dejas de tomarlos, los fibromas a menudo vuelven a crecer rápidamente. Estos medicamentos a veces se usan para reducir los fibromas antes de la cirugía.

Si tus síntomas de fibromas son realmente graves, la cirugía puede ser el mejor tratamiento. Existen algunos tipos diferentes:

  • Miomectomía: esta cirugía extrae los fibromas pero deja las partes sanas de tu útero. No afecta la fertilidad, por lo que es una buena opción si deseas tener hijos en el futuro. Dependiendo del tamaño y la ubicación de tus fibromas, puede tratarse de una cirugía mayor, o tu médico puede hacer un pequeño corte en el ombligo (laparoscopia) o pasar por la vagina (histeroscopia). Después de una miomectomía, todavía es posible crezcan nuevos fibromas y causen síntomas.
  • Ablación endometrial: este procedimiento utiliza láser, corrientes eléctricas, congelación u otros métodos para destruir el revestimiento de tu útero. Trata pequeños fibromas dentro de tu útero y ayuda a controlar el sangrado abundante. Generalmente es una cirugía menor ambulatoria. La mayoría de las personas no pueden quedar embarazadas después de este procedimiento. Si quedas en embarazo, es más probable que tengas un aborto espontáneo u otros problemas durante el embarazo.
  • Embolización de fibroides uterinos (UFE, por sus siglas en inglés), también llamada embolización de arterias uterinas (UAE): este procedimiento bloquea el flujo de sangre a los fibromas, lo que hace que se contraigan. El médico hace un pequeño corte en el área de la entrepierna, coloca un tubo delgado en los vasos sanguíneos que van al fibroma y luego inyecta pequeños trozos de plástico o gel en el vaso sanguíneo para bloquear el suministro de sangre. La embolización de fibromas uterinos puede ser una buena opción para las personas que tienen fibromas que causan sangrado abundante, o dolor o molestias en la vejiga y el recto. No es recomendable si quieres quedar en embarazo en el futuro. Aproximadamente ⅓ de las personas que tienen una embolización necesitan tratamiento nuevamente en 5 años.
  • Histerectomía: esta cirugía extirpa permanentemente todo o parte de tu útero. La histerectomía es la única forma de curar totalmente los fibromas. Por lo general, es mejor para las personas que tienen fibromas muy grandes, sangrado abundante, se encuentran cerca o han pasado la menopausia, o están seguras de que no querer quedar en embarazo. La histerectomía es una cirugía mayor, y se tarda varias semanas recuperarse.