Ir a Contenidos Ir a Navegar Ir a Navegar Ir a Búsqueda de Sitio Página Principal

Salir del closet como LGBTQ puede ser abrumador, emocionante y a veces dar miedo. Es diferente para cada uno, y sólo tú puedes decidir cuándo es el momento indicado para hacerlo. 

¿Qué significa “salir del closet”?

“Salir del closet” se refiere a comprender tu propia orientación sexual o identidad de género y decidir compartirla con algunas personas (o todas) en tu vida. Salir del closet significa algo diferente para cada individuo y existen muchas maneras de hacerlo. Algunas personas LGBTQ solo se lo reconocen a sí mismas, pero no se lo comparten al resto. Solo tú puedes saber lo que es mejor para tu vida en este momento. Aprende más sobre “salir del closet”

¿Debería salir del closet?

Salir del closet es una decisión que las personas LGBTQ enfrentan todo el tiempo, con cada nueva persona que conocen. Así que probablemente será algo que hagas una y otra vez a lo largo de toda tu vida. La manera en que decides hacerlo y sentirlo puede cambiar con el tiempo, dependiendo de dónde y con quién estés. 

Salir del closet es una decisión totalmente personal. Tú -y sólo tú- decide si quieres hacerlo, cuándo y cómo. Salir del closet puede ser un paso realmente importante y solo debería suceder si estás listo/a y te sientes a salvo haciéndolo. Nunca está bien el presionar a otra persona para que salga del closet o contar que alguien es LGBTQ sin el permiso de esa persona. 

Puedes comenzar hablando con otras personas LGBTQ. A veces también ayuda el hablar con adultos en quien confíes, como un consejero/a, trabajador/a social, maestro/a , o algún miembro de tu familia que te apoye, para que te ayuden a decidir cuándo salir del closet o a quién decírselo.

En el caso de todas las personas (y especialmente las personas jóvenes) el género y la sexualidad pueden evolucionar con el tiempo. Puede que te tome un tiempo entender tu propia orientación sexual e identidad de género completamente, porque estas pueden cambiar en la medida en que creces. Compartir una parte importante de quién eres como persona durante el tiempo en que estás tratando de descifrarlo puede ser complicado. 

Para muchas personas, el salir del closet es una buena experiencia, especialmente si cuentan con el apoyo de sus amigos, familias y comunidades. Aunque puede mejorar tus relaciones y hacerte sentir mucho mejor, salir del closet también puede darte miedo dependiendo de a quién se lo estés compartiendo y lo que pienses que puede ser su reacción. Desafortunadamente, existen muchos lugares llenos de homofobia, bifobia y transfobia (miedo y odio contra las personas LGBTQ). Si tú piensas que salir del closet puede traerte algún daño -físico, emocional, o económico- puedes decidir esperar hasta tener un plan de cuidado propio más firme.