Ir a Contenidos Ir a Navegar Ir a Navegar Ir a Búsqueda de Sitio Página Principal
En Esta Sección
  • ¿En qué debo pensar antes de criar a un niño?

Criar a un hijo es un trabajo de tiempo completo. Pensar con anticipación acerca de las exigencias que deberás enfrentar y el apoyo que necesitarás te puede ayudar a prepararte para ser el mejor padre que puedas ser.

¿Qué clase de apoyo necesitaré si tengo un hijo?

Ya sea que críes a un hijo con otra persona o lo hagas solo, un niño necesita cuidado y atención constantes. Contar con una pareja u o parientes para compartir la tarea de criar a un hijo puede facilitar mucho las cosas. La mayoría de los padres necesitan ayuda, especialmente en lo que respecta a dinero y tiempo. El tipo de apoyo que los padres necesitan a menudo incluye ayuda con las compras, conseguir ropa y suministros para el bebé (el traspaso de ropa usada puede ser de gran ayuda), cuidar al bebé o, simplemente, tener alguien con quien hablar.

Criar a un hijo en pareja generalmente es más fácil que hacerlo solo, pero puede provocar tensión aún en las mejores relaciones. Criar a un hijo solo tiene beneficios y exigencias únicos. De cualquier forma, ser realista acerca de tu vida diaria y del apoyo que necesitarás es importante cuando piensas en criar a un hijo.

¿Cómo funciona criar a un hijo con una pareja?

Criar a un hijo con una pareja romántica o compartir la crianza ayuda a ambos padres a sentirse apoyados, y muchas parejas encuentran gran satisfacción en compartir la responsabilidad de la crianza de un hijo. Crear una familia con otra persona puede ser realmente gratificante y puede unirlos aún más.

Sin embargo, la mayoría de las personas se dan cuenta de que tener un hijo puede poner a prueba incluso las relaciones más sólidas de formas que no esperaban. A veces, la tensión es simplemente demasiada y la relación no dura.

De una forma o de otra, si tienes un bebé, la relación con tu pareja cambiará. Criar a un hijo en pareja requiere buena comunicación y el compromiso de mantenerse unidos para atravesar tiempos difíciles. Si piensas criar a un hijo con una pareja, aquí tienes algunas cosas sobre las que debes pensar:

  • ¿Nuestra relación es lo suficientemente sana como para brindarle un hogar amoroso y estable a un niño?
  • ¿Estamos de acuerdo acerca de cuándo tener un bebé?
  • ¿Nos comunicaremos abierta y honestamente entre nosotros?
  • ¿Compartiremos la responsabilidad económica de cuidar de nuestro hijo?
  • ¿Compartiremos la tarea cotidiana de cuidar a nuestro hijo?
  • ¿Estamos de acuerdo en la forma en que funcionará lo relacionado con el cuidado del niño o la guardería?
  • ¿Podremos manejar la tensión que el embarazo y la crianza del niño pondrán en nuestra relación?
  • Si nuestra relación termina, ¿cómo continuará la crianza?

Hablar de estas cosas entre ustedes te puede ayudar a darte cuenta de si ambos tienen expectativas similares acerca de tener un bebé. Sea como sea, criar a un hijo con otra persona demanda trabajo en equipo, paciencia y compromiso. Funciona mejor cuando las dos personas tienen un compromiso profundo y están de acuerdo sobre lo que cada uno espera de la relación y de criar a un hijo juntos.

¿Cómo crío a un hijo sin una pareja?

Muchas personas se enfrentan a la situación de tener que criar a un hijo solas —o elijen hacerlo—. Ser padre solo puede ser difícil, pero, definitivamente, no es imposible. Muchas personas lo hacen, y muchas familias de un solo padre son sanas y felices. Criar a un hijo solo también tiene ventajas únicas. No tendrás que negociar con una pareja, de manera que podrás criar a tu hijo exactamente a tu gusto y transmitirle tus propios valores, principios y creencias.

Para la mayoría de las personas, criar a un hijo solo es sumamente exigente. La responsabilidad sobre tu hijo es 100% tuya, y quizá tengas que hacer muchos sacrificios que no esperabas. Por ejemplo, puede ser más difícil hallar y mantener una relación romántica como padre soltero.

Si estás considerando criar a un niño sin una pareja, los asuntos relacionados con el dinero, la profesión o la educación, y con otros tipos de apoyo, pueden ser aún más importantes. Hazte estas preguntas:

  • ¿Qué significa para mis objetivos y planes futuros criar a un bebé por mi cuenta?
  • ¿Cuánto apoyo tendré de mi familia, mis amigos y la comunidad?
  • ¿Puedo manejar la responsabilidad económica de cuidar a un hijo por mi cuenta?
  • ¿Puedo manejar la tarea diaria de cuidar a un hijo sin compartir la crianza con nadie?
  • ¿Quién cuidará a mi hijo cuando vaya a trabajar o a estudiar?
  • ¿Podré pagar el servicio de guardería infantil?
  • ¿Hay alguien de mi confianza que esté dispuesto a cuidar de mi hijo a último momento si me enfermo o debo volver tarde?
  • ¿Cómo me sentiré si tener un hijo me hace difícil encontrar una relación romántica?

Si piensas criar a un hijo por tu cuenta, habla con tu familia y amigos acerca de la ayuda que vas a necesitar. Sé realista acerca de cuánto tiempo, energía y dinero pueden destinarles las personas cercanas a ti y a tu bebé. También podrías obtener ayuda de ciertos programas del Gobierno, pero, generalmente, solo cubren parte de lo que necesitas darle tu hijo.

Estoy preparado para tener un bebé. ¿Qué hago ahora?

Tener un embarazo saludable comienza ANTES de embarazarte. Una vez que hayas decidido que estás preparado para tener un bebé, consulta con un médico o con el Centro de salud de Planned Parenthood local para conocer los cuidados antes de la concepción. Tu enfermero o tu médico te hablarán acerca de cosas como tu salud física y mental, tu alimentación y tu estilo de vida. También te harán los exámenes o evaluaciones que puedas necesitar para llegar al embarazo con tanta salud como sea posible.

Comunícate con el Centro de salud de Planned Parenthood local para hacer una cita médica para conocer los cuidados antes de la concepción o para que te ayude a encontrar un médico en tu área. Algunos departamentos de salud o clínicas de salud comunitarias locales también pueden proporcionar cuidados antes de la concepción.