Ir a Contenidos Ir a Navegar Ir a Navegar Ir a Búsqueda de Sitio Página Principal
En Esta Sección
  • ¿Cómo sé si estoy teniendo un aborto espontáneo?

Los signos más comunes de un aborto espontáneo son hemorragia y cólicos. Llama a tu médico si crees que estás teniendo un aborto espontáneo.

¿Cuáles son los signos de un aborto espontáneo?

A veces, no hay ningún síntoma de aborto espontáneo, y no te enteras hasta que te hagan un ultrasonido o ya no sientas el embarazo. Pero, generalmente, hay signos y síntomas. Por ejemplo:

  • Sangrado vaginal o manchado
  • Dolor intenso en el abdomen
  • Cólicos fuertes

Otros problemas que son menos graves que un aborto espontáneo también pueden causar estos síntomas. Pero si crees que puedes estar teniendo un aborto espontáneo, ve a ver a tu médico de inmediato para mantenerte a salvo.

¿Qué sucede durante un aborto espontáneo?

El aborto espontáneo es diferente en cada mujer, pero hay algunos síntomas comunes.

No todos los abortos espontáneos son dolorosos, pero la mayoría de las mujeres tiene cólicos. Los cólicos son realmente intensos para algunas mujeres y más leves para otras (como los de un periodo menstrual o menos intensos). También es común tener hemorragia vaginal y despedir coágulos de sangre hasta del tamaño de un limón. La hemorragia intensa por un aborto espontáneo puede causar miedo o sorpresa, pero suele ser normal.

El sangrado y los cólicos pueden desaparecer rápidamente, o bien pueden durar varias horas. El médico puede darte medicamentos y consejos sobre cómo manejar el dolor y los cólicos durante el aborto espontáneo.

No importa cuán rápidamente transcurre o si es doloroso o no, el aborto espontáneo puede ser angustiante. Mantente en contacto con tu médico acerca de qué sucede y cómo te sientes. Tu médico puede decirte qué es normal y qué no, y darte recursos para apoyo emocional si lo necesitas.

¿Qué puedo esperar sentir después de tener un aborto espontáneo?

No existe una sola forma de sentirse para todas las personas después de haber tenido un aborto espontáneo. Puedes tener una mezcla de emociones que incluyen desilusión, desesperación, conmoción, culpa, aflicción y alivio —a veces, todas al mismo tiempo—. Todos estos sentimientos son realmente normales y, por lo general, desaparecen con el paso del tiempo.

Cuídate física y emocionalmente, y concédete el permiso para hacer el duelo por tu pérdida si lo necesitas. La aflicción y la tristeza son respuestas muy normales al aborto espontáneo. Trata de rodearte de personas comprensivas y cariñosas que te dejen manifestar tu dolor y te brinden consuelo. Si tienes una pareja, es posible que también sienta aflicción por la pérdida y lidie con una variedad de emociones. Hablar de sus sentimientos y apoyarse mutuamente puede ayudar a ambos a sobrellevarlo.

El tiempo necesario para sanar emocionalmente después de un aborto espontáneo es distinto para cada quien. Tómate el tiempo que necesites para tu proceso de duelo. La mayoría de las personas se sienten mejor cuando pueden hablar con alguien comprensivo. Incluso si sientes que no hay nadie en tu vida en quien puedas apoyarte, debes saber que no estás sola. Tu enfermera o doctor pueden hablar contigo, o ayudarte a encontrar un consejero o grupo de apoyo en tu área. También hay muchos grupos de apoyo en línea, donde puedes conectarte con otros que están pasando lo mismo que tú. All-Options tiene una línea telefónica gratuita que te ofrece un espacio privado para hablar de tus sentimientos después de una pérdida (pero solo en Inglés).

Si deseas buscar un nuevo embarazo, tu médico o el Centro de salud de Planned Parenthood local te pueden aconsejar acerca de cómo planificarlo y ayudarte a definir cuándo es el mejor momento para comenzar a intentarlo otra vez. También te pueden dar consejos acerca de la prevención contra embarazos y ayudarte a obtener métodos anticonceptivos si no quieres un nuevo embarazo enseguida.

¿Qué sucede si tuve más de 1 aborto espontáneo?

Si has tenido más de dos abortos espontáneos seguidos, puede que tu médico decida hacerte unos exámenes para ayudar a determinar si algo específico está causando problemas con tus embarazos. Los exámenes buscarán desequilibrios hormonales, trastornos genéticos u otros problemas. Algunas condiciones pueden ser tratadas para ayudarte a tener un embarazo saludable en el futuro.