¿Qué es un aborto espontáneo?

El aborto espontáneo es la pérdida de un embarazo antes de las 20 semanas de gestación. Los abortos espontáneos son comunes y pueden causar dolor emocional. Los sentimientos de aflicción y de pérdida son normales después de perder un embarazo.

¿Qué es un aborto espontáneo?

Un aborto espontáneo es lo que sucede cuando un embrión o un feto muere antes de las 20 semanas de gestación. Generalmente, los abortos espontáneos se producen al principio del embarazo: 8 de cada 10 ocurren durante el primer trimestre de gestación.

Muchas personas sufren este tipo de pérdida del embarazo. De hecho, entre un 10% y un 20% de los embarazos terminan en un aborto espontáneo. Pero, aunque el aborto espontáneo es común, puede ser emocionalmente difícil de sobrellevar. El término médico para esta situación es “aborto natural”.

¿Cuáles son las causas del aborto espontáneo?

Puede ser difícil llegar a saber exactamente por qué se produjo el aborto espontáneo, pero casi nunca es causado por algo que haya hecho la persona embarazada. Las actividades normales como tener relaciones sexuales, hacer ejercicio, trabajar y tomar la mayoría de los medicamentos NO provocan un aborto espontáneo. Las lesiones menores, como las ocasionadas por una caída, generalmente tampoco son la causa de un aborto espontáneo. Algunas de las cosas que se sabe que causan un aborto espontáneo incluyen las siguientes:

  • Que el óvulo fecundado tenga un número anormal de cromosomas (genes). Esto ocurre al azar, de manera que no lo puedes evitar ni provocar.
  • Ciertas enfermedades, como la diabetes grave, pueden aumentar el riesgo de sufrir un aborto espontáneo.
  • Una infección muy seria o una lesión importante pueden causar un aborto espontáneo.
  • Los abortos espontáneos tardíos —después de los 3 meses— pueden ocurrir por anomalías en el útero.
  • Si has tenido más de 2 abortos espontáneos seguidos, es muy probable que tengas otro.

¿Cuáles son los distintos tipos de aborto espontáneo?

Existen varios tipos de aborto espontáneo.

  • Amenaza de aborto espontáneo: hay sangrado vaginal, con cólicos moderados o sin ellos, pero el cuello uterino permanece cerrado. A menudo, el sangrado se detiene, y el embarazo evoluciona normalmente. La mitad de las amenazas de aborto espontáneo terminan en abortos espontáneos inevitables y en la pérdida del embarazo.
  • Aborto espontáneo inevitable: la hemorragia aumenta, y el cuello uterino se abre. Si ocurre esto, no hay posibilidades de que el embarazo continúe.
  • Aborto espontáneo incompleto: parte del tejido del embarazo sale del útero, y parte queda dentro. A veces, es necesario un tratamiento para quitar el tejido restante.
  • Aborto espontáneo completo: todo el tejido del embarazo sale del útero. Generalmente no es necesario ningún tratamiento adicional.
  • Aborto espontáneo retenido: no se sufren cólicos y no hay sangrado, pero el ultrasonido indica un embrión sin latido cardíaco o un saco gestacional vacío, es decir, sin el embrión. Generalmente el tejido sale del cuerpo solo, pero puedes necesitar tratamiento.

Los tratamientos del aborto espontáneo incluyen medicamentos o procedimientos similares a los que se usan para un aborto. Durante la aspiración, el enfermero o médico inserta un tubo plástico delgado en el útero para extraer el tejido del embarazo mediante una succión suave.

Los abortos espontáneos pueden ser peligrosos si no se tratan. Llama a tu médico de inmediato si tienes cualquier signo o síntoma de aborto espontáneo.