Ir a Contenido Ir a Navegación Ir a Navegación Ir a Búsqueda del sitio Página de inicio

Alguien nos preguntó: Me cuesta concentrarme en las relaciones sexuales, pues pienso en mis olores, si le gusto a la otra persona, y esto hace que me sienta incómoda y se me quite la excitación. ¿Cómo puedo hacer para concentrarme y no pensar en estas cosas?


Es natural y súper común que nos cueste concentrarnos durante el sexo. Hay muchísimas cosas que pueden distraernos: el estrés por el trabajo, pensar en las infecciones de transmisión sexual, las listas mentales de pendientes, las emociones, problemas de la relación, no sentirnos segurxs o cómodxs con algo, o simplemente pensar en otra cosa que nos haga no estar en el momento.  Y aunque puede ser frustrante, es algo que le sucede a muchísimas personas en algún momento de su vida. 

También, es natural y muy común —sobre todo para las mujeres— pensar y preocuparse más de la cuenta por su cuerpo, olores, aspecto, etc. O, no les ha pasado que justo en medio de la acción les asaltan las preguntas: ¿Será que le gusto? ¿Qué estará pensando de mí? ¿Huelo bien? ¿Lo estoy haciendo bien

Aunque a veces tenemos una idea en la cabeza de cómo va a ser el sexo (el sexo ideal), ya en el momento de la acción pueden pasar muchas cosas. Y una de ellas es que empecemos a tener emociones, sensaciones y/o pensamientos no tan cómodos, que por alguna razón interfieren o impiden que podamos fluir con el momento y dejarnos ir

Puede que no nos sintamos bien con nostrxs mismxs porque no nos sentimos lo suficientemente bellxs, sexis, buenxs en la cama, quizá no nos gusta nuestro cuerpo y nos enfocamos en nuestros “defectos”, o no nos sentimos cómodxs desnudxs, en fin… La lista puede ser larga y depende mucho de cada persona y su historia personal. Pero por lo general, todo esto tiene que ver mucho con nuestra autoestima, autoimagen y confianza. 

Para ponerlo corto —pues sobre esto se podría escribir un libro—, esto tiene que ver mucho con el sentirte cómodx contigo mismx, conocer tu cuerpo, qué te da placer y qué no, y también con el tipo de relación que tienes con tu pareja sexual (por ejemplo, si es una relación sana, si te sientes segurx, si hay comunicación). Por otro lado, este “estar a gusto” contigo mismx también está muy relacionado con sentirte suficiente y que mereces sentir placer, es decir, que mereces disfrutar de tu cuerpo y de tu sexo. 

Ahora, nuestra autoestima, autoimagen y confianza están muy relacionadas tanto con nuestra propia historia como con nuestro entorno y cultura. Aquí se mezclan todas las creencias, expectativas, ideales y presiones: nuestras, de la pareja, de la familia, de la cultura (tener el cuerpo perfecto, ser la mejor en la cama, etc.).

Al final, todo esto puede hacer que en vez de concentrarte en ti y en lo que disfrutas, te llenes de pensamientos que te sacan del momento y te hacen perder la excitación

Aprender a estar cómodx contigo mismx durante el sexo puede necesitar de diferentes cosas según la persona. No hay una fórmula aplicable a todo el mundo. Sin embargo, tiene que ver mucho con aprender a aceptarnos tal como somos, con cultivar la comunicación honesta y compasiva en nuestras relaciones, y con aprender a darnos el permiso de disfrutar de nuestro cuerpo. De esto se trata la salud sexual y todxs estamos aprendiendo, así que no estás solx.

¡Gracias por tu pregunta!

Etiquetas: Salud-Sexual-y-Reproductiva, blog-sexo-sin-verguenza, Como-concentrarme-en-el-sexo, Como-tener-mas-placer, Disfrutar-el-sexo

Explora más