Ir a Contenidos Ir a Navegar Ir a Navegar Ir a Búsqueda de Sitio Página Principal

¿Qué es la sarna?

La sarna es una enfermedad de la piel que ocasiona rasquiña, causada por pequeños parásitos. Se transmite por contacto de piel a piel, usualmente durante el sexo. La sarna no es peligrosa y se puede curar.

¿Quieres hacerte la prueba de sarna? Encuentra un centro de salud

La sarna es una enfermedad de la piel

La sarna es causada por los ácaros de la sarna, pequeños parásitos similares a insectos que infectan la capa más superficial de la piel. La sarna provoca erupciones, irritación y mucha picazón.Se transmite fácilmente de una persona a otra a través del contacto de piel a piel.

Los ácaros de la sarna excavan túneles en la capa externa de tu piel y ponen huevos. De los huevos, nacen más ácaros, aunque la mayoría de la gente con sarna solo tiene entre 10 y 15 ácaros en el cuerpo a la misma vez. Los ácaros son muy pequeños por lo que es posible que no los veas, pero probablemente notes la picazón e irritación que provocan.

La sarna puede ser muy molesta, pero en general no es peligrosa. Se puede curar con píldoras o cremas medicadas.

¿Cómo se contagia la sarna?

La sarna se contagia por el contacto directo de piel a piel. Esto ocurre usualmente durante el sexo, especialmente cuando los cuerpos están cerca o en contacto durante un tiempo prolongado (por ejemplo, al dormir juntos).

La mayoría de los adultos se contagian durante las relaciones sexuales, pero también se puede contagiar por otras vías. La sarna se puede transmitir a otras personas de tu casa y es común en lugares muy concurridos en los que hay mucho contacto cutáneo directo (como en asilos para ancianos, prisiones y guarderías para niños). A veces, la sarna se contagia por compartir ropa, toallas o sábanas con una persona infectada.

Es muy difícil contagiarse por un contacto rápido y casual, como un apretón de manos o un abrazo. Por lo general, tampoco te contagias la sarna por sentarte en un inodoro. La mayoría de las veces, se requiere un contacto personal muy cercano con una persona infectada para que se transmita la enfermedad.