Ir a Contenido Ir a Navegación Ir a Navegación Ir a Búsqueda del sitio Página de inicio

Las ladillas (también llamadas ladillas púbicas o piojos púbicos), son pequeños parásitos que se pegan a la piel y al vello que está cerca a tus genitales. Las ladillas púbicas no son peligrosas y en general es fácil curarlas.

¿Quieres hacerte el examen de ladillas? 

Encuentra un centro de salud A right arrow in a circle

Las ladillas púbicas son muy comunes.

Cada año, millones de personas se contagian de ladillas púbicas (que en inglés se conocen como pubic lice o crabs). Son pequeños insectos que se parecen a los cangrejos que ves en la playa, pero miniatura. Viven en tu piel y en el vello púbico (que está cerca a tus genitales), y se alimentan de tu sangre. Las ladillas se contagian muy fácilmente durante el sexo.

Los síntomas de las ladillas púbicas incluyen sentir una picazón intensa, pero aunque pueden ser muy molestas, no afectan gravemente tu salud. Usualmente son fáciles de curar con medicamentos de venta libre (sin receta médica).

Tener ladillas no significa que eres una persona sucia. No tiene que ver ni con la higiene, ni con la limpieza. Cualquier persona puede contagiarse de ladillas púbicas si tiene contacto cercano con alguien que las tiene. Aproximadamente tres millones de personas se contagian de ladillas anualmente en los EE. UU.

¿Cómo se contagian los piojos púbicos?

Generalmente los piojos púbicos se contagian durante el sexo, ya que les gusta vivir en el vello púbico. Las ladillas se pasan fácilmente del vello de una persona al de otra, cuando sus genitales están muy cerca o en contacto.

La mayoría de las personas se contagian de ladillas durante el sexo, pero en algunos casos también se contagian por otros tipos de contacto cercano con otra persona. También puedes contagiarte cuando otro tipo de pelo (como las pestañas, cejas, vello del pecho o de las axilas, barba y bigote) está en contacto con partes del cuerpo de alguien que tiene piojos púbicos. En algunos casos, las ladillas se contagian al usar ropa, toallas o la cama de una persona que las tiene.

Las ladillas no se contagian por un contacto rápido casual, como un apretón de manos o un abrazo. Es muy poco común contagiarse de piojos púbicos por usar el baño, ya que estos parásitos no viven mucho tiempo fuera del cuerpo humano y no pueden aferrarse a superficies lisas.

Aunque a las ladillas les gusta el vello púbico, no les agrada el pelo de la cabeza. Los piojos púbicos son diferentes a los piojos de la cabeza. De hecho, es muy raro tener piojos púbicos en el pelo de la cabeza, y usualmente los piojos de la cabeza tampoco aparecen en tu vello púbico.