Ir a Contenido Ir a Navegación Ir a Navegación Ir a Búsqueda del sitio Página de inicio

QUITO, ECUADOR — Con siete votos a favor de un total de nueve, este 28 de abril la Corte Constitucional del Ecuador resolvió la acción de inconstitucionalidad sobre la despenalización del aborto por violación, presentada en 2019 por distintas organizaciones locales en pro de los derechos sexuales y reproductivos.  

La despenalización del aborto por violación en el país suramericano representa una ampliación de su marco legal en el cual, hasta ahora, estaba permitida la interrupción voluntaria del embarazo en casos de que la vida o la salud de las mujeres corriera riesgo o en casos de violación a personas con discapacidad mental.

“Esta es una victoria para todas las personas en Ecuador. La Corte Constitucional se ha movido para proteger la salud y los derechos de todas las mujeres y las niñas en Ecuador, así como para garantizar la justicia de las mismas. Una coalición diversa local ha creado conciencia sobre la epidemia de violencia y la maternidad forzada que enfrentan las mujeres y niñas en el país. Las mujeres no deben ser criminalizadas por buscar atención médica, y este voto es un gran paso adelante", destaca Heather Sayette, Directora Regional de Programas de Planned Parenthood Global. 

Las cifras son contundentes y muestran la urgencia de esta decisión. Cada año en Ecuador, 2 de cada 3 embarazos no son planeados y uno de cada cuatro de estos ocurre entre adolescentes, según un estudio publicado por el Ministerio de Salud, UNFPA y otras instituciones, con el apoyo de Planned Parenthood Global.

Ante este escenario, en 2018 y en 2019, la Asamblea Nacional del Ecuador discutió reformas al Código Penal, y el aborto fue uno de los temas centrales. Este debate abierto sobre la despenalización del aborto en casos de violación empujó a una diversidad de voces a sumarse alrededor de la búsqueda de un cambio en la ley para garantizar la salud y la justicia para niñas, mujeres y personas gestantes sobrevivientes de violencia sexual. Por primera vez, el tono de este debate dio un giro a favor del aborto. 

En 2019, la propuesta sumó 65 de 70 votos necesarios en la Asamblea del Ecuador y aunque en ese momento no fue aprobada, este 28 de abril de 2021, la Corte Constitucional declaró como inconstitucionales los artículos 149 y 150 del Código Orgánico Integral Penal ecuatoriano que criminalizaban a las  mujeres violadas  que decidieran abortar, con la sanción de prisión.

Distintas organizaciones aliadas en Ecuador han reaccionado ante la decisión de la Corte. La presidenta de la Fundación Desafío, Virginia Gómez de la Torre, menciona: “Al fin las mujeres violadas y embarazadas en el Ecuador tienen una respuesta del estado, pueden abortar con seguridad en el sistema de salud sin sentir que son delincuentes, sin sentir miedo a morir.  Las niñas violentadas van a poder ejercer su derecho a ser ciudadanas y decidir si continúan o no con un embarazo forzado.  Ojalá este sea el comienzo para que el estado ecuatoriano promueva un cambio de patrones socioculturales que logren disminuir la violencia machista, la violencia sexual y asi disminuir violaciones, embarazos no deseados y sobre todo disminuir el dolor de las víctimas.”

Ana Cristina Vera, directora ejecutiva de la organización Surkuna, manifiesta, “la despenalización del aborto por violación era urgente y es lo mínimo, es un comienzo, un impulso, es la esperanza de que Ecuador puede ser un país más justo, más digno gracias a la lucha de la Marea Verde, que llegó para quedarse. Seguiremos luchando porque el #AbortoPorViolación ahora es un derecho, la deuda pendiente es el #AbortoPorDecisión.”

Asimismo, la directora ejecutiva del Observatorio de Derechos y Justicia, María Dolores Miño, destaca que “Este logro es resultado de años de lucha, de aguantar insultos y hostigamiento por parte de quienes se fingen defensores de la vida, y ha valido la pena, porque el día de ayer, incluso dos de los jueces más conservadores de la Corte Constitucional, fallaron a favor de las niñas y mujeres violadas, que no pueden ser tratadas como delincuentes ni ser forzadas a llevar a término embarazos no consentidos.”

“Hoy que la Corte Constitucional del Ecuador dio luz verde a  la despenalización del aborto por violación, sentimos que todo valió la pena, todos estos años de generar evidencia, de días y noches en la calle alzando nuestra voz, exigiendo al Estado que mujeres y niñas víctimas de violación accedan a un aborto seguro y gratuito como un derecho, hoy somos más fuertes, más unidas y profundamente comprometidas con la construcción de mejores condiciones para que la dignidad de las mujeres y las niñas sean una realidad,” agrega Mary Cabrera, directora de la organización Sendas.

Este avance legal representa un paso histórico para la protección y el proceso de reparación de las mujeres, niñas y personas gestantes víctimas de violencia sexual. El profundo cambio social que ha vivido Ecuador estos últimos años puede ser una gran oportunidad para eliminar por completo las barreras para el acceso a los servicios de salud reproductiva.

 

###

Durante 50 años, Planned Parenthood Federation of America ha apoyado el acceso a la salud sexual y reproductiva y ha defendido los derechos reproductivos en todo el mundo a través de nuestro brazo internacional, Planned Parenthood Global. En asociación con más de 100 organizaciones en nueve países seleccionados de África y América Latina, promovemos la salud y los derechos de los jóvenes, las mujeres y las familias, con énfasis en las personas en situación de mayor vulnerabilidad y marginación . El año pasado, nuestros socios llegaron a más de un millón de personas con información y servicios de salud sexual y reproductiva proporcionados por nuestros socios. Nuestro modelo de sostenibilidad único nos distingue, ya que empoderamos a los socios para que sigan adelante cuando nosotros ya no  estemos. Ayudamos a las organizaciones de base a desarrollar programas sólidos de salud reproductiva, identificar otras fuentes de financiamiento, desarrollar sus habilidades de comunicación y defensoría, y crear planes estratégicos.