Go to Content Go to Navigation Go to Navigation Go to Site Search Homepage

TALLAHASSEE, FL — El Tribunal Supremo de Florida aceptó una solicitud de proveedores de aborto para escuchar argumentos en su caso contra el proyecto de ley 5 (H.B. 5), una prohibición del aborto después de 15 semanas de embarazo. La medida llega después de que varias sentencias judiciales cerraran vías legales significativas para bloquear la ley. Aunque se accedió a la petición de los proveedores de que la corte escuchara los argumentos del caso, los jueces se negaron a bloquear inmediatamente la ley H.B. 5 mientras proseguía la demanda, dejando la prohibición en vigor por ahora. La corte programará los argumentos orales en una sesión aparte.

La ley H.B. 5 es una clara violación de la dignidad y la autonomía corporal de los habitantes de Florida, que pone en peligro a sus familias, su salud y sus vidas. Desde que la ley entró en vigor el 1 de julio, ha obligado a que innumerables personas que necesitan servicios esenciales de aborto tengan que viajar largas distancias fuera del estado para intentar abortar, o de lo contrario a llevar embarazos en contra de su voluntad, sometiéndolas a las consecuencias del embarazo que alteran —y a veces ponen en peligro— sus vidas. Hacer inaccesibles los servicios de salud reproductiva en medio de una crisis de mortalidad materna perjudica de manera desproporcionada a las mujeres negras , que son casi tres veces más propensas que las mujeres blancas a morir durante el parto o poco después.

Declaración de Alexandra Mandado, presidenta y directora ejecutiva de Planned Parenthood of South, East, and North Florida, y Stephanie Fraim, presidenta y directora ejecutiva de Planned Parenthood of Southwest and Central Florida: 

"Aunque sentimos alivio porque la Corte Suprema de Florida va a escuchar nuestra impugnación de la cruel prohibición estatal del aborto de 15 semanas, nos decepciona que haya permitido que la prohibición siga en vigor. Debido a esta decisión, se sigue negando a los habitantes de Florida y a sus familias su derecho a determinar qué es lo mejor para sus propios cuerpos y vidas. Tenemos la esperanza de que se produzca un alivio rápido y que los proveedores de abortos de Florida —incluyendo las dos filiales estatales de Planned Parenthood— puedan volver a ofrecer la atención compasiva que necesitan nuestros pacientes. Hasta entonces, haremos todo lo posible para garantizar que los pacientes dispongan de los recursos necesarios para acceder a la atención médica".

Declaración de Alexis McGill Johnson, presidenta y directora general de Planned Parenthood Federation of America:

"Con la decisión de la Corte Suprema de Florida de gestionar nuestra impugnación de la prohibición estatal del aborto, estamos un paso más cerca de poner fin a una pesadilla de meses para los habitantes de Florida. Esperamos que el tribunal actúe con rapidez y restablezca el derecho de los habitantes de Florida al aborto y a la autonomía corporal. Cada día que la prohibición permanece en vigor, se les niega a personas de todo el estado la capacidad de determinar qué es lo mejor para sus propias vidas y cuerpos. La privación de derechos se agrava en el caso de las comunidades negras y latinas, las personas con bajos ingresos y los jóvenes, que ya experimentan mayores barreras sociales y económicas para acceder al aborto. No dejaremos de luchar hasta que la corte suprema del estado bloquee permanentemente la prohibición del aborto de 15 semanas".

A pesar de la abrumadora oposición a la prohibición del aborto por parte de profesionales médicos, el gobernador Ron DeSantis firmó la ley H.B. 5 en la primavera del año pasado. Dos tercios de los habitantes de Florida apoyan el derecho al aborto, y los votantes han votado consistentemente para garantizar que la constitución del estado proporcione una protección independiente del derecho al aborto. En 1980, los votantes de Florida modificaron la constitución del estado para proteger ampliamente el derecho a la privacidad de las personas, incluyendo el aborto. Y en 2012, los votantes rechazaron por abrumadora mayoría la Enmienda 6, que habría eliminado esas protecciones. 

En julio, un tribunal de primera instancia del estado, que escuchó pruebas de múltiples testigos, emitió una orden judicial que bloquea la ley tras concluir que la prohibición viola probablemente la constitución estatal y causará daños irreparables a los habitantes de Florida. Sin embargo, dicha orden fue automáticamente suspendida en virtud de la legislación de Florida cuando el estado disputó el caso ante la Corte de Apelaciones del Primer Distrito, a pesar de la flagrante violación por parte de la prohibición de un derecho en el que los habitantes de Florida han confiado durante décadas y que la Corte Suprema de Florida ha ratificado en repetidas ocasiones. Las decisiones más recientes de la Corte de Apelaciones del Primer Distrito sostuvieron que los demandantes —un grupo de proveedores de abortos de Florida— no podían basarse en el daño que la prohibición está causando a sus pacientes como razón para bloquear la ley. Esas sentencias, que contradicen directamente la forma en que la Corte Suprema de Florida ha evaluado en el pasado las impugnaciones de leyes sobre el aborto, habrían excluido básicamente la impugnación legal de la ley por parte de los proveedores. El alto tribunal del estado estudiará ahora la petición de los demandantes de anular la orden de la Corte de Apelaciones del Primer Distrito y restablecer la orden judicial temporal del tribunal de primera instancia mientras continúa el litigio en los tribunales inferiores.

Esta ley es una barrera más a la atención esencial en un estado que viene atacando el acceso al aborto durante años. Los habitantes de Florida ya se enfrentan a restricciones severas para abortar, como la prohibición de que los planes de seguro de la bolsa estatal cubran el aborto; un requisito de consentimiento de los padres que dificulta que los jóvenes aborten; y una ley que obliga a las personas a hacer un viaje adicional e innecesario a un proveedor de abortos antes de recibir atención médica. También existen muchas otras barreras de acceso para las personas que necesitan servicios de aborto, como los retrasos en enterarse de que uno está en embarazo, la coordinación del transporte, la dificultad para costearse la atención médica esencial y la falta de proveedores cercanos.

Una copia de la orden de la Corte Suprema de Florida se encuentra aquí.

Puede consultarse un resumen del caso y de la denuncia aquí.

###

Planned Parenthood es el proveedor y defensor líder del país de una atención médica asequible de alta calidad para mujeres, hombres y jóvenes, como también el mayor proveedor del país de educación sexual. Con más de 600 centros de salud en todo el país, las organizaciones de Planned Parenthood atienden a todos los pacientes con cuidado y compasión, con respeto y sin juzgarlos. A través de centros de salud, programas en escuelas y comunidades y recursos en línea, Planned Parenthood es una fuente confiable de información de salud que les permite a las personas tomar decisiones de salud informadas. Hacemos todo esto porque nos preocupamos de manera apasionada de ayudar a las personas a llevar vidas más saludables.