Ir a Contenido Ir a Navegación Ir a Navegación Ir a Búsqueda del sitio Página de inicio

Trastorno del orgasmo

Si tienes vagina y te cuesta llegar al orgasmo, puedes sentirte frustrada, triste o preocupada por lo que le ocurre a tu cuerpo. El trastorno del orgasmo es muy frecuente y se puede tratar. Habla hoy mismo con uno de nuestros expertos sobre tus opciones.

Si eres cliente existente de Planned Parenthood, puedes reservar tu cita en MyChart

¿Qué es el trastorno del orgasmo

El trastorno del orgasmo se produce cuando no tienes orgasmos, tardas mucho tiempo en llegar al orgasmo, tienes orgasmos con menos frecuencia de la que te gustaría o tus orgasmos no son tan fuertes como te gustaría, y te sientes triste o preocupada por ello.  

El trastorno del orgasmo es uno de los problemas sexuales más frecuentes en las personas con vagina. Aproximadamente entre el 10% y el 15% de las personas con vagina nunca han tenido un orgasmo, y hasta la mitad de las personas con vagina afirman no estar satisfechas con la frecuencia con la que alcanzan el orgasmo.

¿Cómo sé si estoy teniendo o mi pareja está teniendo orgasmos o no?

Un orgasmo es lo que suele ocurrir cuando se alcanza el punto álgido de la excitación sexual. El cuerpo de cada persona es diferente, pero hay algunos signos físicos de un orgasmo para las personas con vagina.  

El signo más evidente es una sensación muy intensa y placentera en los genitales y en todo el cuerpo. Los músculos de la vagina y el ano se contraen (aprietan) aproximadamente una vez por segundo, entre 5 y 8 veces. El ritmo cardíaco y la respiración también aumentan.  Es habitual que la vagina se humedezca mucho antes y durante el orgasmo. También es posible que salga un líquido diferente de la vulva antes o durante el orgasmo (lo que a veces se denomina eyaculación femenina).   

Justo después de un orgasmo, el clítoris o el glande (cabeza) del pene pueden resultar muy sensibles o incómodos al tacto. Puedes tener "rubor sexual": el pecho, el cuello y la cara cambian de color durante un breve periodo de tiempo. Los orgasmos liberan endorfinas (hormonas del bienestar), por lo que después puedes sentirte somnolienta, relajada y feliz.

Las causas del trastorno del orgasmo pueden incluir:

  • Menopausia
  • Recientemente has estado embarazada, has dado a luz o estás amamantando
  • Niveles bajos de hormonas sexuales
  • Problemas con el flujo sanguíneo o los nervios de los órganos sexuales
  • Problemas de salud como cáncer, diabetes, problemas cardíacos, esclerosis múltiple o problemas de vejiga
  • Medicamentos como antidepresivos, tensioactivos y quimioterapia
  • Ansiedad o depresión
  • Problemas de relación
  • Problemas con tu imagen corporal
  • Estrés
  • Cansancio
  • Abuso sexual o trauma en tu pasado

¿Qué causa el trastorno del orgasmo?

Tener un orgasmo implica muchas cosas: las hormonas, la salud física, las emociones, las experiencias, las creencias, el estilo de vida y las relaciones. Los problemas con cualquiera de ellos pueden afectar a tu capacidad para tener un orgasmo.

¿Existen tratamientos para el trastorno del orgasmo?

Tratamientos médicos

Los tratamientos médicos del trastorno del orgasmo incluyen:

  • Estrógeno: anillo, crema o comprimido que se coloca en la vagina (si estás en la menopausia). Esto puede hacer que los músculos de la vagina sean más fuertes y elásticos, aumentando el flujo sanguíneo y la humedad.
Estilo de vida

 Además de buscar tratamiento médico para el trastorno de excitación, las siguientes opciones de estilo de vida pueden ayudar a mejorar los síntomas del trastorno de excitación:  

  • Reducir el estrés para mejorar el estado de ánimo, por ejemplo, durmiendo más, meditando y haciendo ejercicios de respiración
  • Limitar el consumo de alcohol y dejar de fumar y consumir drogas
  • Hacer ejercicio regularmente
  • Hablar con un consejero especializado en problemas sexuales y de pareja
Otras opciones

Tú o tu pareja también pueden intentar:

  • Ejercicios de Kegel: pueden aumentar el flujo sanguíneo y la sensibilidad en los genitales
  • Hablar con su pareja sobre lo que le gusta y lo que no le gusta sexualmente
  • Explorar la pornografía (películas, revistas, sitios web u otros entretenimientos) que le produzcan placer sexual
  • Masturbarse, posiblemente con vibradores u otros juguetes sexuales si se siente bien
  • Utilizar lubricantes (si utiliza preservativos, elija un lubricante a base de agua)
  • Dispositivo EROS: es un dispositivo manual para la vulva que tiene una pequeña copa y mejora la circulación de la sangre en tus genitales para ayudarte a tener orgasmos y aumentar la humedad vaginal