Go to Content Go to Navigation Go to Navigation Go to Site Search Homepage

Cada año, Springdale y Western Hills atienden a más de 6,000 pacientes.
 

CINCINNATI — Los implacables ataques estatales y federales contra la atención de la salud reproductiva están obligando a Planned Parenthood Southwest Ohio Region a cerrar dos centros de salud en Cincinnati –– poniendo en riesgo el acceso a pruebas y tratamiento de infecciones de transmisión sexual (ITS), métodos anticonceptivos y pruebas de detección de cáncer para miles de pacientes en la región. Cincinnati tiene las tasas más altas de clamidia y gonorrea de cualquier ciudad en el estado, y las personas en el Condado de Hamilton no pueden permitirse el lujo de perder el acceso a los servicios que los centros de salud de Springdale y Western Hills Health Center brindan.

Los políticos de Ohio han aprobado 22 medidas de salud contra las mujeres en los últimos años, incluidas las leyes para "desfinanciar" a Planned Parenthood y cortar programas críticos en los que los residentes de Ohio confían. Desde 2011, casi la mitad de todos los centros de salud en Ohio —que proporcionaron abortos legales y seguros— han cerrado.

Esto se produce en un momento en el que la administración Trump ha empezado a aplicar una ley mordaza que busca obligar a Planned Parenthood a dejar de ofrecer métodos anticonceptivos, exámenes de detección de cáncer y pruebas de ITS a través del programa federal Título X—el programa nacional dedicado a métodos anticonceptivos asequibles y otros servicios de salud reproductiva. Ohio tiene más de 730, 000 pacientes que necesitan servicios anticonceptivos financiados con fondos públicos. Este estado ocupa el puesto 48 en el país en cuanto a métodos anticonceptivos, exámenes de detección de cáncer y pruebas de detección de ITS financiados con fondos públicos. Esta ley mordaza amenaza el acceso a la atención médica para ellos y para millones de personas en todo el país que luchan para llegar a fin de mes. 

Declaraciones de Kersha Deibel, Presidenta y CEO de Planned Parenthood Southwest Ohio Region:

“Cincinnati es el último lugar donde los políticos deberían obligar a los centros de salud a cerrar. Si bien hemos estado luchando contra las altas tasas de ITS, los políticos como el senador Rob Portman, el representante Steve Chabot y los Govs. Mike DeWine y John Kasich han pasado años trabajando incansablemente para reducir la atención de salud reproductiva de los residentes de Ohio. Este es el mundo que quieren ver: uno donde las mujeres pierden el acceso a métodos anticonceptivos, donde la información sobre cómo acceder al aborto se mantiene como escondida, y donde, si no tienes dinero, es casi imposible acceder a una prueba de ITS o de detección del cáncer”. 

“No podemos permitir que lo que le sucede a miles de pacientes en Cincinnati le suceda a millones más en todo el país. La Cámara Baja de los Estados Unidos ya aprobó una ley que evitaría que más personas pierdan la atención médica al bloquear la ley mordaza al programa Título X de Trump. Es hora de que el senador Portman y sus colegas del Senado actúen ahora y protejan lo que queda de la atención de salud reproductiva en nuestro estado. Durante 90 años, las personas en Ohio han confiado en Planned Parenthood para proporcionar servicios de atención médica y educación que salvan vidas. Planned Parenthood no retrocederá en esta pelea: nuestros pacientes son demasiado importantes”. 

Estos cierres y el estado de la atención de la salud reproductiva en Ohio son el resultado de un doble golpe de la administración Trump y los políticos estatales envalentonados que han socavado la atención de salud reproductiva en todo el estado. Han creado un efecto dominó para las personas que ya tienen dificultades para acceder a una atención médica asequible.

MÁS SOBRE LOS ATAQUES DE LOS POLÍTICOS A LA ATENCIÓN DE SALUD REPRODUCTIVA EN OHIO

2016: El gobernador John Kasich firmó una ley que bloqueó a Planned Parenthood para que no brinde atención médica y educación a través de varios programas financiados con fondos públicos. Esta ley:

  • puso fin al acceso de más de 70,000 pruebas gratuitas de ITS que Planned Parenthood proporcionó a través del programa de prevención de ITS de los CDC.

  • recortó más de 5,000 pruebas gratuitas de VIH e ITS para personas con factores de riesgo más altos de VIH, incluidos hombres que tienen sexo con hombres y mujeres de la raza negra.

  • quitó fondos a Planned Parenthood que ayudaban a proporcionar educación sobre relaciones saludables bajo la Ley Sobre La Violencia Contra la Mujer (Violence Against Women Act).

  • desfinanció el programa de prevención de mortalidad infantil de Planned Parenthood of Greater Ohio, Healthy Moms, Healthy Babies, a pesar de que Ohio tiene una de los las tasas más altas de mortalidad infantil en la nación entre los bebés de la raza negra. 

Marzo 2019: a pesar de que un panel anterior de tres jueces de la corte del 6to Circuito dictaminó por unanimidad que la ley de 2016 de Kasich es inconstitucional, el 6to Circuito en banc (corte completa) confirmó la ley. Esto sucedió después de que el entonces fiscal general de Ohio Mike DeWine, descontento con el fallo del panel de tres jueces, solicitó una revisión completa de la corte.

Agosto 2019: la administración Trump comenzó a aplicar una ley mordaza poco ética al Título X, el programa nacional que se enfoca en métodos anticonceptivos a bajo costo y la atención de la salud reproductiva. La ley mordaza hace que sea ilegal para cualquier proveedor en el programa del Título X decirles a las pacientes cómo o dónde acceder a un aborto, e impone restricciones prohibitivas e innecesarias de "separación física" en los centros de salud que brindan servicios de aborto; reglas claramente destinadas a sacar a los centros de salud de Planned Parenthood y otros proveedores de atención de salud reproductiva del Título X. Planned Parenthood desempeña un papel esencial bajo el programa de Título X, atendiendo a aproximadamente al 40 por ciento de los 4 millones de pacientes en todo el país que reciben atención a través de los centros de salud de Título X. Este programa brinda anticonceptivos, exámenes de detección de cáncer de mama y cuello uterino, y pruebas y tratamiento de ITS; a personas que tienen problemas para llegar a fin de mes.

Septiembre 2019: aunque la Cámara de Representantes de E.E.U.U. ya aprobó una ley de presupuesto que bloquearía la ley mordaza, el senador Rob Portman ha guardado silencio sobre el daño de desmantelar el programa Título X. El Senado ahora debe aprobar su versión del proyecto de ley presupuestaria que incluye un lenguaje protector para evitar que más pacientes pierdan el acceso a la atención.

###

Sirviendo a 20 condados en el suroeste de Ohio y tres en el norte de Kentucky, Planned Parenthood Southwest Ohio fortalece a la comunidad al proporcionar acceso a una atención médica y educación de alta calidad que les permite a las personas tomar decisiones privadas informadas sobre sus vidas reproductivas y su salud sexual. Con siete centros de salud en toda la región, el objetivo de Planned Parenthood es proporcionar servicios de atención de salud reproductiva a cualquier persona que los desee o los necesite, abogar por políticas públicas que garanticen el acceso de cada individuo a los servicios, abogar por el derecho de las personas a la privacidad y su capacidad. tomar decisiones reproductivas libres de coerción y proporcionar educación sobre sexualidad humana que mejore la salud y el bienestar de las personas en la comunidad. Planned Parenthood Southwest Ohio Region es una filial de Planned Parenthood Federation of America.