Ir a Contenidos Ir a Navegar Ir a Navegar Ir a Búsqueda de Sitio Página Principal

¿Cuáles son los peligros de fumar?

Fumar es dañino para casi todas las partes de tu cuerpo. Las investigaciones muestran que puede causar cáncer, enfermedades cardiacas, derrames cerebrales y diabetes. Fumar también puede ocasionar enfermedades pulmonares, como enfisema, bronquitis crónica y enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC). También aumenta tus probabilidades de contraer ciertas enfermedades oculares y desordenes del sistema inmunológico como artritis reumatoide. Fumar también puede llevar a problemas como la disfunción eréctil, el embarazo ectópico y la menopausia temprana.

Fumar no es sólo malo para quien fuma, también le hace daños a las personas a su alrededor. El humo de segunda mano (el humo de tabaco en el ambiente) puede causar algunos de los mismos problemas que pueden sufrir quienes fuman, en los no fumadores, como el cáncer de pulmón, los accidentes cerebrovasculares y las enfermedades cardiacas. Lo/as niño/as que están expuestos de manera regular al humo de segunda mano se enferman más seguido y tienen mayor probabilidad de tener problemas de respiración o pulmonares como infecciones y asma severa, así como problemas en sus oídos. Los bebés que están expuestos de manera regular al humo de segunda mano tienen mayor probabilidad de morir a causa del síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL).

Los cigarrillos electrónicos tienen menos químicos malos que los cigarrillos regulares, pero no son totalmente seguros. Siguen conteniendo algunos químicos que causan cáncer, así como nicotina. La nicotina puede afectar el desarrollo cerebral de los adolescentes y jóvenes hasta los 20 años. También son adictivos y con el tiempo pueden hacer que consumas más nicotina de la que harías si fumaras cigarrillos regulares.

¿Cuáles son los riesgos de fumar durante el embarazo?

Fumar o usar cigarrillos electrónicos cuando estás en embarazo puede causar serios problemas en tu embarazo, y los químicos en los cigarrillos de tabaco o electrónicos pueden ser muy dañinos para el feto. Las personas que fuman tienen más dificultades en concebir que aquellas que no lo hacen y tienen un riesgo mayor de tener complicaciones como el aborto espontáneo, parto prematuro o bajo peso al nacer. Los bebés que nacen de personas que fumaron durante el embarazo tienen mayor probabilidad de desarrollar problemas de pulmones o respiratorios, así como de morir a causa del síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL).

Si estás en embarazo o tratando de concebir y fumas, habla con tu enfermera o doctor sobre las maneras en las que puedes dejarlo para que tú y tu futuro bebé estén saludables.

¿Cómo puedo dejar de fumar tabaco?

Existen muchas razones para dejar de fumar. Es complicado, pero puedes hacerlo. Muchas personas han sido exitosas en dejar de fumar. Tener un plan y un sistema de apoyo puede ser de ayuda.

El primer paso para dejar de fumar es tomar la decisión de hacerlo. Tu enfermera o doctor pueden ayudarte a determinar la mejor manera para que dejes de fumar. Pueden sugerirte cosas como terapia de reemplazo de nicotina (como parches o chicle de nicotina), terapia, grupos de apoyo o medicamentos. Optar por más de una de estas opciones pude ser de aún más ayuda. Quizás el departamento de salud local tenga programas para dejar de fumar. Puedes llamar al 1-800-QUIT-NOW para recibir información sobre la ayuda disponible en tu área o visita smokefree.gov para más consejos sobre cómo dejar de fumar.

Algunas personas usan cigarrillos electrónicos como una manera de dejar de fumar. Aunque los cigarrillos electrónicos son menos dañinos para ti que los cigarrillos, no son totalmente seguros. Si estás usando cigarrillos electrónicos, una doctora o enfermero pueden ayudarte a definir un buen plan que te ayude a dejar de fumar para que te mantengas saludable y a salvo.

¿Cuáles son los beneficios de dejar de fumar?

Nunca es tarde para dejar de fumar y entre más rápido lo hagas, más pronto sanarás. Tu cuerpo empezará a estar más saludable de inmediato, aunque otros beneficios pueden tomar un poco más de tiempo. En pocas semanas, tu riesgo de tener un ataque cardiaco disminuye y tus pulmones comienzan a funcionar mejor. Será más fácil para ti respirar y mantenerte activo/a. Después de 2 a 5 años, tu riesgo de tener un accidente cardiovascular se iguala al de alguien que no fuma. Después de 5 años, tu riesgo de ciertos cánceres disminuye a la mitad. Si tienes diabetes, te sentirás más sano/a de inmediato y tendrás más control sobre el azúcar en la sangre.