Ir a Contenidos Ir a Navegar Ir a Navegar Ir a Búsqueda de Sitio Página Principal

La mejor forma de mantener la vagina sana es evitar las cosas que pueden alterar su equilibrio natural o que pueden irritarla.

¿Sospechas que puedes tener una infección por levadura o vaginitis? Localiza un Centro De Salud →

¿Cómo puedo evitar padecer vaginitis?

El cuerpo de cada persona es diferente, por lo que las cosas que llevan a la vaginitis no siempre son las mismas para todos. Pero, en general, cualquier cosa que altere el equilibrio químico de la vagina puede generar esta afección.

Las reacciones alérgicas o la sensibilidad a diferentes productos, materiales o actividades también pueden causar vaginitis. A continuación, se presentan algunas maneras de mantener la vulva y la vagina sanas:

  • No uses tampones ni toallas sanitarias perfumados. Tampoco uses desodorantes vaginales ni productos de “higiene femenina” perfumados.(Si estás preocupada por el olor que tienes en la vagina, el médico puede decirte si es normal o no).
  • Deja de usar productos de baño (como jabones o baños de espuma) o productos de lavandería perfumados, o papel higiénico de color o con perfume si irritan tu piel.
  • No te hagas duchas vaginales, ya que estas arrastran todos los mecanismos saludables de la vagina y generan un desequilibrio en su estado natural. Además, si ya tienes una infección, la ducha vaginal puede empeorarla. Las vaginas son “autolimpiantes”; no es necesario limpiar el interior. Lavar la vulva con un jabón suave y sin fragancia, o solamente con agua pura es la forma más saludable de limpiar los genitales. La vaginitis no tiene nada que ver con un tema de higiene, por lo que ducharse o hacerse duchas vaginales no cura esta afección.
  • La vaginitis prospera más rápido cuando la vulva está húmeda, así que debes mantener la zona genital lo más seca posible. No te dejes puestos un traje de baño mojado ni ropa húmeda, y no uses pantalones que te resulten incómodos de tan apretados.
  • Cuando te duches, enjuaga la vulva con un jabón suave y agua. Sécate bien la zona después del enjuague. Usa ropa interior de algodón o con entrepierna de algodón (permiten una mejor ventilación y ayudan a mantener seca la vulva). Cámbiate la ropa interior a diario.
  • Cambia los tampones y las toallas sanitarias cada 4 a 8 horas. Lava la copa menstrual y los juguetes sexuales de forma cuidadosa según las instrucciones.
  • Si las cuentas anales se meten en la vagina, pueden causar una infección. Después de defecar, limpia la zona cuidadosamente para evitar que los gérmenes se propaguen a la vulva. Si un dedo, un juguete sexual o un pene entra en el ano, lávalo con cuidado antes de que toque la vagina (o usa un condón nuevo).
  • Ciertos tipos de lubricantes y espermicidas pueden causar irritación para algunas personas. Deja de usarlos o prueba una marca diferente si tienes una reacción. Si tienes alergia al látex, puedes usar condones de poliuretano, poliisopreno o nitrilo (están hechos de plásticos blandos y no tienen látex).
  • Conoce tus genitales. Mira la vulva en un espejo y presta atención a los olores y al flujo vaginal regulares. Es normal que el flujo cambie un poco a través del ciclo menstrual. Conocer bien tu cuerpo es la mejor manera de darte cuenta de si algo anda mal, para así poder recibir tratamiento lo más pronto posible en caso de que lo necesites.

¿Se puede contagiar la vaginitis por medio de las relaciones sexuales?

En la mayoría de los casos, la vaginitis no se transmite a través del sexo. Sin embargo, a veces la vaginitis es causada por una enfermedad de transmisión sexual. La tricomoniasis es una enfermedad de transmisión sexual muy común que suele contagiarse fácilmente durante el contacto sexual y, a menudo, causa vaginitis.

La vaginosis bacteriana y las infecciones por levaduras no son enfermedades de transmisión sexual. Sin embargo, a veces la composición química del cuerpo puede tener una mala reacción ante el semen de otra persona, o frente a las levaduras y las bacterias naturales de sus genitales, lo que puede interferir con el equilibrio normal de la vagina. Diferentes estudios han demostrado que tener sexo con una pareja sexual nueva, o con muchas parejas, pueden aumentar la propensión a contraer vaginosis bacteriana.

El sexo también puede causar vaginitis si tienes una alergia o si eres sensible a cierto tipo de lubricantes, condones o al material del que están hechos los juguetes sexuales. (Si tienes alergia al látex, puedes usar condones de poliuretano, poliisopreno o nitrilo). Mucha fricción o aspereza durante el sexo vaginal puede causar una inflamación o incomodidad si el revestimiento de la vagina se irrita.