Ir a Contenidos Ir a Navegar Ir a Navegar Ir a Búsqueda de Sitio Página Principal

Puede que al principio te sientas incómodo pero hablar con tus padres sobre el sexo puede ser algo muy bueno. Ellos probablemente saben más de lo que tú piensas y pueden contestar tus preguntas.

¿Realmente necesito hablar con mis padres sobre sexo?

Muchos adolescentes hablan con sus padres sobre sexo. Si te sientes seguro hablándolo con tus padres, hazlo. Claro, puede ser un poco incómodo pero vale totalmente el esfuerzo el comenzar esta conversación. Tus padres (u otro adulto en quien confías) pueden ofrecerte buena información y consejos.

Una de las maneras para evitar un poco la incomodidad es preguntar a tus padres sobre sus valores en relación al sexo. Esto le saca presión a la conversación y demuestra que respetas sus opiniones.

Puedes comenzar con algo parecido a “Algunos de mis amigos/as están teniendo sexo. ¿Qué piensas al respecto? O, “¿Qué fue lo primero que aprendiste sobre el sexo?

Preguntar sobre cómo eran las cosas cuando ellos tenían tu edad es una buenísima manera de aprender sobre ellos, ganar su confianza. ¡Hasta podrías llegar a enterarte de algunas historias de su pasado! También puedes tratar de utilizar algo sacado de algún programa de TV o película para comenzar a charlar sobre el tema. Tus padres seguramente van a apreciar el hecho que compartas tus inquietudes con ellos. ¡Hasta puede que se encuentren aliviados que lo hayas mencionado!

¿Deben (mis padres) estar involucrados cuando tomo decisiones sobre el sexo?

Las decisiones sobre el sexo son muy personales y privadas, pero existen buenas razones por las cuales involucrar a tus padres.

Tus padres pueden:

  • Darte buenos consejos sobre si debes o no empezar o continuar una relación sexual basado en toda su experiencia de vida.

  • Pueden sugerir maneras de prevenir un embarazo y ETS. Pueden hasta acompañarte a realizar el examen de detección, conseguir anticonceptivos o la vacuna para el VPH. Su seguro de salud puede llegar a cubrir el costo de tu consulta médica.

  • Pueden brindarte apoyo durante situaciones difíciles como un embarazo no planeado, una ETS o un ataque sexual.

Tus padres se preocupan por tí y quieren ser parte de tu vida. Alguna vez tuvieron tu misma edad y saben lo que es ser adolescente. Seguramente estarán orgullosos de tí por ser responsable de tu salud. Chequea más consejos sobre cómo hablar con tus padres sobre el sexo y tu cuerpo.

Si decides que no puedes involucrar a tus padres en tus decisiones sobre el sexo, aun puedes cuidar de tu salud. La mayoría de los estados tienen leyes que permiten a los adolescentes hacerse un examen de detección de ETS y conseguir anticonceptivos sin el consentimiento de sus padres. Puedes también chequear con tu centro de salud de Planned Parenthood más cercano para investigar si puedes acceder a cuidados de salud gratis o de bajo costo, sin tener que utilizar el seguro de salud de tus padres. Algunos estados tienen programas especiales que ayudan a adolescentes a poder tener un plan privado de salud propio destinado para servicios de salud sexual. Aprende más sobre el tema de atención médica/ir al médico.