Ir a Contenidos Ir a Navegar Ir a Navegar Ir a Búsqueda de Sitio Página Principal

No todas las personas salen del clóset de la misma forma, y no todos lo hacen ante todas las personas en su vida o en el mismo momento. No existe una única forma correcta de salir del clóset.

¿Qué significa “salir del clóset”?

“Salir del clóset” se refiere al proceso que atraviesan las personas lesbianas, gais, bisexuales, transgénero y en duda para aceptar su orientación sexual o su identidad de género y compartir dicha identidad abiertamente con otras personas.

Salir del clóset requiere mucha valentía y es algo extremadamente personal que es diferente para cada uno. En este proceso, tus emociones pueden ir desde el miedo y la ansiedad hasta la euforia y el alivio.

No existe una única forma correcta de salir del clóset. Abrirte y ser honesto sobre tu orientación sexual puede hacerte sentir mejor que ocultarla, pero hay que tener en cuenta muchos factores antes de hablar del tema.

  • Salir del clóset es un proceso. Por lo general, el primer paso es asumir lo que te pasa. Esto sucede a medida que reconoces tu orientación sexual y comienzas a aceptarla. El siguiente paso puede ser hablar con tu familia, amigos y las personas de tu comunidad; esto puede suceder de inmediato o más adelante. También puedes decidir hablar abiertamente con algunas personas en tu vida y no con otras.
  • Salir del clóset no es algo que se hace una sola vez. Dado que muchos suponen que todas las personas que conocen son heterosexuales, salir del clóset puede ser un proceso constante. Cada vez que una persona lesbiana, gay, bisexual, transgénero o en duda conoce a alguien nuevo (amigo, compañero de trabajo, enfermero, médico, etcétera), debe decidir si quiere declararse ante esa persona y cómo y cuándo hacerlo.
  • Elegir salir del clóset depende de la situación. Este proceso puede ser liberador y acercarte a las personas que quieres, pero también puede ser estresante o, incluso, arriesgado o peligroso. Puede que te sientas más seguro si no te declaras abiertamente en algunas situaciones. No tienes por qué hablar del tema todo el tiempo y en todos lados. Puedes decidir qué es lo mejor para ti.
  • Salir del clóset puede tener sus beneficios y sus riesgos. Si estás considerando la posibilidad de hacerlo, tienes mucho en qué pensar. ¿Declararte abiertamente significa correr el riesgo de perder el apoyo emocional o económico de tu familia? ¿Es posible que salir del clóset te ponga en una situación de peligro físico? ¿Es posible que tu familia intente presionarte para que seas alguien que no eres? Si tu respuesta a cualquiera de estas preguntas es “sí”, quizá sea mejor que esperes hasta que estés en una situación diferente o hasta que tengas más apoyo.

Tú —y solo tú— eres quien manda en lo que respecta a declararte abiertamente. Tú decides cómo, dónde, cuándo y con quién hablar con franqueza sobre tu orientación sexual (y tu identidad de género). Quizá te sientas más seguro si comienzas a hablarlo con otras personas que también se identifiquen como lesbianas, gais, bisexuales, transgénero o en duda. Puedes hacerlo en línea; en centros comunitarios; en clubs o grupos de lesbianas, gais, bisexuales, transgénero o en duda; o con algunos amigos íntimos.

¿Cómo hago para declararme ante mis padres y mis amigos?

No hay una única forma correcta de declararte abiertamente ante tu familia y amigos. Eres el único que sabe lo que es correcto para ti y con quién te sientes más seguro para contarle.

Estas son algunas sugerencias que pueden facilitar esta conversación:

  • Cuando te sientas decidido a salir del clóset, dedícale un tiempo a practicar cómo lo vas a hacer y qué vas a decir.
  • Identifica a las personas en tu vida que piensas que se tomarán mejor la noticia y habla con ellas primero. Por lo general, puedes darte una idea de cuán cómodo se siente alguien con las personas lesbianas, gais, bisexuales, transgénero o en duda por cómo reaccionan cuando el tema surge en una conversación.
  • Investiga un poco para obtener información sobre qué es ser lesbiana, gay, bisexual, transgénero o en duda por si la persona a la que le cuentas te hace preguntas o no conoce del tema.
  • Puede que te sientas más cómodo si escribes una carta o un correo electrónico para salir del clóset en lugar de hablarlo cara a cara. Eso está perfecto.
  • Una vez que decidas ante quién vas a declararte abiertamente, qué le vas a decir y cómo vas a hacerlo, prepárate para esperar a que tu interlocutor lo digiera y acepte la nueva información. Dale el tiempo que necesite.
  • No des por hecho que todos van a reaccionar con prejuicios, háblales con una mente abierta. Puede que algunas personas te sorprendan con su franqueza y aceptación, y que muchos ya conozcan a otras personas lesbianas, gais, bisexuales, transgénero y en duda.

El documento A Resource Guide to Coming Out (Guía de recursos para salir del clóset) de Human Rights Campaign (Campaña por los Derechos Humanos) (solo disponible en inglés) es un recurso muy útil y detallado de los pasos para salir del clóset.

¿Dónde puedo buscar ayuda para salir del clóset?

Puedes buscar ayuda en muchas fuentes, por ejemplo, las siguientes:

  • Otras personas lesbianas, gais, bisexuales, transgénero o en duda, que pueden compartir la experiencia que tuvieron al declararse abiertamente
  • Comunidades virtuales de personas lesbianas, gais, bisexuales, transgénero o en duda
  • Personas lesbianas, gais, bisexuales, transgénero o en duda adultas que conozcas y en las que confíes, como parientes o profesores
  • Heterosexuales que sean aliados de las personas lesbianas, gais, bisexuales, transgénero o en duda
  • Una alianza de personas gais y heterosexuales en tu escuela
  • Organizaciones de personas lesbianas, gais, bisexuales, transgénero o en duda, por ejemplo, Human Rights Campaign (HRC) (Campaña  por los Derechos Humanos), The Trevor Project (El Proyecto Trevor) y Parents and Friends of Lesbians and Gays (PFLAG) (Padres y Amigos de Lesbianas y Gais)
  • Un centro comunitario local de personas lesbianas, gais, bisexuales, transgénero y en duda

No todas las personas viven en un lugar que tenga una alianza de personas gais y heterosexuales en su escuela o un centro comunitario de personas lesbianas, gais, bisexuales, transgénero o en duda. Internet es muy útil para encontrar comunidades y apoyo para salir del clóset.