Ir a Contenidos Ir a Navegar Ir a Navegar Ir a Búsqueda de Sitio Página Principal

¿Cómo surge la orientación sexual?

No se sabe con exactitud por qué algunas personas son lesbianas, gais, heterosexuales o bisexuales. Según algunas investigaciones, es posible que la orientación sexual sea, en parte, el resultado de factores biológicos que comienzan antes del nacimiento.

La orientación sexual no es una elección y no se puede cambiar. Las personas no deciden a quiénes se sienten atraídas, y ni la terapia, ni los tratamientos, ni las persuasiones pueden cambiar nuestra orientación sexual. Tampoco se puede hacer que una persona sea gay. Por ejemplo, darle a un varón juguetes tradicionalmente fabricados para niñas, como muñecas, no lo convertirá en gay.

Muy probablemente hayas comenzado a darte cuenta de quién te atraía cuando eras muy chiquito. Esto no significa que tuvieras deseos sexuales, sino que podías identificar a las personas que te parecían atractivas o que te gustaban. Muchas personas dicen que sabían que eran lesbianas, gais o bisexuales incluso antes de la pubertad.

Si bien la orientación sexual se suele establecer en las primeras etapas de la vida, no es nada raro que el deseo y la atracción cambien con el paso del tiempo. Esto se denomina “fluidez”. Muchas personas, incluso los científicos e investigadores sexuales, consideran que la orientación sexual es como una escala que va de completamente gay a completamente heterosexual. Muchas personas no están en los extremos, sino en un punto en el medio.

¿Cuántas personas son lesbianas, gais, bisexuales, transgénero o en duda?

“LGBTQ” es la sigla que resume lesbiana, gay, bisexual, transgénero o en duda.

Aunque algunos investigadores intentan estudiar cuántas personas son lesbianas, gais, bisexuales, transgénero o en duda, es muy difícil saber el número exacto. Esto se debe a que la identidad de género, la orientación sexual, la identidad sexual y la conducta sexual son temas complicados para las personas. Te lo explicamos:

  • La identidad de género tiene que ver con cómo nos sentimos y cómo manifestamos esos sentimientos con nuestros actos, la forma en la que hablamos y la forma en que nos vestimos, entre otras cosas.
  • La atracción sexual define los sentimientos sexuales o románticos que tienes hacia otras personas.
  • La identidad sexual es la forma en la que nos definimos a nosotros mismos (por ejemplo, con etiquetas como queer, gay, lesbiana, heterosexual o bisexual).
  • La conducta sexual tiene que ver con quién tienes relaciones sexuales y qué tipo de relaciones sexuales disfrutas.

Para algunas personas, todas estas cosas están relacionadas. Por ejemplo, una mujer puede sentirse atraída solo a otras mujeres, identificarse como lesbiana y tener relaciones sexuales únicamente con otras mujeres. 

Pero este no es siempre el caso. No todos los que sienten atracción emocional o sexual por otra persona del mismo género hacen algo al respecto. Algunas personas pueden tener relaciones sexuales con personas de su mismo género, y no identificarse como bisexuales, lesbianas o gais. En algunos casos, declararse abiertamente lesbiana, gay, bisexual, transgénero o en duda puede provocar miedo y generar discriminación, por lo que no todas las personas se sienten cómodas con salir del clóset. Para algunos, la orientación sexual puede cambiar en distintos momentos de la vida, por lo que las etiquetas con las que se definen a sí mismos también cambian.

Por lo tanto, resulta difícil medir cuántas personas son lesbianas, gais, bisexuales, transgénero o están en duda, dado que la orientación sexual y el género son asuntos complejos para muchos. No todas las personas se sienten tan cómodas o seguras como para contarles a otros que son lesbianas, gais, bisexuales, transgénero o que están en duda.

Una investigación reciente sugiere que el 11% de los estadounidenses adultos reconocen sentir, al menos, atracción sexual por otra persona del mismo sexo; el 8.2% menciona haber tenido relaciones con una persona del mismo sexo, pero solo el 3.5% se identifica como lesbiana, gay o bisexual. Esto demuestra que lo que las personas hacen o sienten no siempre coincide con la forma en que se identifican.