Ir a Contenidos Ir a Navegar Ir a Navegar Ir a Búsqueda de Sitio Página Principal

Quizá resulte incómodo hablar sobre tener sexo más seguro, pero es importante. Hablar sobre protegerse es una muestra de interés en el otro e incluso puede mejorar la relación.

¿Deseas realizarte la prueba de enfermedades de transmisión sexual? Localiza un Centro De Salud

¿Qué preguntas debo hacer a mi pareja?

El mejor momento para hablar sobre tu plan de sexo más seguro es ANTES de tener sexo (incluso sexo oral). Asegúrate de que ambos se sientan cómodos de usar un condón o una barrera como protección y decide cuándo y cómo van a realizarse las pruebas de enfermedades de transmisión sexual (ETS).

Aquí se incluyen algunas preguntas que puedes hacerle a tu pareja antes de tener relaciones sexuales:

  • ¿Sabes si tienes una ETS?
  • ¿Cuándo fue la última vez que te hiciste pruebas de ETS?
  • ¿Usas condones o barreras de látex bucales normalmente?
  • ¿Alguna vez compartiste jeringas con otra persona para hacerte un tatuaje, perforaciones en el cuerpo o inyectarte drogas? (Mediante estas prácticas, puedes contagiarte ciertas ETS, como la infección por el virus de inmunodeficiencia humana (VIH), y luego transmitirlas a tus parejas durante las relaciones sexuales).
  • ¿Has tenido alguna ETS? ¿Cuáles? ¿Recibiste tratamiento?

Es normal que al principio te dé un poco de vergüenza, pero te sentirás mejor una vez que hayas terminado. Tu pareja probablemente se alegrará de que hayas sacado el tema. Puedes comenzar haciéndole saber a tu pareja que te importa y que quieres hacer todo lo posible para protegerla y proteger la relación. También puedes comenzar contándole tu propia historia sobre el sexo seguro; es posible que esto le permita abrirse. También puedes sugerir hacerse las pruebas juntos para poder apoyarse uno en el otro. Una forma que ayuda a prevenir las ETS es tener una sola pareja sexual.

Hablen acerca del compromiso de tener una sola pareja (ten en cuenta que algunas personas mienten o quizá no saben que tienen una ETS, por lo que igual podrías correr riesgo, sin importar lo que diga). Si tú o tu pareja no son monógamos (alguno tiene contacto sexual con otras personas), es de suma importancia que tengan un plan claro para proteger contra las ETS a todos los involucrados.

Recuerda: no puedes saber si alguien tiene una ETS solo por su aspecto o por cómo se siente. La mayoría de las ETS se transmiten cuando no hay síntomas, y las personas no saben que están infectadas. Algunas ETS, como la infección por VIH, no se pueden diagnosticar en una prueba hasta meses después de haberlas contraído (aunque sí se pueden transmitir). Por eso, es recomendable realizarse las pruebas al comienzo de la relación y volver a hacerlas unos meses después, y usar condones en el ínterin.

En definitiva, las ETS son muy comunes y cualquiera puede contagiarse. Prevé siempre tener sexo más seguro y realizarte pruebas periódicamente, aun cuando ninguno de los dos crea que tiene una ETS.

¿Qué pasa si mi pareja no quiere tener sexo más seguro?

Si tu pareja no desea realizarse las pruebas o usar protección, puede ser una señal de que la relación no es sana. Cuando alguien se niega a tener sexo más seguro cuando así lo deseas, significa que no le importa tu salud; por lo tanto, quizá no sea la persona indicada para tener una relación.

Algunas ETS provocan problemas de salud graves, infertilidad e incluso la muerte. Tener sexo más seguro es muy importante; puede llegar a salvarte la vida. Si tu pareja no quiere usar protección ni realizarse pruebas, lo mejor es no tener contacto sexual con ella. Puede ser una decisión difícil (puede llegar a enojarse y hasta dar por terminada la relación), pero es la mejor forma de no correr riesgos. No vale la pena tener sexo con alguien que no respeta tu cuerpo ni tu salud.