Ir a Contenidos Ir a Navegar Ir a Navegar Ir a Búsqueda de Sitio Página Principal

Las pruebas de enfermedades de transmisión sexual (ETS) son rápidas, indoloras y, a veces, incluso gratuitas. Las pruebas de ETS no siempre forman parte del chequeo de salud periódico; tienes que pedir que te las hagan.

¿Deseas realizarte la prueba de enfermedades de transmisión sexual? Localiza un Centro De Salud 

¿Debo pedirle a mi médico que me indique las pruebas de ETS?

Las pruebas de ETS no siempre forman parte del chequeo de salud o ginecológico habitual. De modo que no dejes de pedir que te hagan las pruebas de ETS. Sé sincero con tu médico o enfermero acerca de tu vida sexual para que pueda ayudarte a determinar qué pruebas necesitas.

Quizá te sientas incómodo al hablar sobre las pruebas de ETS, pero trata de no tener vergüenza. Recuerda que los médicos han visto y oído de todo. La mayoría de las personas padecen una ETS al menos una vez en su vida. Hacerse las pruebas forma parte de una conducta responsable, significa que te estás ocupando de tu salud. 

A continuación, te sugerimos qué puedes decir al hablar sobre las pruebas de ETS con un médico o enfermero:

  • Nunca me hice pruebas de ETS. ¿Debo hacerme las pruebas?
  • ¿Alguna vez me ha hecho alguna prueba de ETS en mis chequeos de salud?
  • ¿A qué ETS debo prestar atención? ¿Cómo sabré si debo hacerme pruebas?

Si no te sientes cómodo hablando con tu médico habitual acerca de las ETS, siempre puedes acudir a los Centros de salud de Planned Parenthood locales; nos dedicamos a realizar pruebas y tratamientos sin ningún tipo de prejuicio.

¿Cómo sé qué pruebas de ETS necesito?

Tu médico o enfermero te ayudarán a determinar qué pruebas necesitas. Hablarán sobre:

  • Los síntomas que tienes
  • Si tú o tu pareja ya han tenido una ETS antes
  • La cantidad de personas con las que tuviste sexo
  • El tipo de sexo que tuviste (oral, anal o vaginal)
  • Con qué frecuencia usas protección, como condones y barreras de látex bucales
  • Otros hábitos que aumentan la probabilidad de contagiarte ciertas infecciones (como compartir agujas)

Esto ayudará a tu médico o enfermero a determinar qué pruebas de ETS son las más adecuadas para tu caso. Asegúrate de ser abierto y sincero con ellos para que puedan ofrecerte la atención que necesitas. Trata de no tener vergüenza: tu médico está para ayudarte, no para juzgarte.

¿Qué sucede cuando me hacen pruebas de ETS?

Las pruebas de ETS son rápidas, simples y generalmente, no duelen. No hay una sola prueba para todas las enfermedades de transmisión sexual: cada ETS tiene su propia prueba. Tu médico puede ayudarte a determinar qué pruebas son las que necesitas. Las pruebas para detectar ETS incluyen:

  • Análisis de orina, para lo cual basta con orinar en un recipiente
  • Hisopado bucal, que consiste en un raspado en la parte interna de la mejilla con un hisopo blando para hacer la prueba de VIH
  • Análisis de sangre, para lo cual el médico o el enfermero te sacarán sangre del brazo o te harán una rápida punción en un dedo
  • Reconocimiento físico, en el que tu médico o enfermero te examinará el área genital para observar si tienes verrugas, llagas, erupciones, irritación o secreciones
  • Examen de llagas, para lo cual tu médico o enfermero tomarán una muestra del líquido de las llagas o las ampollas con un hisopo
  • Uso de un hisopo para tomar con cuidado muestras de secreciones o células del pene, la vagina, la uretra, el cuello uterino, el ano o la garganta

Puedes hacerte pruebas de ETS independientemente de que tengas síntomas o no. Algunas ETS se parecen y se manifiestan de modo similar, de modo que quizá te hagan pruebas para algunas otras infecciones.

Probablemente, tu médico podrá decirte de inmediato si tienes una ETS aunque los resultados de algunas pruebas puedan demorar unos días o semanas. Muchas clínicas hacen pruebas rápidas del virus de inmunodeficiencia humana (VIH), con las que tendrás el resultado en 20 minutos.

Si no tienes noticias de tu médico después de hacerte las pruebas, no asumas que todo está bien. Llámalo para estar seguro de cuáles son los resultados.

¿Qué debo hacer si me entero de que tengo una ETS?

La noticia de que tienes una ETS puede significar un tremendo golpe. Al principio, puedes sentirte desesperado, avergonzado o enojado, pero trata de tomarlo con calma: estarás bien y no estarás solo.

Lo mejor que puedes hacer al saber que tienes una ETS es seguir las indicaciones del médico para tratarla. También debes decírselo a todas las personas con las que tienes sexo para que se puedan hacer las pruebas y el tratamiento si lo necesitan. No es una conversación fácil, pero es importante. Estas son algunas sugerencias que pueden ayudarte.

Muchas enfermedades de transmisión sexual se curan fácilmente con medicamentos, de modo que debes cumplir con el tratamiento y podrás seguir con tu vida. Aunque algunas ETS no tienen cura, hay formas de tratar los síntomas y para no transmitir la ETS a las personas con las que tienes relaciones sexuales.

Las personas con ETS pueden entablar relaciones, tener sexo y llevar vidas completamente normales. La mayoría de las personas tiene una ETS al menos una vez en su vida; en este momento, millones de personas conviven con una ETS. No debes sentirte avergonzado por tener una ETS. No significa que eres una persona “sucia” o mala, sino que eres un ser humano normal que se contagió una infección. La realidad es que cualquier persona que tiene relaciones sexuales con otra puede contraer una ETS, es decir, casi todas las personas del planeta. Y hay algunas ETS cuya vía de transmisión no siempre es sexual.

Si te resulta difícil afrontar esta nueva situación, quizá te sientas mejor después de hablar con tu pareja, con un buen amigo o con un miembro de la familia. Los consejeros o terapeutas también pueden brindarte consuelo: están capacitados para ayudarte a que te sientas mejor. También existen numerosos grupos de ayuda para personas con ETS, tanto en línea como presenciales, que brindan un espacio seguro donde conversar con gente que entiende lo que estás atravesando.