Ir a Contenidos Ir a Navegar Ir a Navegar Ir a Búsqueda de Sitio Página Principal

El herpes no tiene cura. No obstante, puedes tomar medicamentos para acortar los brotes, para que estos sean menos dolorosos y porque ayudan a prevenir brotes en el futuro.

¿Deseas realizarte la prueba del herpes? Localiza un Centro De Salud

¿Cuál es el tratamiento para el herpes?

Si bien el herpes no tiene cura, hay muchas formas de tratar los síntomas y controlar la infección. Los medicamentos antiherpéticos sirven para acortar los brotes y para prevenir que vuelvan tan a menudo. El médico te informará cuáles son las mejores opciones de tratamiento para tu caso.

Si estás con un brote, el médico puede darte medicamentos para curar las llagas más rápido. También ayuda a aliviar el dolor:

  • Tomar un baño caliente
  • Mantener el área genital seca (la humedad hace que las llagas estén por más tiempo)
  • Usar prendas de vestir suaves y holgadas
  • Aplicar una compresa con hielo en las llagas
  • Tomar algún analgésico como aspirina, ibuprofeno (Advil, Motrin) o paracetamol (Tylenol)

¿Cómo puedo prevenir los brotes de herpes?

Si tienes muchos brotes, es posible que el médico te recomiende una terapia de supresión, es decir, tomar medicamentos todos los días. Esto ayuda a prevenir nuevos brotes y a reducir las posibilidades de transmitir la infección a tus parejas.

Ya sea que tomes medicamentos o no, algunos hábitos, como comer en forma saludable, dormir bien y evitar el estrés, pueden ayudar a prevenir la aparición de futuros brotes.

No se sabe con exactitud qué desencadena los brotes de herpes genital. Otras infecciones, operaciones, irritaciones cutáneas, las relaciones sexuales, el periodo menstrual y el estrés pueden provocar brotes. Las erupciones del herpes oral pueden ser causadas por quemaduras solares, heridas en los labios u otras infecciones. Si tienes herpes oral, evita exponerte al sol.

Por lo general, los brotes de herpes genital aparecen más esporádicamente y se acortan y debilitan después de unos años, tanto si se tratan como si no.

¿Qué ocurre si no haces un tratamiento para el herpes?

Lo bueno es que el herpes no es mortal, ni siquiera muy peligroso. Puede ser molesto, pero no empeora con el paso de los años ni provoca problemas graves de salud como ocurre con otras enfermedades de transmisión sexual (ETS).

Si no recibes tratamiento contra el herpes, los brotes pueden tanto repetirse como ser esporádicos. Algunas personas dejan de tener brotes espontáneamente después de un tiempo.

Hay algunos motivos por los que las personas pueden decidir no ser tratadas. Pueden decidirlo porque no tienen muchos brotes o estos realmente no les molestan, o porque no mantienen relaciones sexuales y, por tanto, no les preocupa tener herpes. Sea cual sea tu situación, recibir tratamiento para el herpes es una decisión tuya.

Una persona que tiene herpes tiene más probabilidades de contagiarse el virus de inmunodeficiencia humana (VIH) porque las llagas le ofrecen a este virus una vía de ingreso al organismo. Por tanto, usa siempre condones para prevenir el contagio tanto del herpes como del VIH.