Ir a Contenidos Ir a Navegar Ir a Navegar Ir a Búsqueda de Sitio Página Principal

El síntoma más común del herpes son las llagas en los genitales o la boca. No obstante, la mayoría de las veces no hay síntomas por lo que muchas personas no saben que tienen herpes.

¿Quieres hacerte la prueba de del herpes? Encuentra un centro de salud →

El herpes puede no tener síntomas.

Es posible que tú o tu pareja no tengan síntomas visibles o perceptibles de herpes o que los signos sean tan leves que pasen inadvertidos. A veces, los síntomas del herpes se confunden con otras afecciones, como granos, pelos encarnados o gripe.

Los síntomas del herpes aparecen y desaparecen, pero eso no significa que la infección desaparezca ni que no puedas transmitirla a otras personas. Una vez contraído el herpes, este permanece en tu cuerpo de por vida.

Síntomas del herpes genital

El síntoma más común del herpes genital es un grupo de ampollas dolorosas o que provocan picazón en tu vagina, vulva, cuello uterino, pene, nalgas, ano o la cara interna de los muslos. Las ampollas revientan y se convierten en llagas. También puedes tener estos otros síntomas:

  • Ardor al orinar si la orina toca las llagas del herpes
  • Dificultad para orinar porque las llagas y la hinchazón bloquean la uretra
  • Picazón
  • Dolor en el área genital

Si el herpes genital es causado por el VHS-2, también puedes tener síntomas parecidos a los de una gripe, tales como:

  • Inflamación de las glándulas en el área de la pelvis, la garganta y en las axilas
  • Fiebre
  • Escalofríos
  • Dolor de cabeza
  • Sensación de dolor y cansancio

Cuando aparecen ampollas y otros síntomas del herpes genital, se denomina brote. El primer brote (también denominado “primer episodio ” o “herpes inicial”) suele aparecer 2 a 20 días después de contraer la infección, aunque a veces el primer brote tarda años en aparecer.

El primer brote de herpes dura entre 2 y 4 semanas. Si bien las ampollas desaparecen, el virus permanece en el organismo y puede volver a provocar llagas. Son muy comunes los rebrotes, en especial durante el primer año. Es posible que notes algunas señales de advertencia unas horas o días antes de que aparezca el brote, como picazón, ardor u hormigueo en el área genital.

Los brotes de herpes no son algo placentero, pero el primero es el peor. Los rebrotes suelen ser más cortos y menos dolorosos. La mayoría de las personas con herpes padecen menos brotes a medida que pasa el tiempo y algunas dejan de tener brotes.

Los síntomas del herpes pueden ser más dolorosos y persistentes en personas que tienen alguna enfermedad que afecte su sistema inmunitario, com leucemia o VIH.

Síntomas del herpes oral

Por lo general, el herpes oral es menos doloroso que el genital y no provoca tanto malestar. El herpes oral se caracteriza por la aparición de llagas en los labios o alrededor de la boca, llamadas úlceras bucales o herpes febril. También pueden aparecer llagas dentro de tu boca, pero esto solo suele ocurrir las primeras veces que se presentan los síntomas.

Las llagas duran algunas semanas y después desaparecen por sí solas. Pueden volver a aparecer semanas, meses o años después. Las llagas son molestas, pero suelen ser inofensivas tanto para los niños como para los adultos; no obstante, pueden resultar muy peligrosas para los recién nacidos.