Ir a Contenidos Ir a Navegar Ir a Navegar Ir a Búsqueda de Sitio Página Principal

La gonorrea puede curarse fácilmente con antibióticos. Tus parejas sexuales también deben recibir tratamiento. La gonorrea puede ocasionar graves problemas graves de salud si no la tratas.

¿Deseas realizarte una prueba gonorrea? Localiza un Centro De Salud →

¿Cuál es el tratamiento para la gonorrea?

Por lo general, es muy fácil librarse de esta enfermedad. El enfermero o el médico te recetarán antibióticos para tratar la infección. Algunas cepas de la bacteria que causa la gonorrea son resistentes a los antibióticos y son difíciles de tratar, de manera que es posible que tu médico te indique dos antibióticos, uno inyectable y otro en forma de píldoras. A veces solo basta con tomar una píldora. Otros tratamientos con píldoras para la gonorrea duran 7 días. El médico te ayudará a decidir cuál es el tratamiento que te conviene.

Si recibes tratamiento para la gonorrea es muy importante que tus parejas sexuales también lo reciban. De lo contrario, pueden volver a contagiarse entre ustedes o contagiar a otras personas. A veces, el médico te dará medicamentos tanto para ti como para tu pareja.

¿Qué debo saber si me someto al tratamiento para la gonorrea?

Si recibes tratamiento para la gonorrea:

  • Toma todos los medicamentos tal como te haya indicado el médico, incluso si los síntomas desaparecen antes. La infección permanece en el organismo hasta que terminas de tomar los antibióticos.
  • Tus parejas también deben recibir tratamiento para la gonorrea, para no volver a reinfectarse ni contagiar a otras personas.
  • No tengas relaciones sexuales durante 7 días. Si solo tomas 1 dosis de medicamento, espera una semana desde el día en que lo tomas para volver a tener relaciones sexuales. Si tomas el medicamento durante 7 días, no tengas relaciones sexuales hasta que hayas terminado todas las píldoras.
  • Vuelve a hacerte la prueba en 3 meses para asegurarte de que la infección se haya ido.
  • No compartas los medicamentos con nadie. El médico puede darte otra dosis de antibiótico para tu pareja. Asegúrate de que ambos tomen todos los medicamentos que les hayan dado.
  • Si sigues teniendo síntomas después de terminar el tratamiento, llama a tu médico.
  • Aun cuando finalices el tratamiento y la infección haya desaparecido por completo, es posible volver a contraer gonorrea. La gonorrea no es cosa de una sola vez. Por lo tanto, usa condón y realiza pruebas periódicas.

¿Qué ocurre si no te sometes al tratamiento para la gonorrea?

Si bien la gonorrea es común y no siempre presenta síntomas, puede convertirse en un problema mucho mayor si no se trata.

La gonorrea puede propagarse al útero y trompas de Falopio, causando enfermedad pélvica inflamatoria (EPI). Es posible que la enfermedad pélvica inflamatoria no presente síntomas al principio, pero puede ocasionar un daño permanente que a su vez provoque dolor crónico, infertilidad, o embarazo ectópico. La realización de la prueba de gonorrea realmente disminuye tus posibilidades de tener EPI.

Si tienes pene, la gonorrea no tratada puede pasar al epidídimo (el conducto que lleva el esperma desde los testículos) y puede causarte dolor en los testículos. Raras veces, causa infertilidad.

Tener gonorrea también aumenta las posibilidades de contraer o transmitir el virus de inmunodeficiencia humana (VIH), el virus que causa el síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA). Raras veces, la gonorrea no tratada puede pasar a la sangre, la piel, el corazón o las articulaciones y provocar problemas graves de salud e incluso la muerte.

Si tienes gonorrea mientras estás embarazada y no la tratas, puedes transmitírsela a tu bebé durante el parto. Esto puede causar problemas al bebé, como ceguera, infecciones en las articulaciones o infecciones en la sangre que pueden ser mortales.

¿Cuál es la mejor manera de evitar todos estos problemas? Hazte las pruebas y busca tratamiento lo antes posible.