Ir a Contenidos Ir a Navegar Ir a Navegar Ir a Búsqueda de Sitio Página Principal

Criar a un niño es un asunto importante, y hay muchas cosas en las que pensar. Si piensas en criar a un hijo, es útil saber qué es lo que debes esperar.

¿Estoy preparado para satisfacer las necesidades de mi hijo?

Aunque puede ser un motivo de disfrute y de satisfacción, criar a un hijo también es muy duro. La mayoría de las personas no se da cuenta del trabajo que da hasta experimentarlo por sí mismas. A veces acostumbrarse a criar a un hijo puede ser más fácil si tienes una idea realista acerca de en qué consistirá.

Tu hijo dependerá de ti para su alimentación, vivienda, seguridad, afecto, amor y orientación. Sus necesidades cambiarán a medida que crece, y puede haber momentos de frustración y desafíos. Pregúntate si tienes lo que hace falta para hacerte cargo de un hijo, por ejemplo:

  • Tiempo: criar a un niño es un trabajo de tiempo completo y puede requerir que postergues estudios y trabajo.
  • Energía y cuidados: los hijos necesitan padres cariñosos, pacientes y comprometidos.
  • Planificación: criar a un hijo requiere la planificación del día a día y la planificación a largo plazo en todas las etapas de su vida.
  • Objetos materiales y dinero: los niños necesitan ropa, pañales, alimentos, cuidado de la salud, etc.

Tener un hijo te cambiará la vida, se trate del primero o no. Si ya tienes hijos, conoces de antemano las alegrías y los desafíos de una buena crianza. Si no tienes hijos, conversar con otros padres que conozcas sobre cómo es su vida cotidiana puede ayudarte a hacerte una idea sobre cómo es la vida de un padre.

¿Qué clase de apoyo necesitaré si tengo un hijo?

Criar a un hijo es un trabajo difícil. Ya sea que críes a un hijo con otra persona o lo hagas solo, un niño necesita cuidado y atención constantes. Contar con una pareja u otros miembros de la familia para compartir la tarea de la crianza puede facilitar mucho las cosas. La mayoría de los padres pueden necesitar un poco de ayuda de vez en cuando, especialmente en lo que respecta a dinero y tiempo. El tipo de apoyo que los padres necesitan a menudo incluye ayuda con las compras, conseguir ropa y suministros para el bebé (el traspaso de ropa usada puede ser de gran ayuda), cuidar al bebé o, simplemente, tener alguien con quien hablar.

Muchas parejas encuentran gran satisfacción en compartir la responsabilidad de la crianza de un hijo. Sin embargo, criar a un hijo puede causar gran tensión en las relaciones. De una forma o de otra, si tienes un bebé, la relación con tu pareja cambiará. Criar a un hijo en pareja requiere buena comunicación y el compromiso de mantenerse unidos para atravesar tiempos difíciles. Lee más acerca de criar a un hijo en pareja.

Muchas personas se enfrentan a la situación de tener que criar a un hijo solas —o elijen hacerlo—. Ser padre solo puede ser difícil, pero, definitivamente, no es imposible. Si necesitas dinero o apoyo para criar a tu hijo, sé realista acerca de hasta qué punto las personas que conoces podrán ayudarte. También podrías obtener ayuda de ciertos programas del Gobierno, pero, generalmente, solo cubren parte de lo que necesitas. Lee más acerca de criar a un hijo solo.

Pensar sobre todo en cuánto apoyo esperas recibir de los demás si eliges criar a un bebé puede ser fundamental cuando tengas que decidir cómo actuar ante un embarazo no planificado.

¿Cómo afectará a mi salud tener un bebé?

Aunque la mayoría de los embarazos transcurre sin sobresaltos, el embarazo supone algunos riesgos. Algunos son malestares que no son peligrosos, como náusea, fatiga y dolores. Otros problemas pueden ser más serios, como coágulos de sangre, presión sanguínea alta y diabetes. De manera que es realmente importante obtener atención prenatal tan pronto como puedas y hacer todo lo posible para mantener la salud durante todo el embarazo.

¿Cómo me sentiré después de tener a mi bebé?

Es normal sentir muchas emociones diferentes después de dar a luz. El embarazo y el nacimiento de un hijo causan cambios hormonales repentinos que afectan el estado de ánimo y provocan sentimientos más intensos.

A menudo, se experimentan fuertes sentimientos de felicidad y amor hacia el nuevo hijo. Pero, a veces, la alegría por la llegada de un nuevo bebé se puede mezclar con sentimientos de tristeza y ansiedad. Muchas madres recientes necesitan apoyo extra durante algunas semanas después del parto.

Hay quienes sufren depresión posparto después de tener un bebé y pueden necesitar ayuda profesional para conservar su propia salud y la del bebé. La depresión más grave y a largo plazo es más común si tienes antecedentes de problemas de salud mental o no tienes personas a tu alrededor que te apoyen. Consulta con un médico, un enfermero o a un consejero si tu depresión dura más de dos semanas o te impide hacer las tareas cotidianas.

No importa cómo te sientas, ten presente que hay quien puede ayudarte. Un enfermero o un médico pueden hablar contigo o ayudarte a encontrar un consejero autorizado o un grupo de apoyo que no te juzgue. También puedes llamar a All-Options para recibir apoyo gratuito, confidencial y sin juicios de valor después de tu embarazo.