El buen sexo es el resultado de comprender cómo funciona tu cuerpo. Todas las personas tienen impulsos sexuales diferentes y disfrutan de cosas diferentes cuando se trata de sexo, así que no te preocupes por ser “normal”.

¿Qué tipo de relaciones sexuales tiene la gente?

El sexo no tiene una receta única. Lo que te gusta a ti no tiene por qué gustarle a otra persona. Todas las personas son diferentes cuando se trata del comportamiento y los deseos sexuales, pero existen algunos tipos de actividad sexual que son comunes a todas las personas:

  • La masturbación a solas o con una pareja
  • El sexo oral, vaginal y anal
  • Besarse
  • Frotar el cuerpo contra el de tu pareja
  • Usar juguetes sexuales
  • El sexo telefónico o los mensajes eróticos
  • Leer o mirar pornografía
  • Hablar de sexo o “decir groserías” durante las relaciones sexuales

Las personas se excitan con cosas diferentes, por eso la comunicación sobre lo que te gusta y lo que no te gusta hace que tu pareja sepa qué cosas están bien y qué cosas no debe hacer.

¿Qué son las zonas erógenas?

Algunas partes del cuerpo tienen muchas terminaciones nerviosas y hacen que te sientas excitado o estimulado sexualmente cuando alguien las toca. Esas son tus zonas erógenas. Las zonas más erógenas para la mayoría de las personas son las áreas genitales: la vulva, el clítoris, los labios vaginales, la vagina, el pene, el escroto, el perineo, la próstata y el ano.

Por lo general, el pene y el clítoris son las más sensibles. Otras zonas erógenas comunes son los senos, los pezones, los muslos, las nalgas, la boca, las orejas, el cuello y los pies. Pero todas las personas son diferentes, de modo que lo que te gusta a ti puede no gustarle a tu pareja; debes preguntarle para saberlo.

¿Qué es el ciclo de respuesta sexual?

El ciclo de respuesta sexual es la forma en que tu cuerpo reacciona a la estimulación sexual. Puede ser con una pareja, contigo mismo o incluso mientras duermes. No siempre tienes que atravesar todas las etapas del ciclo, puedes parar en cualquier momento.

La primera etapa es sentir deseo o tener pensamientos que te estimulen sexualmente. Esto puede hacer que te excites, cuando tu cuerpo se prepara para tener relaciones sexuales. El ritmo cardíaco se acelera, los músculos se tensionan y la sangre fluye hacia los genitales.

La siguiente es la etapa de meseta, en la que realmente te sientes excitado y mantienes esa sensación masturbándote o teniendo relaciones sexuales.

La etapa de meseta culmina con el orgasmo, cuando la tensión que acumulaste se libera en una serie de espasmos musculares que se sienten muy bien. Tu cuerpo libera endorfinas, es decir, hormonas que hacen que te sientas feliz y relajado.

La etapa de resolución se produce al final del ciclo de respuesta sexual, ya sea que hayas tenido un orgasmo o te hayas detenido antes. La resolución significa que tu cuerpo vuelve al estado en que estaba antes de que te sintieras estimulado sexualmente.

¿Con qué frecuencia las personas tienen relaciones sexuales?

No existe una cantidad que se considere “normal”. Todos somos diferentes. La frecuencia con la que tengas relaciones sexuales depende de muchos factores, por ejemplo, si tienes pareja, otras cosas que estén sucediendo en tu vida y la intensidad de tu impulso sexual (el deseo de tener relaciones sexuales).

Tu propio impulso sexual puede cambiar según factores como el estrés, los medicamentos y otros factores físicos, emocionales o relacionados con el estilo de vida. Algunas personas desean tener relaciones sexuales todos los días o más de una vez por día, y algunas personas no desean tener relaciones sexuales casi nunca. Las personas que no sienten ningún tipo de atracción sexual por nadie se pueden denominar “asexuales”.