Ir a Contenidos Ir a Navegar Ir a Navegar Ir a Búsqueda de Sitio Página Principal

Presionar a alguien para que tenga relaciones sexuales o alterar los métodos anticonceptivos para provocar un embarazo se denomina “coerción reproductiva y sexual”.  Es una forma de abuso.

¿Qué debo hacer si mi pareja me presiona para que tenga relaciones sexuales?

Siempre tienes derecho a negarte a tener relaciones sexuales. El control sexual es presionar a una pareja para que realice cualquier tipo de actividad sexual que no desea. Puede ocurrirle a cualquier persona, independientemente de su edad, género u orientación sexual.

Aquí presentamos algunos ejemplos de control sexual en las relaciones:

  • Intentar que tu pareja realice cualquier tipo de actividad sexual que no desea

  • Amenazar con terminar la relación si no tiene relaciones sexuales contigo

  • Tener relaciones sexuales con alguien que está muy ebrio o drogado para dar consentimiento para esa relación sexual

  • Obligar a alguien a que tenga relaciones sexuales

Algunas personas piensan que si están enamoradas o, incluso, casadas, no pueden decir que no al sexo. Pero eso no es cierto. Sin importar el tipo de relación que tengas, si te obligan a tener relaciones sexuales, es una violación. Si te obliguen a hacer cualquier otra cosa de índole sexual, es una agresión sexual.

Nadie merece que lo traten de esa manera. Lee más sobre las relaciones violentas y cómo terminarlas de forma segura.

¿Qué hago si mi pareja me presiona para quedar embarazada?

Presionar a una pareja o alterar los métodos anticonceptivos para que quede embarazada se denomina “control reproductivo”. Esto nunca está bien.

Todos deben poder decidir si desean un embarazo y cuándo lo quieren, buscar un embarazo y tener hijos sin ser presionados o manipulados por su pareja.

Los siguientes son algunos ejemplos de control reproductivo:

  • Negarse a usar un condón o presionar a tu pareja para que no lo use

  • Ocultar o tirar métodos anticonceptivos

  • Sacarse o romper los condones para intentar provocar un embarazo

  • Mentir sobre el uso de métodos anticonceptivos

  • Amenazar a una pareja que no desea quedar embarazada

  • Obligar a una pareja a realizarse un aborto o a llevar un embarazo a término contra su voluntad

Si te ocurre alguna de estas situaciones, debes entender que mereces algo mejor. Lee más sobre las relaciones enfermizas y cómo terminar una relación violenta. 

Puedes comunicarte con los Centros de salud de Planned Parenthood locales para obtener métodos anticonceptivos, realizarte pruebas de ETS y otros servicios. Si temes que tu pareja esté alterando tus métodos anticonceptivos, tienes opciones que son más privadas y que puedes controlar mejor, como el DIU, la inyección y el implante.