Ir a Contenidos Ir a Navegar Ir a Navegar Ir a Búsqueda de Sitio Página Principal

La abstinencia y las relaciones sexuales sin penetración son MUY eficaces para evitar el embarazo, pero solo si no cometes el error de tener sexo vaginal o hacer que llegue algo de semen a la vagina.

¿Cuán eficaz es la abstinencia?

Si el semen nunca entra en contacto con la vulva o la vagina, no se puede producir un embarazo. La abstinencia tiene una efectividad del 100%, siempre y cuando seas abstinente por completo. De todas formas, si tienes sexo vaginal sin protección, incluso una sola vez, se puede producir el embarazo.

Nadie es perfecto, y en ocasiones las personas planean ser abstinentes, pero terminan teniendo relaciones sexuales. Por esta razón, es recomendable tener condones a mano, solo por si acaso. Estar preparado y contar con protección no significa que vayas a tener relaciones sexuales, sino que eres responsable y que cuidas tu salud.

¿Cuán eficaces son las relaciones sexuales sin penetración?

Las relaciones sexuales sin penetración tiene una efectividad del 100% para evitar embarazos: los besos, la masturbación, el sexo en seco con la ropa puesta, el sexo anal y el sexo oral no pueden producir el embarazo.

Si el semen entra en contacto con la vulva por accidente, es posible que los espermatozoides naden por dentro de la vagina y fertilicen el óvulo.

Existen algunas maneras en las que esto puede ocurrir:

  • El semen llega a la vulva. Puede derramarse en la vulva por accidente o entrar en contacto con ella.
  • Hay semen húmedo en los dedos o en los juguetes sexuales de una persona, y estos tocan la vulva o entran a la vagina.
  • El semen se derrama fuera del ano y entra a la vulva después del sexo anal.

Conclusión: Si intentas evitar un embarazo, no dejes que el semen llegue a la vulva o a la vagina. La pre-eyaculación (líquido preeyaculatorio) también puede tener algo de esperma, por lo tanto, evita que el líquido preeyaculatorio llegue a la vulva y a la vagina también.

¿La abstinencia y las relaciones sexuales sin penetración protegen contra las enfermedades de transmisión sexual (ETS)?

La abstinencia es totalmente eficaz para evitar el contagio de enfermedades de transmisión sexual. Si no tienes ningún tipo de contacto sexual con otra persona, no puedes contagiarte de ETS.

Las enfermedades de transmisión sexual pueden contagiarse al tocar los genitales y al compartir los fluidos sexuales (como el semen, el líquido preeyaculatorio y la humedad vaginal). Por lo tanto, existen algunas maneras en las que las relaciones sexuales sin penetración pueden ponerte en riesgo de contraer enfermedades de transmisión sexual:

  • En el sexo oral y anal se pueden contagiarse casi todas las mismas enfermedades de transmisión sexual que con el sexo vaginal. Utiliza barreras como un condón o una barrera de látex bucal para proteger a cada uno.
  • El intercambio de fluidos sexuales (semen, líquido preeyaculatorio y fluidos vaginales), por ejemplo, si tienes semen en la mano y tocas los genitales de tu pareja, se pueden transmitir ETS.
  • El contacto de los genitales (sexo en seco) sin ropa también puede contagiar algunas ETS (como el herpes o VPH), incluso si no hubo intercambio de fluidos.
  • El uso de ropa interior hace que el sexo en seco sea más seguro, pero no evita el contacto genital de piel a piel ni el contacto con los fluidos sexuales. Algunas ETS pueden vivir en algunas áreas que la ropa interior no siempre cubre (como la parte superior del muslo o los glúteos).

Si vas a tener relaciones sexuales sin penetración, pero no quieres preocuparte por las ETS, evita todo contacto genital de piel a piel y el contacto con los fluidos sexuales.

Si realizas cualquiera de estas actividades que pueden transmitir ETS, hazte pruebas con regularidad. También puedes utilizar condones y barreras de látex bucal - o "sexo más seguro”).  

La abstinencia

  • 100% de efectividad.

  • El costo es $0.

  • Requiere compromiso.

  • Requiere fuerza de voluntad.

También protege contra las enfermedades de transmisión sexual.
Ve todos los anticonceptivos