Ir a Contenidos Ir a Navegar Ir a Navegar Ir a Búsqueda de Sitio Página Principal

Puede que sientas cansancio o un poco de dolor durante uno o dos días; y tendrás sangrado y manchado durante un tiempo. La mayoría de las personas vuelven a sus actividades cotidianas el día después de un aborto con medicamentos.

¿Qué debo hacer antes de tomar la píldora abortiva?

Antes de tomar la píldora abortiva, tendrás una consulta con tu enfermero, tu médico o con el terapeuta del centro de salud para ver si el aborto es la decisión adecuada para ti y hablar sobre qué opciones de aborto tienes. Te revisarán y te harán análisis de laboratorio, y puede que te hagan un ultrasonido para averiguar cuánto tiempo llevas de embarazo. 

Tu médico o enfermero te dirá si es necesario que hagas algo más para prepararte para el aborto. Te darán indicaciones por escrito sobre cómo tomar las píldoras. Tendrás acceso a un profesional dedicado durante este proceso —te darán un número al que puedes llamar las 24 horas, todos los días, si tienes alguna pregunta o preocupación.

Después de tomar el segundo medicamento en tu casa, el sangrado será abundante y tendrás muchos dolores abdominales. Por esta razón, haz los arreglos necesarios para tener más comodidad durante el proceso. Elige un momento en que tengas privacidad, puedas descansar un rato y haya alguien de confianza contigo —o, al menos, cerca— a quien puedas pedirle ayuda en caso de que necesites algo.

Ten a mano toallas sanitarias grandes, comida, libros o películas que te ayuden a pasar el tiempo y una almohadilla térmica para los dolores abdominales. Asegúrate de tener analgésicos, pero no tomes aspirinas porque pueden ocasionar un sangrado más abundante.

¿Qué sucede durante un aborto con medicamentos?

El procedimiento de aborto con medicamentos tiene varios pasos. Comienza en el momento que te tomas la primera píldora.

Primero, tomas una píldora llamada “mifepristona”. El embarazo necesita una hormona llamada “progesterona” para avanzar normalmente. La mifepristona bloquea la progesterona que produce el cuerpo. Después de tomar mifepristona, algunas personas tienen náuseas o sangran, pero no es muy común. Tu médico o enfermero te dará antibióticos para evitar infecciones.

También te darán un medicamento llamado misoprostol. Debes tomar el misoprostol entre 6 y 48 horas después de tomar el primer medicamento (te darán instrucciones sobre cómo y cuándo hacerlo). Este medicamento causa dolores abdominales y sangrado para vaciar el útero.

En la mayoría de los casos, los dolores abdominales y el sangrado suelen comenzar entre 1 y 4 horas después de tomar el misoprostol. Mientras se produce el aborto, es normal ver grandes coágulos de sangre (del tamaño de un limón) o aglomeraciones de tejidos. Es como un tener un período menstrual con un sangrado muy abundante y con cólicos o dolores intensos. El proceso es muy similar a un aborto espontáneo en la etapa inicial del embarazo.

Los dolores abdominales y el sangrado pueden durar varias horas. En la mayoría de los casos, se termina de eliminar el tejido del embarazo en entre 4 y 5 horas, pero puede tardar más. Los dolores abdominales y el sangrado disminuyen después de que se expulse el tejido del embarazo. Puedes tener dolores abdominales intermitentes durante 1 o 2 días más.

Para aliviar los dolores abdominales, puedes tomar analgésicos como ibuprofeno hasta 30 minutos antes de tomar el misoprostol. También puedes tomar medicamentos para aliviar las náuseas si tu médico o enfermero te los indican. No tomes aspirina porque puede hacerte sangrar más.

Después del aborto, es normal que tengas sangrado y manchado durante varias semanas. Usa toallas sanitarias durante al menos una semana para que puedas saber con certeza cuánto estás sangrando. Después de esto, puedes usar tampones en caso de que el sangrado no sea abundante.

El último paso es la consulta de seguimiento. En esta consulta, te harán un ultrasonido o un análisis de sangre. Esto permite que te asegures de que el aborto se haya completado y de que estés bien.

En el caso improbable de que siguieras embarazada, tu médico o enfermero hablará contigo sobre las opciones que tienes. En el caso improbable de que no funcione, necesitarás otra dosis de medicamentos o hacerte un aborto en una clínica para interrumpir el embarazo.

¿Qué se siente en un aborto con medicamentos?

En la mayoría de los casos, el aborto con medicamentos se siente como un aborto espontáneo al comienzo del embarazo.
Es posible que experimentes algunos de los siguientes síntomas:

  • Muchos cólicos y dolores abdominales
  • Sangrado muy abundante con grandes coágulos
  • Vómitos o molestias estomacales (tu médico o enfermero puede darte medicamentos para calmar las náuseas)
  • Diarrea
  • Mareos
  • Cansancio
  • Fiebre baja (99-100 °F / 37 °C) o escalofríos el día que tomas misoprostol (si tienes fiebre el día después de haber tomado la píldora de misoprostol, llama a tu médico o al centro de salud de inmediato)

Para calmar el dolor y sentirte mejor, puedes hacer lo siguiente:

  • Tomar medicamentos para el dolor como el ibuprofeno (Advil o Motrin).

  • No tomes aspirina, porque puede hacerte sangrar más.

  • Ponerte una almohadilla térmica o una botella llena de agua caliente en el abdomen.

  • Tomar una ducha.

  • Sentarte en el inodoro.

  • Pedirle a alguien que te frote la espalda.