Ir a Contenido Ir a Navegación Ir a Navegación Ir a Búsqueda del sitio Página de inicio

Planned Parenthood y sus pacientes llevan al Estado de Texas a la Corte para proteger el acceso a cuidados de salud

La demanda nace en consecuencia de los más recientes fallos en cuatro Estados bloqueando acciones similares

 

Washington, DC –Las organizaciones afiliadas a Planned Parenthood en Texas y 10 pacientes co-demandantes entregaron hoy una demanda legal contra el Estado de Texas para proteger el cuidado de la salud de más de 13.500 pacientes en riesgo de perder acceso a exámenes de VIH, exámenes de detección de cáncer, métodos anticonceptivos y otros cuidados preventivos ofrecidos por Planned Parenthood. Luego del anuncio hace tres días por el Estado de sus planes de terminar con los contratos de Medicaid para las organizaciones afiliadas a Planned Parenthood en Texas, oficiales estatales allanaron los centros de salud sin fines de lucro, aparentemente con el pretexto de justificar sus acciones de motivación política. Planned Parenthood está peticionando a las cortes una ayuda de emergencia, sin la cual más de 13.500 pacientes –quienes tienen cobertura de salud a través de los programas de Medicaid Texas- perderían acceso a su proveedor de salud más confiable –y posiblemente a todos esos servicios en conjunto- a partir del 8 de diciembre.

La entrega de la demanda fue anunciada en una llamada en conferencia esta tarde con Cecile Richards, presidente de Planned Parenthood Federation of America, el Dr. Hal Lawrence, Médico, vicepresidente ejecutivo y CEO del Congreso Americano de Obstetras y Ginecólogos, Jeffery Hons, presidente y CEO de Planned Parenthood South Texas, y Kendra Hudson, vocero por los pacientes.

Uno de los pacientes co-demandantes de Planned Parenthood –una persona de 26 años de San Antonio quien pidió reservar su identidad para no hacer público un tema tan privado y personal como es el cuidado de su salud- escribió una declaración pública para la corte: “Tengo un hijo de 5 años. Soy una madre sola a cargo de mi hijo y estoy asegurada por Medicaid… No tengo un médico de cabecera a quien recurrir. Trato de obtener todos mis cuidados de salud en PPST (Planned Parenthood South Texas). Si PPST no permanece dentro del programa de Medicaid, entonces no sabría cómo obtener los servicios que necesito. No podría costearlos ni sabría dónde más ir”.

En todo el país, los políticos amenazan con bloquear acceso a los cuidados de salud provistos por los centros de salud de Planned Parenthood, lo cual conllevaría consecuencias devastadoras y reales para todos nuestros pacientes. En Ohio, los políticos han puesto en la mira aquellos pacientes que confiaron en Planned Parenthood para realizar 47.000 exámenes de detección de ETS en 2015; insistiendo que los pacientes pueden acudir a las oficinas de dentistas, enfermeras escolares y bancos de comida para obtener estos cuidados. Ohio no es el primer Estado en insistir que los dentistas pueden hacer exámenes ginecológicos. Cuando en Louisiana se trató de eliminar los contratos de Medicaid con Planned Parenthood, los abogados de la administración de Jindal afirmaron que los 5.200 pacientes de Planned Parenthood cubiertos por Medicaid podían obtener cuidados de salud sexual y reproductiva a través de dentistas, ortopédicos y fonoaudiólogos. En Utah, el Departamento de Salud del Gobernador Herbert le aconsejó que sería una “mala idea” bloquear acceso a cuidados de salud de Planned Parenthood y que supondría un riesgo para la salud de las personas; 4.400 hombres y mujeres no podrán examinarse por ETS y 3.725 personas con clamidia y gonorrea y sus parejas no obtendrán el tratamiento necesario.

“Los políticos de Texas parecen haber decidido que su trabajo se trata en pensar nuevas y creativas maneras de decimar la salud y derechos reproductivos de las mujeres. Ya hemos visto las consecuencias muy reales y devastadoras para las mujeres de Texas cuando los políticos bloquean el acceso a cuidados de salud de Planned Parenthood. Decenas de miles de personas se quedan efectivamente sin acceso a métodos anticonceptivos, exámenes de VIH y exámenes de detección de cáncer”, dice Cecile Richards, presidente de Planned Parenthood Federation of America. “Texas es un ejemplo peligroso para todo el país, cuando políticos en Arkansas, Alabama, Ohio y Louisiana están tratando de hacer lo mismo. Todas estas medidas en conjunto amenazan con devastar el acceso a cuidados de salud esenciales y a la educación a lo largo y ancho del país, todo en nombre de la política. Aquellos oficiales que se oponen a la salud de la mujer pueden pensar que pueden asustarnos para que no brindemos más cuidados a nuestros pacientes; todo lo contrario, no retrocederemos y no cerraremos nuestras puertas”.

“El intento por parte de Texas de cortar el acceso a cuidados de salud a 13.500 mujeres es cruel y vil. Los políticos buscan ganarse unos cuantos puntos vergonzosos y baratos a expensas de los pacientes que enfrentan los mayores desafíos para acceder a los cuidados que necesitan”, dice Jeffery Hons, presidente y CEO de Planned Parenthood South Texas. “Estamos hablando de madres, estudiantes, y familias de bajos recursos. Planned Parenthood pelea por estos pacientes y continuará proveyendo cuidados de calidad y compasivos, cualidades que se destacan en nuestros centros de salud, nuestros doctores y enfermeras. Planned Parenthood ha servido a las comunidades de Texas por décadas y no nos iremos a ninguna parte”.

“Evitar que los centros de salud afiliados a Planned Parenthood dejen de tratar a las mujeres en Texas y otros Estados tendrá sin duda como consecuencia el impedir que las mujeres accedan a servicios de detección y cuidados preventivos importantes,” dice Hal C. Lawrence, vicepresidente ejecutivo y CEO del Congreso Americano de Obstetras y Ginecólogos. “No podemos continuar introduciendo barreras al cuidado de salud de las mujeres. Cuando esto sucede, existe un impacto desproporcionado en aquellas mujeres con poco acceso al sistema de salud o aquellas de bajos recursos. Las diferencias en salud se incrementan cuando deberíamos estar enfocados en reducirlas”.

Las Cortes Federales bloquearon recientemente iniciativas similares de restricción de acceso a cuidados de salud por parte de centros de salud de Planned Parenthood en los Estados de Louisiana, Arkansas, Alabama y Utah. En la demanda presentada hoy, Planned Parenthood argumenta que los esfuerzos del Estado de Texas de revocar el acuerdo de provisión están en violación de la ley federal porque evita que los pacientes cubiertos por Medicaid elijan el proveedor de salud de elección para sus cuidados de salud. Las Cortes y el Centro para Medicaid, CHIP e Inspección y Certificación (CMCS en inglés) han dejado en claro que la ley federal prohíbe a los Estados interferir en el acceso de los beneficiarios de Medicaid al proveedor calificado de su elección. Hasta la fecha, dos Cortes de Apelaciones Federales, del Séptimo y Noveno Circuitos, están en concordancia. Ambas Cortes han bloqueado leyes que buscaban excluir a proveedores de abortos de Medicaid, sancionadas en Indiana y Arizona. La Corte Suprema ha declinado la revisión de ambos fallos. CMCS deja asentado claramente el tema en un memo de información fechado junio del 2011: “Los Estados, sin embargo, no tienen permitido excluir proveedores del programa basados únicamente en la variedad de servicios médicos que ofrecen”.

Ya hemos visto las trágicas consecuencias que esto acarrea para las mujeres y hombres de Texas cuando los políticos bloquean el acceso a cuidados de salud en Planned Parenthood- decenas de miles están actualmente sin cobertura. A pesar de los falsos reclamos llevados a cabo por los políticos en todo el país, otros proveedores simplemente no pueden absorber los pacientes de Planned Parenthood. En enero, la Comisión de Salud y Servicios Humanos del Estado de Texas publicó un reporte sombrío revelando que hubo 30.000 mujeres menos que recibieron cuidados de salud a través del Programa de Salud para la Mujer de Texas (WHP en inglés) en el 2013 que en el 2011, justo después de que el Estado se haya hecho cargo del programa para prohibir a Planned Parenthood. El Dallas Morning News reportó que “las áreas con la caída más amplia en número de mujeres atendidas por el WHP fueron aquellas donde las clínicas de Planned Parenthood fueron cerradas”. Un estudio publicado en el  American Journal of Public Healthencontró que el programa de planificación familiar estatal atendió a un 54% menos de pacientes como resultado de los recortes de presupuesto del 2011 y los esquemas de financiación escalonados que bloquearon acceso a cuidados de salud de Planned Parenthood. En una investigación reciente, más de la mitad de mujeres de Texas reportaron encontrar por lo menos un impedimento al acceso de cuidados de salud reproductiva, incluyendo exámenes de detección temprana de cáncer o servicios de planificación familiar.

Las organizaciones afiliadas a Planned Parenthood en Texas cuidan a más de 100.000 pacientes en cerca de 40 centros de salud en todo el Estado. Casi la mitad de los centros de salud de Planned Parenthood en Texas se encuentran en comunidades de pacientes con poco acceso a cuidados de salud. Los pacientes que están bajo la mira de los ataques políticos del Estado de Texas se enfrentan a una multiplicidad extraordinaria de obstáculos para acceder a recursos y servicios de salud. Por ejemplo, una mujer con hijos califica para Medicaid solo si su ingreso está por debajo del 15% del nivel federal de pobreza, lo cual equivale a un ingreso anual de $3.013,50 para una familia de tres personas. En el 2014, las organizaciones afiliadas a Planned Parenthood  brindaron miles de exámenes de ETS e ITS a través de Medicaid. El Estado de Texas mantiene en la actualidad una de las tasas más altas de ETS del país; tercera en sífilis congénita, décima en clamidia, décimo segunda en gonorrea, y décimo tercera en sífilis primaria y secundaria.

### 

Planned Parenthood es el proveedor líder a nivel nacional y defensor de cuidados de salud de alta calidad y asequibles para toda mujer, hombre y joven, así como el proveedor de educación sexual más grande del país. Planned Parenthood, con cerca de 700 centros de salud en todo el territorio, llega a todos los pacientes con cuidado y compasión, con respeto y sin prejuicios. Planned Parenthood, a través de sus centros de salud, programas escolares y comunitarios, y recursos en la red, se mantiene como una fuente segura de información de salud confiable, la cual permite a las personas tomar decisiones más informadas sobre su salud. Nos dedicamos a esto porque creemos firmemente en ayudar a las personas a llevar vidas más saludables.

###

Planned Parenthood is the nation’s leading provider and advocate of high-quality, affordable health care for women, men, and young people, as well as the nation’s largest provider of sex education. With approximately 700 health centers across the country, Planned Parenthood organizations serve all patients with care and compassion, with respect and without judgment. Through health centers, programs in schools and communities, and online resources, Planned Parenthood is a trusted source of reliable health information that allows people to make informed health decisions. We do all this because we care passionately about helping people lead healthier lives.

Source

Planned Parenthood Federation of America

Contact

Planned Parenthood Federation of America media office: 212-261-4433

Published

November 23, 2015