Ir a Contenidos Ir a Navegar Ir a Navegar Ir a Búsqueda de Sitio Página Principal

Lo sucedido en Texas es una moraleja para los estados que deseen atacar la atención que ofrece Planned Parenthood


Washington, D.C.  Una nueva investigación publicada en el New England Journal of Medicine del Proyecto de evaluación de políticas de Texas (Texas Policy Evaluation Project, TxPEP) reveló las consecuencias devastadoras que enfrentan las mujeres cuando los políticos bloquean el acceso a la atención que ofrece Planned Parenthood. Luego de que el estado de Texas bloqueara el acceso de los pacientes a la atención que ofrece Planned Parenthood a través del Programa para la Salud de la Mujer en 2013, la acción llevó a que las mujeres redujeran en un 35% el uso de los métodos anticonceptivos más eficaces. Asimismo, luego de que se prohibiera la participación de Planned Parenthood en el programa, hubo un aumento considerable del 27% de nacimientos en las mujeres que previamente usaban anticonceptivos inyectables, suba que los investigadores atribuyen a la prohibición.

Aunque el estudio no brinda información demográfica detallada de estos datos estadísticos, Texas es un estado con una numerosa población latina y donde Planned Parenthood es no solo uno de los proveedores de atención médica preferidos por los latinos, sino que con frecuencia es también el único al que pueden recurrir. Solo en el estado de Texas, los latinos representan el 30% de los pacientes de Planned Parenthood.

En un estudio complementario, los investigadores hallaron que las mujeres notificaban tener dificultades para fijar citas y poder pagar la atención médica. Estas consecuencias son aún más devastadores para las mujeres de bajos ingresos y las mujeres que viven en áreas rurales. Escribieron lo siguiente: "Los estados que consideran tomar medidas similares deberían entender estos resultados como una advertencia; los hallazgos contradicen la afirmación de que Planned Parenthood puede ser eliminada de un programa estatal con pocas o ninguna consecuencia".

Las mujeres pobres en Estados Unidos presentan una probabilidad cuatro veces mayor de tener embarazos no planificados que las mujeres con mayores recursos, debido en gran parte a la falta de acceso a anticonceptivos y otro tipo de atención de la salud reproductiva, este grupo incluye las latinas. Las latinas continúan enfrentándose a obstáculos para poder acceder a anticonceptivos de bajo precio y, como consecuencia, tienen embarazos no planeados el doble de veces que las mujeres de raza blanca. Tal como lo señalara el Instituto Nacional de Latinas para la Salud Reproductiva (National Latina Institute for Reproductive Health, NLIRH) muchas latinas no tienen acceso a proveedores que hablen en su idioma materno y que puedan brindar atención para la salud reproductiva que tenga en cuenta sus costumbres culturales.

Las autoridades de Texas, Florida, Luisiana, Ohio y otros estados están amenazando con seguir los mismos pasos de Texas. Los políticos han afirmado que otros proveedores pueden cubrir las necesidades de atención sin Planned Parenthood. Desafortunadamente para las mujeres en Texas, no ha sucedido así. En Ohio, donde se disponen a enviar al gobernador Kasich un proyecto de ley de "desfinanciación" el 9 de febrero, los políticos han afirmado que los pacientes de Planned Parenthood pueden ir a los bancos de comida para hacerse pruebas de ETS y del VIH. El Departamento de Salud de Utah le indicó al gobernador Herbert que bloquear la atención que ofrece Planned Parenthood es una “mala idea” que pone en riesgo la salud de las personas, que 4,400 hombres y mujeres dejarían de recibir pruebas de detección de ETS y que 3,725 personas con clamidia o gonorrea y sus respectivas parejas no recibirían tratamiento. En Luisiana, el estado llegó al punto de afirmar que dentistas, ortopedas y audiólogos tienen la capacidad de atender a los más de 5,200 pacientes que Planned Parenthood sirve a través de Medicaid. En Florida, los políticos dirigen sus acciones a atacar los exámenes de detección de cáncer, los anticonceptivos y las pruebas y los tratamientos de las ETS que se realizan en los centros de salud de Planned Parenthood.

Declaraciones de Cecile Richards, presidenta de Planned Parenthood Federation of America:

"Esta nueva investigación muestra las devastadoras consecuencias que tienen para las mujeres los bloqueos de los políticos al acceso de la atención que ofrece Planned Parenthood. Los políticos han afirmado un sinnúmero de ocasiones que nuestros pacientes pueden simplemente cambiar de prestador de servicios médicos, pero desafortunadamente ese no es el caso. En realidad, las mujeres quedan sin ningún lugar a donde recurrir. Rápidamente, Texas se ha convertido en una historia con moraleja para los políticos de Ohio Utah y otros estados que dirigen sus ataques en contra de Planned Parenthood".

Los resultados de este estudio están disponibles al mismo tiempo que los políticos de todo el país arriesgan las vidas de los ciudadanos con mentiras obvias, aun cuando las acusaciones en contra de Planned Parenthood continúan desvaneciéndose. Tan solo una semana atrás, un gran jurado de Houston acusó a David Daleiden, el fundador que se autoproclamara líder del grupo antiabortista Center for Medical Progress, de cargos penales, incluido un delito mayor. Además del gran jurado del condado de Harris, las autoridades de doce estados han finalizado las investigaciones acerca de las acusaciones de que Planned Parenthood obtuvo ganancias económicas a partir de las donaciones de tejido fetal, en cada uno de los casos se ha eximido a Planned Parenthood de haber cometido un delito. Las autoridades de otros ocho estados ni siquiera iniciaron investigaciones basándose en la ausencia de cualquier tipo de evidencia que indique delito alguno.

###

Planned Parenthood is the nation’s leading provider and advocate of high-quality, affordable health care for women, men, and young people, as well as the nation’s largest provider of sex education. With over 650 health centers across the country, Planned Parenthood organizations serve all patients with care and compassion, with respect and without judgment. Through health centers, programs in schools and communities, and online resources, Planned Parenthood is a trusted source of reliable health information that allows people to make informed health decisions. We do all this because we care passionately about helping people lead healthier lives.

Source

Planned Parenthood Federation of America

Contact

Planned Parenthood Federation of America media office: 212-261-4433

Published

February 08, 2016