Ir a Contenido Ir a Navegación Ir a Navegación Ir a Búsqueda del sitio Página de inicio

El conjunto de proyectos de ley de asignaciones de la Cámara de Representantes pondría fin colectivamente a todas las prohibiciones de cobertura del aborto en las asignaciones

WASHINGTON — La Cámara de Representantes de los Estados Unidos ha aprobado el proyecto de ley de gastos del Estado, Operaciones extranjeras y Programas relacionados (SFOP por sus siglas en inglés) para el año fiscal 2022, una legislación que supondrá un progreso histórico para la salud sexual y reproductiva en todo el mundo. El proyecto de ley, liderado por la presidenta del subcomité de SFOP y defensora de la salud reproductiva, la Rep. Barbara Lee (D-CA-13), derogaría permanentemente la ley mordaza global, eliminaría las restricciones de la enmienda Helms y realizaría inversiones críticas en planificación familiar y salud reproductiva en todo el mundo.

Durante el debate en la Cámara, algunos representantes se concentraron en reducir el acceso a cuidados de salud proponiendo enmiendas para reducir el financiamiento al Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA)  para programas de planificación familiar y salud reproductiva. Estos esfuerzos fueron derrotados por los defensores de los cuidados de salud de la Cámara de Representantes.

Este proyecto de ley de gastos forma parte del conjunto de proyectos de ley de asignaciones de la Cámara de Representantes que pondrían fin a todas las prohibiciones de cobertura del aborto en las asignaciones, incluida la enmienda Hyde, la prohibición para las personas encarceladas en prisiones federales y la prohibición para los voluntarios del Cuerpo de Paz.

Declaración de Alexis McGill Johnson, presidenta y CEO de Planned Parenthood Federation of America: 

“Durante demasiado tiempo, nuestra nación ha aplicado políticas neocolonialistas, como la ley mordaza global, que impiden que personas de todo el mundo reciban los cuidados de la salud que necesitan. Se merecen algo mejor de nosotros, y este proyecto de ley es un paso importante para convertirse en un verdadero socio de la comunidad de cuidados de la salud mundial. Agradecemos a la Rep. Barbara Lee y otros defensores de la salud sexual y reproductiva en la Cámara de Representantes por su trabajo para garantizar que todas las personas puedan acceder a los cuidados que necesitan para tomar el control total de sus cuerpos y sus vidas. La legislación es necesaria desde hace mucho tiempo, e instamos a su rápida aprobación en el Senado”.

La ley mordaza global prohíbe a las organizaciones no gubernamentales de otros países recibir cualquier tipo de ayuda sanitaria global de Estados Unidos si proporcionan, remiten, asesoran o defienden el aborto legal en su país, incluso si estas actividades se financian únicamente con fondos no estadounidenses. Estudio tras estudio se ha demostrado que la ley mordaza global neocolonialista devasta el acceso al cuidado de la salud en personas de todo el mundo, especialmente aquellas que ya se enfrentan a barreras sistémicas para recibirla. 

Esta ley mordaza global fue impuesta originalmente por la administración Reagan, y ha sido anulada y restaurada con cada cambio de partido en la Casa Blanca. Después de que el presidente Trump impusiera nuevamente y ampliara radicalmente esta política, extendiendo su daño y devastación a aún más mujeres y comunidades, el presidente Biden la anuló el pasado  28 de enero. Las comunidades marginadas, como las mujeres y las niñas, las personas jóvenes y las personas LGBTQ+, han sido las más perjudicadas por las devastadoras limitaciones de los servicios como consecuencia de la ley mordaza mundial. Trágicamente, este daño no cesa del todo incluso cuando la política no está en vigor. La amenaza inminente de su regreso socava el progreso sostenible de la salud mundial y la igualdad de género, lo que refuerza la necesidad de acabar con esta política de una vez por todas. El mes pasado, una coalición de más de 200 organizaciones internacionales de la sociedad civil emitió una declaración conjunta en la que pedía esta acción permanente.

Durante casi 50 años, la enmienda Helms ha creado barreras perjudiciales para el aborto seguro y legal de millones de personas en todo el mundo. Esta política pone en peligro vidas, estigmatiza el aborto y socava el avance de la salud, los derechos humanos y la igualdad de género. La enmienda Helms restringe la capacidad de las personas de tomar sus propias decisiones médicas personales, y niega el acceso a un cuidado integral de la salud reproductiva. Las mujeres y las personas jóvenes de los países de bajos ingresos se ven afectadas de forma desproporcionada y pierden el acceso a un cuidado crucial que podría salvar vidas y mejorar comunidades. 

Además de avanzar hacia un progreso histórico para poner fin a la ley mordaza global y a la enmienda Helms, este proyecto de ley también realizaría inversiones críticas en programas internacionales de planificación familiar. Esto incluye casi duplicar las contribuciones de Estados Unidos al Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) hasta $70 millones, y aumentar la financiación de la planificación familiar bilateral hasta $760 millones. Tras más de una década de financiación estancada, estas inversiones ayudarían a satisfacer la necesidad insatisfecha de anticonceptivos de 218 millones de mujeres en países de ingresos bajos y medios. 

Planned Parenthood Federation of America y Planned Parenthood Global agradecen a los defensores de la Cámara de Representantes por su labor fundamental para eliminar las barreras que impiden el acceso al aborto legal y seguro y a otros cuidados de la salud esenciales. Las organizaciones están deseosas de trabajar con el Senado para enviar un proyecto de ley de SFOP que derogue permanentemente la ley mordaza global, junto con el conjunto de proyectos de ley de asignaciones que pongan fin a todas las prohibiciones de cobertura del aborto, al escritorio del presidente Biden.

###

Planned Parenthood es el proveedor y defensor líder del país de cuidado de la salud asequible de alta calidad para todas las personas, como también el mayor proveedor del país de educación sexual. Con más de 600 centros de salud en todo el país, las organizaciones de Planned Parenthood atienden a todos los pacientes con cuidado, compasión, respeto y sin juzgarlos, esforzándose por crear un acceso equitativo a los cuidados de la salud. A través de centros de salud, programas en escuelas y comunidades y recursos en línea, Planned Parenthood es una fuente confiable de educación e información que les permite a las personas tomar decisiones de salud informadas. Hacemos todo esto porque nos preocupamos de manera apasionada de ayudar a las personas a llevar vidas más saludables. Planned Parenthood Federation of America (PPFA) es una organización benéfica 501(c)(3) que apoya a las filiales de Planned Parenthood constituidas de forma independiente, que gestionan centros de salud en todo Estados Unidos.

Durante 50 años, Planned Parenthood Federation of America ha apoyado el acceso a la salud sexual y reproductiva y ha defendido los derechos reproductivos en todo el mundo a través de nuestro brazo internacional, Planned Parenthood Global. En asociación con más de 100 organizaciones en 12 países seleccionados de África y América Latina, promovemos la salud y los derechos de los jóvenes, las mujeres y las familias, con énfasis en las personas en situación de mayor vulnerabilidad y marginación . El año pasado, nuestros socios llegaron a más de un millón de personas con información y servicios de salud sexual y reproductiva proporcionados por nuestros socios. Nuestro modelo de sostenibilidad único nos distingue, ya que empoderamos a los socios para que sigan adelante cuando nosotros ya no  estemos. Ayudamos a las organizaciones de base a desarrollar programas sólidos de salud reproductiva, identificar otras fuentes de financiamiento, desarrollar sus habilidades de comunicación y defensoría, y crear planes estratégicos.