Ir a Contenidos Ir a Navegar Ir a Navegar Ir a Búsqueda de Sitio Página Principal

Washington, DC — Ayer el senado rechazó la H.R. 36 — un proyecto de ley que hubiera prohibido todos los abortos a las 20 semanas después de la fertilización con excepciones extremadamente limitadas — bloqueando el proyecto de ley por una votación de 54-42.

Esta prohibición extrema es profundamente impopular con el público estadounidenses, por lo que el proyecto de ley fue bloqueado con dos republicanos uniéndose a sus colegas demócratas para rechazarlo Collins (R-ME) y el Sen. Mark Kirk (R-IL).

Este proyecto de ley extremista incluye lo que podría constituir obstáculos imposibles para las mujeres que son sobrevivientes de agresiones sexuales y buscan un aborto seguro y legal — necesitando potencialmente dos citas médicas innecesarias por separado con dos proveedores diferentes durante un período de 48 horas. El proyecto de ley además niega una excepción a los sobrevivientes de incesto de más de 18 años de edad y continúa requiriendo que una mujer menor de 18 años informe a los cuerpos policiacos o a una agencia de gobierno, antes de poder recibir un aborto seguro y legal.

Declaración de Dawn Laguens, Vicepresidenta Ejecutiva de Planned Parenthood Federation of America:
“Le aplaudimos a los campeones en el senado quienes defendieron a las mujeres. Este proyecto de ley era cruel, y habría obligado a las mujeres a pasar por situaciones inimaginables en aras de la política. Es por esta razón que era profundamente impopular con el público estadounidense, y la razón por la cual el senado, con toda razón, la rechazó.
“Ya es tiempo de que el Congreso ponga fin a estos ataques sin precedentes en contra de la salud de las mujeres. No es lo que el público quiere, y está poniendo en riesgo la vida de las mujeres.”

Ayer, Planned Parenthood público un video, “April’s Story: One Woman’s Experience of Having An Abortion at 21 Weeks,” (“La Historia de April: La Experiencia de una Mujer Teniendo un Aborto a las 21 semanas”) que comparte la historia de una mujer llamada April Salazar, quien, cuando tenía 18 semanas de embarazo, se dio cuenta junto con su esposo que su bebé tenia displasia esquelética letal – lo que significaba que él bebé nunca podría respirar por sí mismo. Pero si llevaba el embarazo a término y el bebé nacía vivo, hubiese fallecido poco después por asfixia. April tenía la esperanza de que las noticias no fuesen ciertas, así que solicitó más pruebas para confirmar el diagnóstico, lo que tomó dos semanas. A las 21 semanas, ella tuvo un aborto. April comparte su historia porque ha visto que puede cambiar opiniones. Muchas de las personas que ella conoce personalmente quienes anteriormente estaban en contra del aborto, le dijeron que ellos hubiesen hecho lo mismo que ella.

Vea el video aquí:  https://www.youtube.com/watch?v=pmZKA1bWVXM&feature=youtu.be

Los abortos cuando el embarazo ya se encuentra más adelantado son inusuales – cerca del 99 por ciento de los abortos en los EE.UU. ocurren antes de las 21 semanas – y a menudo ocurren bajo circunstancias complejas. Porque estas leyes impiden a los doctores el proporcionar a sus pacientes el mejor cuidado de salud posible, las principales organizaciones médicas (como Physicians for Reproductive Health y American Congress of Obstetricians and Gynecologists) los condenan — al igual que los estadounidenses: Cuando los estadounidenses entienden el impacto en el mundo real de esta prohibición extrema, un sólido 60 por ciento de los votantes se oponen a ella, y una gran mayoría de votantes — republicanos (62 por ciento), demócratas (78 por ciento), e independientes (71 por ciento) — dicen que este es el tema equivocado para que el Congreso y sus legisladores estatales estén utilizando su tiempo.

GUION:
April Salazar:

Mi esposo y yo acabamos de celebrar nuestro séptimo aniversario de bodas y la gente todavía nos dice que parecemos recién casados. Y para mí, tener un hijo con él se sentía como si fuera a ser una extensión de lo que sentimos el uno por el otro.

Realmente pensé que era algo que pasaría rápida y fácilmente, pero después de un año y medio, era claro que íbamos a necesitar ayuda, así que visité a un doctor de fertilidad. Para el octavo intento, yo estaba convencida de que iba a obtener otro resultado negativo en la prueba de embarazo, y recibí una llamada de la enfermera de la clínica de fertilidad y me dijo: “te tengo noticias.” Y esperaba que ella fuera a decirme que no otra vez. Y me dijo, “Estas embarazada.”

Como a las 12 semanas descubrí que estaba esperando un niño y que había salido negativo en la mayoría de los defectos de nacimiento más comunes. Hicimos el escaneo anatómico de las 18 semanas en la oficina de un especialista. El doctor nos dijo que nuestro bebé tenía displasia esquelética, lo que significaba que su torso era muy estrecho y su caja torácica era también muy estrecha, tan estrecha que sus pulmones no se iban a poder desarrollar. Y por lo mismo que sus pulmones no se iban a poder desarrollar correctamente, nunca iba a poder respirar por sí mismo.

Si yo llevaba el embarazo a término sin ninguna intervención médica, él se sofocaría probablemente en unos pocos minutos. Con una intervención médica extrema incluyendo un ventilador y un tubo de alimentación podría vivir varios días. Hicimos el segundo escaneo anatómico dos semanas después, cuando tenía 20 semanas de embarazo, y desafortunadamente nos confirmaron el diagnóstico de displasia esquelética letal. Aunque yo me he identificado como pro-opción desde muy temprana edad, nunca pensé que yo tendría un aborto. Tenía ciertos estereotipos negativos sobre la gente que los había tenido y por eso pienso que es importante que compartamos nuestras historia porque entendemos los matices que conllevan esta toma de decisiones. Si me hubieran obligado a llevar mi embarazo a término, mi vida sería muy diferente hoy en día. No puedo imaginar el haber dado a luz y ver sufrir a mi hijo. No puedo imaginar cargarlo y verlo mientras toma su último aliento, y sabiendo que eso sería doloroso para él.

Tampoco me puedo imaginar un mundo sin mi hija. Es absolutamente hermosa, es un rayo de sol y es probablemente lo mejor que me ha pasado en mi vida después de conocer a mi esposo. Quiero que mi hija viva en un mundo en donde ella pueda tomar sus propias decisiones reproductivas. Ya sea sobre el acceso al control de natalidad, píldora del día después, aborto o simplemente tener la posibilidad de ver a un ginecólogo de manera regular y estar al tanto de su propia salud sexual. Estar a cargo de la salud reproductiva de una misma, significa que una puede controlar su destino y eso es muy importante para mí. Quiero que crezca sabiendo que el cielo es el límite.

 

###

Planned Parenthood is the nation’s leading provider and advocate of high-quality, affordable health care for women, men, and young people, as well as the nation’s largest provider of sex education. With approximately 700 health centers across the country, Planned Parenthood organizations serve all patients with care and compassion, with respect and without judgment. Through health centers, programs in schools and communities, and online resources, Planned Parenthood is a trusted source of reliable health information that allows people to make informed health decisions. We do all this because we care passionately about helping people lead healthier lives.

Source

Planned Parenthood Federation of America

Contact

Planned Parenthood Federation of America media office: 212-261-4433

Published

September 23, 2015

Updated

October 23, 2015