Ir a Contenido Ir a Navegación Ir a Navegación Ir a Búsqueda del sitio Página de inicio

Alguien nos preguntó: ¿Es posible tener sexo anal y vaginal a la vez con mi pareja, sin nada de qué preocuparme? Si tengo hemorroides, ¿es seguro tener sexo anal? ¿Es peligroso tener sexo anal para el intestino? Y, ¿dos hombres sanos pueden tener sexo anal sin condón, con eyaculación interna sin riesgo de alguna ITS?

Hemos estado recibiendo estas y otras preguntas sobre el sexo anal, así que decidimos responderlas en este blog pues algo tienen en común. 

Como hemos venido hablado en otros blogs, este es un tema sobre el que sigue existiendo mucho tabú y por lo mismo muchas preguntas. Y aunque muchas personas practican y disfrutan el sexo anal, por lo general de esto no se habla abiertamente. Y no, no es exclusivo de las personas gay o de las personas con pene, sin importar su orientación sexual.

Así que partamos del fact de que a muchas personas de todos los géneros y orientaciones sexuales les gusta el sexo anal.

Creo que una parte del asunto viene de tanto tabú, estigma y vergüenza alrededor del sexo y el placer sexual, a pesar de que son una parte esencial, saludable y deseable de la vida. 

Entonces y para comenzar a responder: 

1. ¿Está bien que me guste el sexo anal? 

Está completamente bien que te guste el sexo anal.  Es totalmente normal que te guste más que otros tipos de sexo y que no quieras hacer otras cosas. Pero hay una condición, y es que siempre cuentes con el consentimiento de tus parejas sexuales para hacerlo. El sexo siempre se trata de que todas las personas que participen lo quieran hacer, se sientan bien y lo disfruten. That’s the bottom line.

Por otro lado, hay personas a quienes definitivamente no les gusta o para quienes está en contra de sus principios o creencias, y eso también está bien. Sin importar la razón, lo importante es que si sucede o no, sea porque tú lo quieres y decides, y que te sientas bien haciéndolo. No tienes que hacer nada que no quieras, que vaya en contra de tus creencias ni que nadie te presione. Y tampoco debes hacerlo para disfrutar del sexo al 100% o para no "perderte de algo". Eres libre de decidir qué te gusta y qué no.  

2. Me duele mucho pero mi pareja quiere tener sexo anal, ¿qué puedo hacer?

Aquí lo importante es saber qué quieres tú. Si te interesa explorar el sexo anal con tu pareja pero el problema es que te duele, hay varias cosas que pueden hacer para ayudar a que sea más placentero. En este blog puedes encontrar algunos tips. Y en este más información sobre el sexo anal. Para darte un adelanto, lubricante e ir despacio son la fórmula de oro para evitar el dolor. También puedes ensayar con juguetes sexuales e ir “gradualmente”. Ahora, si definitivamente no te gusta el sexo anal o no te interesa explorarlo con tu pareja, quizá es bueno que lo hablen. Si te da miedo hablarlo o tus preferencias no son respetadas, esto puede ser una señal de que tu relación no es sana y en ese caso, puede ser bueno buscar ayuda. 

3. ¿Es posible tener sexo anal y vaginal a la vez con mi pareja, sin nada de qué preocuparme?

Combinar el sexo anal y vaginal puede tener riesgos de infección, así que como regla general usa condón y asegúrate de cambiarlo SIEMPRE cuando pases del ano a la vagina. Si decides no usar condón, limpia bien el pene o juguete sexual antes de hacer el cambio de vagina a ano, o viceversa. La caca tiene muchas bacterias que pueden causar infecciones vaginales serias. Entonces, combinar está bien siempre que seas súper cuidadosx de no mezclar una cosa con la otra, never. 

4. ¿Es peligroso tener sexo anal para el intestino?

El sexo anal es seguro y saludable pero, como cualquier tipo de sexo, tiene algunos riesgos. Sin embargo, la clave es tener buena información y los cuidados necesarios. Algo muy  importante a tener en cuenta es que el sexo anal tiene más riesgos de transmitir infecciones de transmisión sexual (ITS) que otros tipos de sexo, por eso, es súper recomendable usar condón.

Ahora, tu intestino: existe un riesgo muy pequeño de incontinencia y prolapso después de mucho tiempo, a lo largo de la vida. Prolapso es es cuando los músculos de la pelvis se debilitan haciendo que algunos órganos se deslicen. Sin embargo, este riesgo también existe con el sexo vaginal. Puedes leer más aquí. Por otro lado, como el ano y recto no producen lubricación (como la vagina), el sexo anal puede causar microdesgarros y esto puede causar molestias e infecciones. Para esto asegúrate de usar mucho lubricante y condón. Conclusión: por lo general y mientras sigas algunas recomendaciones, el sexo anal no causa daño a largo plazo ni es peligroso para tu intestino. 

5. Si tengo hemorroides, ¿es seguro tener sexo anal?

En general, el sexo anal no causa hemorroides pero si ya las tienes puede empeorarlas. Así que es mejor que consultes con un profesional de salud para que te recomiende qué hacer según tu caso. 

6. ¿Dos hombres sanos pueden tener sexo anal sin condón, con eyaculación interna sin riesgo de alguna ITS?

Pueden existir riesgos por varias razones: hay muchas ITS que no tienen síntomas o que se tardan en aparecer. Por eso, es muy difícil saber si alguien tiene o no una ITS a menos que se haga exámenes regularmente y se asegure de no exponerse de ninguna manera. También, hay algunas ITS que se pueden contagiar de otras maneras diferentes al sexo como el VIH y la hepatitis B. Además, el sexo anal tiene más riesgos de transmitir ITS por los microdesgarros que pueden suceder por la falta de lubricación. El bottom line es que no hay ningún tipo de sexo —con otras personas— que sea completamente libre de riesgos. Por eso, es recomendable hacerse exámenes regularmente (si es con tu pareja mejor) y usar condón.

Etiquetas: sexo_anal, sexo_mas_seguro

Explora más

Planned Parenthood se preocupa por la privacidad de tus datos. Nosotros y nuestros socios externos usamos cookies, así como otras herramientas para recolectar, almacenar, monitorear y analizar información sobre tu interacción con nuestro sitio web para mejorar el rendimiento, analizar cómo usas nuestros sitios web y ayudar en nuestros esfuerzos de marketing. Puedes rechazar el uso de estas cookies y otras herramientas en cualquier momento visitando Configuración de cookies. Al hacer clic en 'Permitir todas las cookies', aceptas que recopilemos y usemos esos datos, y también aceptas nuestras Condiciones de uso. Si deseas más información, consulta nuestro Aviso de privacidad.

Configuración de cookies

Planned Parenthood se preocupa por la privacidad de tus datos. Nosotros y nuestros socios externos usamos cookies, así como píxeles y otras tecnologías de rastreo para recopilar, almacenar, supervisar y procesar cierta información sobre ti cuando accedes y usas nuestros servicios, lees nuestros correos electrónicos o tienes cualquier otro tipo de interacción con nosotros. La información recopilada puede estar relacionada contigo, con tus preferencias o con tu dispositivo. Usamos esa información para hacer que el sitio web funcione, analizar el rendimiento y el tráfico en nuestro sitio web, para ofrecer una experiencia web más personalizada y ayudar en nuestros esfuerzos de marketing. También compartimos información con nuestros socios de redes sociales, publicidad y análisis. Puedes cambiar la configuración predeterminada según tus preferencias. No puedes rechazar nuestras cookies necesarias, ya que se usan para garantizar que nuestro sitio web funcione correctamente (por ejemplo, para mostrar el banner de cookies y recordar tu configuración). Si deseas más información, consulta nuestro Aviso de privacidad.

Marketing

Aceptar

Usamos publicidad en línea para promover nuestra misión y ayudar a las personas a encontrar nuestros servicios. Los píxeles de marketing nos ayudan a medir el éxito de nuestras campañas.

Desempeño

Aceptar

Usamos datos cualitativos para conocer tu experiencia de usuario y mejorar nuestros productos y servicios.