Ir a Contenido Ir a Navegación Ir a Navegación Ir a Búsqueda del sitio Página de inicio

El 12 de febrero es el Día de la Salud Sexual y Reproductiva, y para nuestro blog  -Sexo-sin-vergüenza-, ¡es casi como si fuera nuestro cumpleaños! No hay piñata ni cake, pero si es un día súper importante.  

A pesar de que la salud sexual y reproductiva es una parte esencial del bienestar de las personas, familias y comunidades, aún hoy existen muchísimos tabúes en nuestra cultura latina en torno al tema de la sexualidad (y la educación sexual). 

Aunque cada país y cultura tiene sus propias creencias, hay algunas que compartimos como latinxs. En muchos lugares y familias, el sexo es un tema del cual no se habla y que es visto como un “pecado”, algo vergonzoso, prohíbido o que debe permanecer oculto. 

Esto es como tratar de tapar el sol con un dedo. Si no fuera por el sexo simplemente no existiríamos. Es que hasta los abejorros tienen sexo, ¡en serio! Más allá de cómo decidas vivirla, la sexualidad es una parte esencial de la vida, salud y bienestar de las personas, familias, comunidades y de la sociedad. 

Tu salud sexual tiene mucho que ver con la relación que tienes contigo mismx y con otras personas, tu familia, amigxs y en general, la comunidad donde vives. También con las creencias y “normas” de tu cultura, como por ejemplo, las formas de entender la identidad de género y la orientación sexual, o la “virginidad”, de si vives situaciones de abuso, discriminación (por tu género, orientación sexual, etc.) y de qué tan fácilmente puedas acceder a educación, información, servicios de salud, entre otras cosas. 

No se como es o fue para ti, pero en la cultura latina, es común que la gente se entere de cómo funciona el sexo, el embarazo, las infecciones de transmisión sexual (ITS), el aborto, las relaciones abusivas, la homofobia, etc., por sus amigxs, algúnx familiar confidente, en internet (Google, Youtube, Instagram, Tik Tok) o just because

Todas estas opciones están bien, pero a veces pueden ser problemáticas porque muchas veces las personas no logran acceder a información precisa y correcta que les ayude a tomar decisiones sobre su salud sexual, ni a recursos que les permitan obtener los servicios que necesitan a tiempo. 

Por increíble que suene, incluso hoy la educación sexual no es obligatoria en todas las escuelas, colegios y universidades de Estados Unidos. Hay estados donde simplemente se deja en manos de padres, madres y cuidadorxs. 

Además, muchas veces los tabúes y creencias dificultan la educación sexual desde temprana edad. Por ejemplo, muchas personas creen que entre menos información tengan lxs jóvenes, menos sexo tendrán. Pero, ¡oh sorpresa! Resulta que, aunque las cifras han bajado, en los Estados Unidos las comunidades latinas tienen tasas más altas de embarazo adolescente que otros grupos. 

Algo similar ocurre con las infecciones de transmisión sexual (ITS), alrededor de las cuales hay tabús, vergüenza y señalamiento. Culturalmente se tiende a verlas como algo “sucio”, vergonzoso, que “mancha tu honra” porque “quién sabe con quién te metiste” (o con cuantxs). En general no es algo de lo que se hable abiertamente. De nuevo, los datos muestran que en las comunidades latinas hay tasas relativamente más altas de ITS, VIH y cáncer de cuello uterino. Este último está muy relacionado con el papiloma humano, una ITS prevenible y tratable que, si no se trata a tiempo, puede causar cáncer.

Sin embargo, es muy importante aclarar que el problema no es solo de tabúes y creencias. A esto se suman las barreras socio-económicas (costos, falta de seguro médico, estatus migratorio, lenguaje, falta de información, etc.) que enfrentan las personas latinas para acceder tanto a educación sexual integral como a servicios de salud sexual esenciales. 

Esta suma de tabúes/creencias + barreras de acceso, hace que las comunidades latinas enfrenten retos particulares para garantizar su bienestar en términos de salud sexual.

Sin embargo, hay mucho que se puede hacer. Por ejemplo:

  • Asegurar el acceso a educación sexual integral, lo que ayuda enormemente a contrarrestar los tabús con información correcta y sin juicios, y a que las personas puedan tomar sus propias decisiones sobre su salud sexual y reproductiva. 

  • Cultivar una comunicación (y educación) abierta sobre el sexo en las familias, que enseñe a lxs jóvenes a ciudarse a sí mismxs y a tomar decisiones informadas sobre su cuerpo.

  • Asegurar el acceso a servicios de salud sexual accesibles y oportunos que garanticen el derecho a la salud de las personas. 

Entonces, ¡manos a la obra!

Etiquetas: Dia-de-la-Salud-Sexual-y-Reproductiva, Sexo-Sin-Verguenza