Go to Content Go to Navigation Go to Navigation Go to Site Search Homepage

09.23.2021 – Hoy, una coalición de proveedores de abortos de Texas —liderador por Whole Woman’s Health— de la mano de fondos de abortos, médicos y otras organización le solicitó una vez más a la Corte Suprema de los Estados Unidos que intervenga en el caso que desafía la prohición del aborto después de las seis semanas en Texas (la ley S.B. 8). 

En un esfuerzo por acelerar el caso, los demandantes están pidiéndole a la Corte Suprema que escuche la moción para desestimar el caso, la cual fue negada en la corte distrital y luego apelada ante la Corte de Apelaciones del Quinto Circuito, donde está pendiente actualmente. Los demandantes le pidieron a la corte que escuche la moción de forma acelerada, sin esperar por decisiones futuras del Quinto Circuito.

S.B. 8 ha estado en vigencia por 23 días y ha eliminado casi por completo el acceso al aborto en Texas. Los demandantes le habían solicitado previamente a la Corte Suprema que bloqueara la ley para entrar en efecto el 1°de septiembre, a lo que la Corte se negó. Centros de salud en estados vecinos han reportado un incremento importante de pacientes que viajan desde Texas desde que la ley entró en vigencia. Por ejemplo, un centro de salud en Oklahoma reportó que dos tercios de las llamadas telefónicas que reciben ahora son de pacientes de Texas.

Es urgente que la Corte Suprema intervenga porque, a pesar del grave daño que la prohibición está causando, la Corte del Quinto Circuito de Apelaciones fijó una agenda que no permitirá que los argumentos de la apelación que allí se encuentra se escuchen antes de diciembre. En una demanda separada que desafía a la S.B. 8 en una corte estatal —presentada por proveedores de Planned Parenthood— el Panel de Litigación Multidistrital de Texas suspendió hoy todos los procedimientos en el juicio. 

En otra demanda federal aparte, el Departamento de Justicia está demandando a Texas y solicitando que la ley sea bloqueada. Para este caso, una audiencia sobre medidas cautelares está agendada para el 1° de octubre en una corte distrital.

Ayer, un proyecto de ley imitador de la S.B. 8 fue presentado en la legislatura de Florida, y legisladores en otros estados han expresado sus intenciones de introducir proyectos de ley semejantes. Mañana, la Cámara de Representantes de los Estados Unidos someterá a voto una ley federal que protegería a las personas de prohibiciones al aborto como la de Texas y como la de Mississippi, cuyo caso tendrá una audiencia ante la Corte Suprema más adelante este año. Dicha ley —la Ley de protección de la salud de las mujeres (the Women’s Health Protection Act en inglés)— es en respuesta a las cientos de leyes estatales que han sido aprobadas en años recientes y que están diseñadas para bloquear el acceso al aborto. 

La S.B. 8 prohíbe el aborto después de las seis semanas de embarazo, antes de que la mayoría de las personas siquiera saben que están embarazadas, y crea un esquema de caza de recompensas que alienta al público en general a demandar a cualquier persona que crea que viola la prohibición. Cualquiera que demande con éxito a un trabajador de un centro de salud, un proveedor de servicios de aborto o cualquier persona que ayude a alguien a acceder a un aborto después de seis semanas será recompensado con al menos $10,000. Se pueden presentar demandas contra una amplia gama de personas que incluyen: una persona que impulsa a su amigo a obtener un aborto; fondos para el aborto que brindan asistencia financiera a los pacientes; personal del centro de salud; e incluso un miembro del clero que ayuda a una paciente de aborto.

Los demandantes están representados por el Center for Reproductive Rights, Planned Parenthood Federation of America, Lawyering Project, American Civil Liberties Union, ACLU of Texas y Morrison & Foerster LLP. Los demandados ​​incluyen a todos los jueces de primera instancia y secretarios de condado de Texas, la Junta Médica de Texas (Texas Medical Board), la Junta de Enfermería de Texas (Texas Board of Nursing), la Junta de Farmacia de Texas (Texas Board of Pharmacy), el fiscal general y el director de Right to Life East Texas, quien ya hizo un llamado abiertamente para que las personas demanden a sus proveedores de servicios de aborto locales bajo la S.B. 8.

Línea de tiempo del caso

  • 19 de mayo: el gobernador de Texas Greg Abbott firmó como ley el proyecto de ley del Senado 8 (S.B. 8) 

  • 13 de julio: los demandantes introducen el caso en la corte federal del distrito

  • 4-5 de agosto: los demandados introducen cuatro mociones de desestimación ante la corte del distrito para terminar con el caso

  • 12 de agosto: el juez de la corte federal de distrito agenda una audiencia de injucción preliminar para el 30 agosto para determinar si bloquea o no la ley antes de que entre en vigor el 1 de septiembre

  • 25 de agosto: el juez de la corte federal de distrito rechazó las mociones de los demandados para desestimar el caso. Los demandados presentaron inmediatamente una notificación de apelación ante el Quinto Circuito, así como una moción para detener los procedimientos en la corte de distrito (que tendría el efecto de cancelar la audiencia preliminar de orden judicial del tribunal de distrito)

  • 27 de agosto: la Corte de Apelaciones del Quinto Circuito emitió una orden que canceló la audiencia preliminar de orden judicial en la corte de distrito y denegó la solicitud de los demandantes de acelerar la apelación de la moción de desestimación de los demandados. Sin acelerar el proceso de apelación, la ley podría estar en vigor durante meses antes de que el Quinto Circuito emita una decisión

  • 29 de agosto: los demandantes solicitaron ayuda de emergencia ante el Quinto Circuito, la cual fue denegada rápidamente

  • 30 de agosto: los demandantes presentaron una solicitud de emergencia ante la Corte Suprema de los Estados Unidos, pidiéndole que bloquee la ley antes de que entre en vigencia

  • 1° de septiembre: la Corte Suprema de los Estados Unidos no respondió a la solicitud de emergencia de los demandantes para bloquear la ley y permitió que entrara en vigencia la prohibición al aborto a las seis semanas en Texas

  •  2 de septiembre: la Corte Suprea de los Estados Unidos negó la solicitud de emergencia de los demandantes para bloquear la ley y permitió que se quedase en vigencia la prohibición al aborto a las seis semanas en Texas. El caso regresó a la Corte de Apelaciones del Quinto Circuito para un informe de la apelación presentada por los demandados sobre la negación de la moción de desestimación presentada ante la corte distrital

  • 10 de septiembre: la Corte del Quinto Circuito emitió una orden explicando su negación a bloquear la ley, y aceleró la solicitud de los demandados para “el siguiente panel de argumentos orales disponible”

  • 22 de septiembre: la Corte del Quinto Circuito emitió una agenda para presentación de informes que no permitirá que el caso se atienda hasta, como muy temprano, diciembre de este año

  • HOY: los demandantes presentaron una petición de recurso de certiorari anterior a juzgado ante la Corte Suprema de los Estados Unidos solicitando que escuche la apelación de los demandados de forma acelerada. De ser otorgado, este caso bifurcará cualquier procedimiento adicional en la Corte del Quinto Circuito

Lee la petición de recurso de certiorari anterior a juzgado aquí..

 Declaraciones de demandantes y litigadores: Amy Hagstrom Miller, presidenta de Whole Woman’s Health and Whole Woman’s Health Alliance: 

“Por 23 días nos hemos visto forzados a negar cuidados esenciales de abortos para la gran mayoría de los pacientes que acuden a nosotros. La mayoría de aquellos que tenemos que rechazar nos han dicho que no tienen cómo salir de Texas para recibir atención médica. No sé qué le ocurre a estos pacientes después de que dejan nuestras clínicas, pero no puedo dejar de pensar en ellos. Obligar a nuestro personal a decirle a los pacientes que no dia tras otro es una crueldad. Este caos debe llegar a un fin, y por eso es que estamos regresando a la Corte Suprema hoy”.  

Nancy Northup, presidenta and de Center for Reproductive Rights:  

“Le estamos pidiendo a la Corte Suprema que expida esta apelación porque el Quinto Circuito no ha hecho nada para cambiar las terribles circunstancias en Texas. Necesitamos que este caso se mueva lo más rápido posible. En este momento, los pacientes están viéndose obligados a viajar cientos de millas en el medio de una pandemia para acceder a abortos. Pero muchas personas no pueden costear esto. Estamos haciendo todo lo que podemos para bloquear esta ley y restaurar el acceso al aborto en Texas”.

Alexis McGill Johnson, presidenta de Planned Parenthood Federation of America: 

“Los call centers de Planned Parenthood se han convertido en líneas de atención de crisis y el personal de los centros de salud se han convertido en consejeros de crisis. Por tres semanas, las personas en Texas han estado sin acceso a un cuidado de salud básico que es un derecho constitucional —obligados a salir del estado para recibir atención médica o continuar embarazos en contra de sus voluntades. Con esta petición de hoy, Planned Parenthood, de la mano de nuestros aliados, le urge a la Corte Suprema que mueva hacia adelante nuestro desafío legal. Nuestros pacientes en Texas no pueden esperar. No dejaremos de luchar jamás por nuestros pacientes y no dejaremos ninguna avenida sin recorrer en nuestro esfuerzo por restaurar el acceso al aborto en Texas”.

Julia Kaye, abogado, ACLU Reproductive Freedom Project:

“Durante medio siglo, la Corte Suprema ha ratificado el derecho fundamental de terminar un embarazo. Pero durante las últimas tres semanas, cinco jueces se han encogido de hombros mientras los políticos de Texas le dan la vuelta a la Constitución y ocasionan un daño devastador sobre un sinnúmero de personas en el estado, en especial a personas de las comunidades negras y latinas. Ya hay casos de políticos en otros estados listos para proponer proyectos de ley similares que insultan a la Constitución, hacen que unos se tornen contra otros, y obligan a que la gente ponga en riesgo su salud con embarazos en contra de su voluntad. Es tiempo de que la Corte Suprema intervenga y corrija esta grave injusticia”.

### 

Planned Parenthood es el proveedor y defensor líder del país de una atención médica asequible de alta calidad para mujeres, hombres y jóvenes, como también el mayor proveedor del país de educación sexual. Con más de 600 centros de salud en todo el país, las organizaciones de Planned Parenthood atienden a todos los pacientes con cuidado y compasión, con respeto y sin juzgarlos. A través de centros de salud, programas en escuelas y comunidades y recursos en línea, Planned Parenthood es una fuente confiable de información de salud que les permite a las personas tomar decisiones de salud informadas. Hacemos todo esto porque nos preocupamos de manera apasionada de ayudar a las personas a llevar vidas más saludables.