Go to Content Go to Navigation Go to Navigation Go to Site Search Homepage

Estas demandas responden a los políticos que se están aprovechando de la pandemia de COVID-19 para tratar de prohibir el acceso al aborto a más de 10 millones de mujeres de edad reproductiva

WASHINGTON - Hoy, los proveedores de servicios de aborto en Alabama, Iowa, Ohio y Oklahoma, representados por Planned Parenthood Federation of America, la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU), el Centro de Derechos Reproductivos y abogados locales, presentaron demandas para detener a los políticos antiabortistas que tratan de utilizar la pandemia de COVID-19 para bloquear el acceso a la atención esencial y urgente del aborto. Esto sigue a una acción similar tomada la semana pasada en Texas después de que el gobernador Greg Abbott usara descaradamente a la pandemia para eliminar el acceso al aborto, obligando a las clínicas a rechazar a cientos de pacientes, muchos de los cuales no tienen opciones, mientras que otros tienen que viajar cientos de millas a otros estados durante una emergencia de salud pública.

En medio de una pandemia, los activistas y políticos antiabortistas se han aprovechado de la situación para explotar el miedo y la urgencia de la respuesta ante el COVID-19 para bloquear el acceso al aborto, lo que ha costado a los funcionarios estatales tiempo y recursos valiosos para responder a la crisis de salud pública.

Declaración de Alexis McGill Johnson, presidenta interina y CEO de Planned Parenthood Federation of America:

“En este momento, la gente está tratando tan solo de sobrevivir a esta crisis. Las mujeres intentan tan solo sobrevivir a esta crisis. Y los políticos están tratando de quitarles su atención médica y están explotando el miedo y la urgencia de este momento para impulsar su agenda política para prohibir el aborto. Estos son los mismos políticos que han estado socavando la infraestructura de salud pública por décadas. Han dejado a muchos de estos estados luchando contra una pandemia con menos hospitales, menos proveedores, y un seguro médico inadecuado. Los funcionarios electos deberían centrarse en responder a la crisis en cuestión. Deberíamos trabajar juntos para garantizar que todos tengan acceso a la atención. En cambio, los políticos están desperdiciando tiempo y recursos valiosos para jugar un juego político. Como resultado, más personas sufrirán. Las mujeres sufrirán. La prioridad de todos los centros de salud de Planned Parenthood es la salud y la seguridad de nuestros pacientes, el personal y la comunidad, y garantizar que las personas aún tengan acceso a la atención médica esencial ". 

Declaraciones de Jennifer Dalven, directora, Proyecto de Libertad Reproductiva de ACLU:

“Todos debemos hacer nuestra parte para proteger a nuestras comunidades, pero las acciones del gobierno deben ser impulsadas por la ciencia y la salud pública, no por la política. El hecho es que las personas embarazadas no dejan de necesitar atención médica en una crisis pública: deben recibir atención de aborto o atención prenatal y servicios de parto. Prohibir el aborto no retrasa la transmisión del virus, solo obliga a las personas a quedarse embarazadas, y a tener hijos en contra de su voluntad. Por lo tanto, no es sorprendente que los estados que ahora están tratando de usar la crisis COVID-19 para evitar que las personas reciban atención de aborto son los mismos estados que han aprobado leyes que prohíben el aborto o han usado otras leyes engañosas para tratar de cerrar las clínicas de aborto ".

Declaración de Nancy Northup, presidenta y CEO del Centro de Derechos Reproductivos:

“Estas prohibiciones de emergencia al aborto son un abuso de poder y parte de un esfuerzo continuo para usar justificaciones falsas para cerrar clínicas y poner fin a Roe contra Wade. Estos mismos estados han tratado de prohibir el acceso al aborto durante años. Nadie se debe dejar engañar y pensar que esto está justificado por la crisis actual. Usaremos todos los medios legales para garantizar que la atención del aborto esté disponible en este momento crítico”.

Expertos como el Colegio Americano de Obstetricia y Ginecología y el American Board of Obstetrics & Gynecology consideran que el aborto es un procedimiento esencial y urgente que no puede ser retrasado. Estos grupos afirman que demorar esta atención podría “tener un profundo impacto en la vida, la salud y el bienestar de una persona”. Los retrasos o las barreras adicionales a la atención pueden hacer más difícil —o incluso imposible— que las personas tengan acceso a un aborto seguro y legal. Para muchas personas de color, que siempre se han enfrentado a barreras sistémicas a la atención médica, agregar restricciones innecesarias al acceso al aborto representa riesgos peligrosos.

La semana pasada, Planned Parenthood Federation of America, el Centro de Derechos Reproductivos y Lawyering Project presentaron una demanda contra la administración del gobernador de Texas Abbott para asegurar que el aborto siga siendo accesible en Texas.

Los proveedores de abortos demandantes en todo el país están representados por abogados de Planned Parenthood Federation of America, la ACLU, el Centro de Derechos Reproductivos, The Lawyering Project, y otras firmas nacionales y locales.  

Una copia de la queja de emergencia presentada en Alabama se puede encontrar aquí.

Una copia de la moción de emergencia presentada en Iowa se puede encontrar aquí.

Una copia de la moción de emergencia presentada en Ohio se puede encontrar aquí. 

Una copia de demanda presentada en Oklahoma estará disponible pronto, por favor escribe un correo electronico a las direcciones de contacto arriba para una copia.  

Una copia de la moción de emergencia presentada en Texas se puede encontrar aquí.

###

Planned Parenthood es el proveedor y defensor líder del país de una atención médica asequible de alta calidad para mujeres, hombres y jóvenes, como también el mayor proveedor del país de educación sexual. Con más de 600 centros de salud en todo el país, las organizaciones de Planned Parenthood atienden a todos los pacientes con cuidado y compasión, con respeto y sin juzgarlos. A través de centros de salud, programas en escuelas y comunidades y recursos en línea, Planned Parenthood es una fuente confiable de información de salud que les permite a las personas tomar decisiones de salud informadas. Hacemos todo esto porque nos preocupamos de manera apasionada de ayudar a las personas a llevar vidas más saludables.