Go to Content Go to Navigation Go to Navigation Go to Site Search Homepage

WASHINGTON — Hoy, la Cámara de Representantes aprobó la H.R. 51, un proyecto de ley que convertiría a Washington, D.C. en el estado número 51 del país y establecería derechos a sus más de 712,00 residentes quienes en este momento, no cuentan con representación ni en la Cámara ni en el Senado y cuyos votos no tienen el mismo peso que aquellos de los residentes de otros estados. A pesar de vivir en la capital de la nación, los residentes del Distrito son sujetos a maniobras políticas por parte de la mayoría en el Congreso. 

Casi la mitad de los residentes del Distrito son negros y el negarles la totalidad de sus derechos como estadounidenses es reprobable. A falta de autonomía, los votos de los residentes del Distrito son constantemente ignorados – el Congreso tiene el poder de rechazar o aprobar legislación como lo ha hecho con prohibiciones al uso de fondos de Medicaid para la salud sexual y reproductiva. Medicaid es el programa que más dinero aporta al cuidado de salud reproductiva en los Estados Unidos y el negarles a los residentes del Distrito el acceso a esos fondos obliga a los residentes de bajos ingresos a pagar por sus servicios de salud de sus propios bolsillos. 

Declaración de Alexis McGill Johnson, presidenta de Planned Parenthood Federation of America: 

“Estamos muy emocionados con el avance de la ley H.R. 51 que le otorgaría a los residentes de Washington, D.C. el derecho a participar en nuestra democracia y a gobernarse a sí mismos, y agradecemos a la representante Eleanor Holmes Norton por su liderazgo en este tema. La privación de los derechos de los más de 712,000 residentes del Distrito – en su mayoría personas de comunidades desatendidas como la negra y la latina – es inaceptable, y, francamente, racista. En lo que concierne a la salud, durante mucho tiempo los miembros del Congreso han puesto obstáculos a cuidados básicos, incluído el acceso al aborto, por lo que es escencial que que Washington, D.C. obtenga la estadidad para que sus comunidades puedan tomar las riendas de sus propias vidas”.

Conforme el país intenta ponerle fin a la pandemia del COVID-19, las comunidades negras y latinas son las más afectadas, con el mayor porcentaje de contagio, fallecimientos, y pérdidas de trabajo. Es más, los residentes negros del Distrito representan casi la mitad de todos los casos de COVID-19, casi el 70% de las muertes, pero sólo un 37% han recibido vacunas

Entre las pandemias del COVID-19 y del racismo sistémico, además de ataques a la salud reproductiva, es tiempo de garantizar los derechos y la autonomía de los residentes de Washington, D.C.

###

Planned Parenthood es el proveedor y defensor líder del país de cuidado de la salud asequible de alta calidad para todas las personas, como también el mayor proveedor del país de educación sexual. Con más de 600 centros de salud en todo el país, las organizaciones de Planned Parenthood atienden a todos los pacientes con cuidado, compasión, respeto y sin juzgarlos, esforzándose por crear un acceso equitativo a los cuidados de la salud. A través de centros de salud, programas en escuelas y comunidades y recursos en línea, Planned Parenthood es una fuente confiable de educación e información que les permite a las personas tomar decisiones de salud informadas. Hacemos todo esto porque nos preocupamos de manera apasionada de ayudar a las personas a llevar vidas más saludables. Planned Parenthood Federation of America (PPFA) es una organización benéfica 501(c)(3) que apoya a las filiales de Planned Parenthood constituidas de forma independiente, que gestionan centros de salud en todo Estados Unidos.