Go to Content Go to Navigation Go to Navigation Go to Site Search Homepage

Planned Parenthood ha participado en el programa desde su creación hace casi 50 años y ha sido el mayor proveedor, al atender al 40% de todos los pacientes del Título X 

Planned Parenthood: “Es por eso que el Congreso debe actuar ya. El Congreso tiene el poder para detener esta ley mordaza y proteger la atención de la salud reproductiva y el acceso a métodos anticonceptivos a bajo costo de millones de personas”. 

WASHINGTON D. C. — Hoy, Planned Parenthood Federation of America anunció que la administración de Trump-Pence, usando una ley mordaza que es antiética y peligrosa, ha forzado la salida de las entidades subvencionadas de Planned Parenthood del Título X, el programa nacional y bipartidista —con décadas de funcionamiento— que brinda métodos anticonceptivos y atención de la salud reproductiva a bajo costo Los centros de salud de Planned Parenthood han participado en el programa desde su creación hace 50 años y han sido el mayor proveedor, al atender al 40% de todos los pacientes que reciben cuidados mediante el programa Título X.

Declaración de Alexis McGill Johnson, Presidenta Interina y Directora Ejecutiva de Planned Parenthood Federation of America:

“Nos rehusamos a dejar que la administración Trump-Pence nos amenace para ocultarle información sobre el aborto a nuestros pacientes. La ley mordaza es antiética y peligrosa y no vamos a dejar que nuestros pacientes sean sometidos a ella”.

“Nuestras puertas siguen abiertas hoy y seguirán abiertas mañana. Vamos a hacer todo lo posible para asegurarnos que nuestros pacientes no pierdan la atención. Aunque la administración de Tump-Pence se olvide de ustedes, nosotros nunca lo haremos. Por eso necesitamos que el Congreso actúe ahora mismo. El Congreso tiene el poder de parar esta ley mordaza, y así proteger los métodos anticonceptivos y el cuidado a la salud reproductiva para millones de personas”.

En marzo de 2019, Planned Parenthood y la Asociación Médica Estadounidense demandaron a la administración de Trump-Pence para bloquear la ley mordaza del Título X.  Aunque tres tribunales de distrito en el circuito impidieron la norma, en julio de 2019, el Tribunal de Apelaciones del Noveno Circuito autorizó que la ley entre en vigor. Estos casos continúan y el Noveno Circuito ha programado audiencias para recibir los alegatos orales el 23 de septiembre. Una vez que el HHS (Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos) manifestó que aplicaba la norma, las entidades subvencionadas de Planned Parenthood dejaron de utilizar los fondos federales pero no se retiraron del programa, sino que continuaron atendiendo a los pacientes mientras buscaban un amparo judicial del Noveno Circuito. Sin embargo, el viernes 9 de agosto, el HHS informó a las entidades de Planned Parenthood participantes que tenían hasta el 19 de agosto para presentar al HHS un plan para cumplir con la antiética ley mordaza, o se forzaría su salida del programa.

Los tribunales no son el único lugar donde se está impugnando la ley mordaza. En junio, la Cámara de Representantes aprobó un paquete presupuestario que incluía lenguaje de peso que impedía que la administración de Trump-Pence implemente la ley mordaza del Título X. Ahora, el Senado debe presionar para aprobar un proyecto de presupuesto anual que incluya un lenguaje protector, a fin de asegurar que millones de personas puedan continuar accediendo al cuidado de su salud mediante el Título X.

Planned Parenthood no es la única entidad subvencionada que será excluida en virtud de la antiética norma mordaza de la administración de Trump: en total, la ley mordaza excluye del programa a proveedores que atienden a casi la mitad de todos los pacientes del Título X. Hasta ahora, cinco gobernadores (HI, IL, NY, OR, WA) han dejado en claro que no podrían participar en el programa Título X si se implementa la norma mordaza. Las legislaturas de dos estados (MA y MD) han promulgado leyes en ese sentido y la única entidad subvencionada directa del Título X que atiende en el estado de Maine ha manifestado que no participaría en el Título X bajo la norma mordaza. En total, estos ocho estados y los centros de salud de Planned Parenthood atienden de manera conjunta al 47% de los pacientes el Título X en los Estados Unidos.

El Título X ha contando con el apoyo bipartidista durante décadas y ha sido un programa increíblemente popular y eficaz. Millones de personas dependen del Título X todos los años. Su objetivo es el de asegurar que quienes luchan por llegar a fin de mes o no tienen seguro de salud, todavía puedan acceder a métodos anticonceptivos, pruebas de detección del cáncer, pruebas de detección y tratamiento de las ITS, así como también exámenes anuales. La mayoría de los pacientes que acceden a la atención gracias al programa Título X se identifican como personas de color, hispanas o latinas. Este programa tiene como fin subsanar las deficiencias en el acceso y la asequibilidad de la atención de la salud, en especial para las personas que viven en zonas rurales o desfavorecidas.

Planned Parenthood cumple un rol esencial en el programa Título X, al atender aproximadamente al 40% de los 4 millones de pacientes que reciben atención en los centros de salud del Título X, eso es más de 1.5 millones de pacientes. En muchas comunidades, Planned Parenthood es el único proveedor de atención de la salud reproductiva a bajo costo o el único proveedor que ofrece atención especializada en el lugar, como servicios de provisión de DIU o la inyección anticonceptiva. Las personas que no pueden encontrar o no pueden pagar a otro proveedor de atención de la salud reproductiva podrían quedarse sin ningún lugar a donde recurrir o sin ningún método anticonceptivo disponible. Incluso en zonas donde hay otros proveedores presentes, estos por lo general no tienen la capacidad para atender a más pacientes. Los mismos centros de salud comunitaria manifiestan que ellos no podrían cubrir las deficiencias, de ninguna manera. La idea de que otros proveedores podrían absorber a los  pacientes de Planned Parenthood ha sido desestimada rotundamente por los expertos. De hecho, el Dr. Georges Benjamin, director ejecutivo de la Asociación Americana de Salud Pública, calificó a la idea como de “absurda”. La realidad es que muchas de las listas de proveedores “sustitutos” ni siquiera ofrecen atención de la salud reproductiva. En Luisiana, la lista de proveedores alternativos del estado incluye dentistas y residencias de ancianos; en Florida, incluye enfermeros escolares; en Ohio, incluye bancos de alimentos. Esto pondría la atención de la salud asequible fuera del alcance de muchas comunidades postergadas, incluidas las de color y las rurales.

La comunidad médica, los expertos en salud pública y el público general están en contra de esta norma. Además de la oposición de la Asociación Médica Estadounidense, a la ley mordaza se oponen las principales asociaciones médicas, como el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos, el Colegio Americano de Médicos, así como 110 organizaciones de salud pública, expertos en salud pública tales como el cirujano general de Estados Unidos Dr. Vivek H. Murthy y muchos otros. Un grupo de 19 organizaciones médicas diferentes, alcaldes, legisladores de los estados, más de 200 miembros del Congresogobernadores demócratas recientemente electos y varios otros gobernadores también se han opuesto a dicha legislación. 

###

Planned Parenthood es el proveedor y defensor líder del país de una atención médica asequible de alta calidad para mujeres, hombres y jóvenes, como también el mayor proveedor del país de educación sexual. Con más de 600 centros de salud en todo el país, las organizaciones de Planned Parenthood atienden a todos los pacientes con cuidado y compasión, con respeto y sin juzgarlos. A través de centros de salud, programas en escuelas y comunidades y recursos en línea, Planned Parenthood es una fuente confiable de información de salud que les permite a las personas tomar decisiones de salud informadas. Hacemos todo esto porque nos preocupamos de manera apasionada de ayudar a las personas a llevar vidas más saludables.