Go to Content Go to Navigation Go to Navigation Go to Site Search Homepage

Este caso puede decidir el futuro del aborto en el país.

Este es el primer caso de aborto que la Corte Suprema de los Estados Unidos ha tomado desde que Kavanaugh es parte del tribunal supremo.

WASHINGTON – Hoy, la Corte Suprema de los Estados Unidos anunció que revisará la ley 620 del estado de Louisiana, una restricción al aborto casi idéntica a una de Texas anulada por la Corte Suprema en Whole Woman’s Health v. Hellerstedt hace solo tres años.

La Corte Suprema emitió un fallo histórico en Whole Woman's Health que dejó en claro que las restricciones de aborto médicamente innecesarias, como el requisito de Texas de privilegios de admisión en hospitales locales, imponen una carga indebida a las mujeres que buscan acceder a la atención médica y, por lo tanto, no se les debe permitir estar. La Corte de Apelaciones de los Estados Unidos del 5º Circuito, que escuchó la ley similar a la de Texas, descartó el precedente de la Corte Suprema cuando confirmó la restricción de aborto de Louisiana en septiembre de 2018. Si se permite que esta ley entre en vigencia, Louisiana podría convertirse en el séptimo estado en tener solo un proveedor de aborto.

Al otorgar una revisión en este caso, la Corte Suprema acuerda reconsiderar su propia decisión de 2016 en Whole Woman’s Health, y si la corte permite que esta ley de Louisiana se mantenga, se romperá con su propio precedente y desmantelará las protecciones constitucionales para el acceso al aborto. Si el tribunal revoca a Roe o lo declara sin propósito, podría dejar a 25 millones de mujeres en edad reproductiva en riesgo de perder el acceso al aborto en los Estados Unidos.

Declaraciones de Alexis McGill Johnson, presidenta interina y CEO, Planned Parenthood Federation of America:

“En este país el acceso al aborto depende de un hilo, y este caso es lo que podría romper ese hilo. Hace tres años, la Corte Suprema decidió que leyes como la de Louisiana no tenían otro propósito que hacer que el aborto fuera más difícil de acceder. Solo hay una razón por la cual el tribunal no revocaría la ley de Louisiana y es porque el juez Kennedy, quien votó para proteger el acceso al aborto hace solo tres años, ha sido reemplazado por el juez Kavanaugh. Esto es lo que hemos advertido: la administración Trump y los políticos estatales antiabortistas no se detendrán hasta que hayan quitado nuestros derechos y nuestras libertades. Nunca dejaremos de pelear, junto con nuestros socios en el Centro de Derechos Reproductivos y los valientes proveedores en Louisiana, para garantizar que todas las personas puedan acceder al aborto”.

Declaraciones de Melaney Linton, presidenta y CEO, Planned Parenthood Gulf Coast:

“Los residentes de Texas conocen muy bien las consecuencias trágicas de las leyes extremistas que tienen como objetivo prohibir el aborto y ponerlo fuera del alcance de quienes lo necesitan. Después de que se aprobó una ley con un requisito idéntico y médicamente innecesario, se mermó el acceso al aborto en ese estado. Casi la mitad de los proveedores de aborto en Texas se vieron obligados a cerrar. Hoy, más de tres años después de que la Corte Suprema dictaminó que el requisito de privilegios de admisión (y las otras restricciones draconianas) ponían en peligro la salud de las mujeres, enfrentamos una amenaza demasiada conocida en Louisiana. Las personas de Louisiana ya enfrentan un panorama limitado para el acceso al aborto y esta ley pondría la atención médica completamente fuera de su alcance. Continuaremos luchando contra las leyes extremistas y aseguraremos que todas las personas, especialmente las más necesitadas, tengan acceso al aborto y a la atención de salud reproductiva que necesitan".

La ley de Louisiana, al igual que la restricción de Texas que el tribunal revocó, obligaría a los proveedores de aborto a obtener privilegios de admisión en hospitales locales, una medida médicamente innecesaria destinada a dificultar el acceso al aborto. La Corte Suprema ya ha descubierto que privilegios de admisión no ayudaron a "una mujer a obtener un mejor tratamiento" en Texas. Como coinciden los expertos médicos, Louisiana no es diferente, el Colegio Americano de Ginecólogos y Obstetras y la Asociación Médica Americana se oponen a obligar a los proveedores de aborto a obtener privilegios de admisión.

En Estados Unidos, una de cada tres mujeres vive en un estado donde el aborto podría ser ilegal, si Roe es revocada. Si bien las restricciones del aborto afectan a todas las personas que pueden quedar embarazadas, afectan a las personas de color y a las que luchan para llegar a fin de mes, ya que estas enfrentan barreras sistémicas para la atención médica debido a las políticas racistas y discriminatorias de nuestro país. Si muchas personas ricas pueden encontrar una forma de evitar estas leyes, demasiadas personas, especialmente aquellas que ya enfrentan el racismo, la homofobia y la transfobia, se quedarán sin opciones

Si bien los políticos siguen empeñados en despojar a los estadounidenses de sus derechos reproductivos, el apoyo al acceso al aborto se encuentra en su nivel más alto registrado: el 77% de los estadounidenses dicen que no quieren ver que Roe sea revocado en la Corte Suprema. Este año, en casi la mitad de los estados, defensores han impulsado proyectos de ley que codifican los derechos del aborto en la ley estatal, derogan las políticas dañinas que crean barreras para la atención y tratan el aborto como cuidado de la salud, no como un delito. Illinois, Nueva York, Rhode Island y Vermont se unieron a otros nueve estados con leyes que protegen el acceso al aborto, creando retrasos críticos para la administración Trump y el cambio en el equilibrio de la Corte Suprema.

###

Planned Parenthood es el proveedor y defensor líder del país de una atención médica asequible de alta calidad para mujeres, hombres y jóvenes, como también el mayor proveedor del país de educación sexual. Con más de 600 centros de salud en todo el país, las organizaciones de Planned Parenthood atienden a todos los pacientes con cuidado y compasión, con respeto y sin juzgarlos. A través de centros de salud, programas en escuelas y comunidades y recursos en línea, Planned Parenthood es una fuente confiable de información de salud que les permite a las personas tomar decisiones de salud informadas. Hacemos todo esto porque nos preocupamos de manera apasionada de ayudar a las personas a llevar vidas más saludables.