Go to Content Go to Navigation Go to Navigation Go to Site Search Homepage

WASHINGTON — Hoy, la administración Biden-Harris ha dado a conocer su propuesta de presupuesto para el año fiscal 2022. El presupuesto contiene muchas inversiones que son críticas, pero le falta algo muy importante: no incluye la enmienda Hyde, la cual es racista y discriminatoria. El presidente Biden es el primer presidente en décadas que propone rescindir esta política perjudicial, que niega de forma desproporcionada la cobertura del aborto a las personas de comunidades como las latina y negra, a las personas LGBTQ+ y a los inmigrantes; comunidades que ya se enfrentan a barreras malintencionadas al cuidado de la salud y al progreso económico.

 Declaración de Alexis McGill Johnson, presidenta y CEO de Planned Parenthood Federation of America:

“El presupuesto del presidente Biden, que propone acabar con la enmienda Hyde, es un paso histórico en la lucha por la libertad reproductiva. Damos las gracias al presidente Biden por defender la salud y los derechos de todas las personas, y aplaudimos a nuestros socios de la comunidad de la justicia reproductiva por su tenaz liderazgo que nos ha permitido llegar a este día. Durante demasiado tiempo, la enmienda Hyde ha permitido que el gobierno tome decisiones de cuidados de salud personales, que afectan a personas que perciben bajos ingresos. Esta política es racista, sexista, profundamente injusta e inmensamente impopular. Tu código postal, tu situación económica o el tipo de seguro médico que tienes nunca deben determinar a qué tipo de servicios esenciales de cuidado de la salud, incluyendo el aborto, puedes acceder. Ya es hora de que nuestro presupuesto federal refleje este principio esencial.

 “El presupuesto de la administración Biden-Harris también propone importantes aumentos de financiación para servicios y programas críticos de salud sexual y reproductiva aquí y en el extranjero. Planned Parenthood espera trabajar con la administración y el Congreso para ponerle fin a la enmienda Hyde y a otras prohibiciones de cobertura del aborto —incluyendo las enmiendas Helms y Weldon— y para proteger y ampliar el cuidado y los derechos de salud sexual y reproductiva para todas las personas.

La enmienda Hyde impide que las personas que utilizan Medicaid y otros programas federales de salud puedan acceder al aborto. Es extremadamente impopular: 6 de cada 10 personas están de acuerdo en que Medicaid debería cubrir los servicios de aborto como cubre todos los demás servicios de salud reproductiva.

Ahora, el Congreso debe hacer lo correcto y aprobar proyectos de ley sin la enmienda Hyde, pero no puede detenerse ahí. La enmienda Weldon anima a los proveedores de salud a negar el acceso al aborto y la enmienda Helms debilita el acceso a cuidados de salud reproductiva a nivel global —ambos deben de ser eliminados del presupuesto final FY 2022. Las siguientes son algunas medidas adicionales para hacer más equitativo el acceso al cuidado de la salud sexual y reproductiva, incluido el aborto: aprobar la ley EACH para garantizar que los futuros congresos nunca puedan revivir esta política racista; aprobar la ley global HER para ponerle fin de forma permanente a la ley mordaza global; derogar la enmienda Helms a través de la ley Abortion is Health Care Everywhere Act (El aborto es cuidado de la salud en todas partes).

El presupuesto de Biden también:

  • Aumenta la inversión en el programa Título X. Pero teniendo en cuenta que el programa lleva años sin la financiación suficiente, y que estamos en medio de una pandemia que ha hecho mucho más difícil el acceso al cuidado pagable de la salud reproductiva, está muy por debajo de las necesidades reales.
  • Aumenta la financiación de los programas internacionales de planificación familiar y salud reproductiva, incluido el Fondo de Población de las Naciones Unidas (FPNU), para cumplir el compromiso de Estados Unidos de hacer frente a la necesidad insatisfecha de anticoncepción en los países de ingresos bajos y medios, y mejorar la salud reproductiva mundial.
  • Incluye una financiación muy necesaria para proporcionar a los jóvenes educación sexual y los servicios de salud sexual que necesitan para tomar decisiones informadas sobre sus cuerpos y sus vidas, aunque aún más es necesario para restaurar la implementación de programas basados en la ciencia.

El presupuesto también incluye otras inversiones importantes en el cuidado de la salud sexual y reproductiva, inversiones positivas en la equidad en salud, incluido el Programa especial de nutrición suplementaria para mujeres, infantes y niños; financiación adicional para abordar la crisis de la mortalidad materna y su devastador impacto en las comunidades como la latina y negra; y grandes inversiones en los CDC para hacer frente al COVID-19 y a futuras pandemias.

####

Planned Parenthood es el proveedor y defensor líder del país de cuidado de la salud asequible de alta calidad para todas las personas, como también el mayor proveedor del país de educación sexual. Con más de 600 centros de salud en todo el país, las organizaciones de Planned Parenthood atienden a todos los pacientes con cuidado, compasión, respeto y sin juzgarlos, esforzándose por crear un acceso equitativo a los cuidados de la salud. A través de centros de salud, programas en escuelas y comunidades y recursos en línea, Planned Parenthood es una fuente confiable de educación e información que les permite a las personas tomar decisiones de salud informadas. Hacemos todo esto porque nos preocupamos de manera apasionada de ayudar a las personas a llevar vidas más saludables. Planned Parenthood Federation of America (PPFA) es una organización benéfica 501(c)(3) que apoya a las filiales de Planned Parenthood constituidas de forma independiente, que gestionan centros de salud en todo Estados Unidos.