Go to Content Go to Navigation Go to Navigation Go to Site Search Homepage

Demandantes seguirán luchando para bloquear la ley en el Quinto Circuito de la Corte de Apelaciones

2 de Septiembre, 2021 – A medianoche, la Corte Suprema de los Estados Unidos rechazó la solicitud de emergencia para bloquear la prohibición radical al aborto en Texas de la ley S.B. 8 que entró en vigor el 1 de septiembre. El caso ahora procederá frente a la Corte del Quinto Circuito de Apelaciones.

La S.B. 8 prohíbe el aborto después de las seis semanas de embarazo, antes de que la mayoría de las personas siquiera saben que están embarazadas. Apróximadamente 85%-90% de las personas que buscan abortar en Texas tienen al menos seis semanas de embarazo, lo que significa que esta ley prohibiría casi todos los abortos en el estado.

También crea un esquema de caza de recompensas que alienta al público en general a demandar a cualquier persona que crea que viola la prohibición. Cualquiera que demande con éxito a un trabajador de un centro de salud, un proveedor de servicios de aborto o cualquier persona que ayude a alguien a acceder a un aborto después de seis semanas será recompensado con al menos $10,000. Se pueden presentar demandas contra una amplia gama de personas que incluyen: una persona que impulsa a un amigo a obtener un aborto; fondos para el aborto que brindan asistencia financiera a los pacientes; personal del centro de salud; e incluso un miembro del clero que ayuda a una paciente de aborto.

Testimonios de abogados y demandantes:

Alexis McGill Johnson, presidenta y CEO, Planned Parenthood Federation of America:

“La Corte Suprema ha ignorado 50 años de precedente y ha hecho retroceder el reloj, esencialmente permitiendo que Texas sea un estado pre-Roe vs. Wade. Esto es una aberración para las 7 millones de mujeres en edad reproductiva y para todos quienes apoyan el acceso al aborto legal y seguro. El impacto de esta prohibición atroz al aborto no puede ser subestimado, ya que daña de manera abrumadora a las personas negras y latinas, a las personas con bajos ingresos y a quienes viven en zonas rurales, que ya se enfrentarán a barreras para acceder a la atención médica inmensas. Esta es la alarma más fuerte hasta ahora de que los derechos al aborto están en grave peligro, en Texas y en todo el país. Planned Parenthood y sus aliados están escuchándola,  y continuaremos luchando por los pacientes, sus proveedores y sus seres queridos". 

Amy Hagstrom Miller, presidenta y CEO de Whole Woman’s Health and Whole Woman’s Health Alliance:

“Estamos devastados por la sentencia de hoy. Nuestros pacientes están asustados y confundidos y tratando desesperadamente de averiguar qué pueden hacer para abortar. No sabemos qué pasará a continuación. Nuestro personal y proveedores también tienen miedo. Estamos cumpliendo con la prohibición y nuestras cuatro clínicas de Texas todavía están abiertas. Pero permítanme preguntarles: ¿Es así como quieres que alguien que conoces y amas tenga la vivencia de un aborto? Por favor, únase a nosotros para luchar. Las personas en Texas se merecen algo mejor que esto".

Nancy Northup, presidenta y CEO del Center for Reproductive Rights: 

“Estamos devastados con que la Corte Suprema se haya negado a bloquear una ley que viola flagrantemente Roe v. Wade. En este momento, las personas embarazadas que buscan un aborto en Texas están entrando en pánico: no tienen idea de dónde o cuándo podrán abortar, si es que podrán hacerlo del todo. Los políticos en Texas se han burlado el estado de derecho, suspendiendo cuidados de aborto en Texas, y obligando a pacientes a abandonar el estado, de tener los medios para hacerlo, para recibir atención médica que está protegida por la constitución Esto debería provocar escalofríos en la columna vertebral de todos en este país que se preocupan por la constitución. Seguiremos luchando contra esta prohibición hasta que se restablezca el acceso al aborto en Texas".

Adriana Piñon, abogada senior, ACLU de Texas: 
“Esto es un golpe devastador para las personas en Texas y su capacidad de determinar sus propios futuros. Cada día que esta prohibición al aborto está en vigor, innumerables personas en Texas están perdiendo su derecho constitucional de acceder al aborto. Como resultado de esta terrible decisión de la Corte Suprema, las personas en Texas 一especialmente las personas latinas, negras e indígenas y aquellos con bajos ingresos一 se verán obligados a llevar sus embarazos a término. Esto es horrible especialmente dada nuestra grave crisis de mortalidad materna que ha golpeado más duramente a las mujeres negras. Haremos todo lo que esté a nuestro alcance para poner fin a esta peligrosa ley".

Rupali Sharma, abogada senior y directora del Lawyering Project:

“Ayer tarde en la noche, la Corte Suprema permitió que Texas detenga prácticamente todos los servicios de aborto en el estado. Esto es nada menos que devastador, particularmente para las innumerables personas en Texas que ahora tendrán que dejar el estado para recibir atención médica crítica o estarán condenados a continuar un embarazo en contra de su voluntad porque carecen de los medios para hacer un viaje largo, inesperado y costoso que los aleja de sus familias y comunidades cuando lo que más necesitan y merecen es amor y apoyo".

Con la entrada en vigencia de esta ley, la distancia promedio en un solo sentido para las personas embarazadas en Texas que buscan un aborto aumentaría 20 veces, de 12 millas a 248 millas, según una nueva investigación del Instituto Guttmacher. Muchos de los estados vecinos de Texas, 一a los que las personas buscando un aborto tendrán que viajar para recibir cuidados de salud一 ya tienen restricciones al aborto que le agregarán más barreras a la red ya existente de dificultades a la que se enfrentarán los que tengan las posibilidades de hacer el viaje.

Otros doce estados han promulgado leyes con prohibiciones al aborto después de las seis semanas, pero no se ha permitido que ningua de ellas entre en vigor. La prohibición de Texas es diferente a estas otras leyes porque le permite a los ciudadanos de a pie hacer cumplir la prohibición en lugar de que los funcionarios estatales lo hagan directamente. Los políticos antiaborto diseñaron la ley de esta manera para tratar de aislarla de una revisión en las cortes federales.

Esta sería la segunda vez que el aborto es inaccesible en Texas desde 1973, cuando se decidió Roe vs. Wade; estuvo no disponible por aproximadamente un mes durante la pandemia del COVID-19 gracias a una orden executiva del gobernador Abbott quie detuvo todos los servicios de aborto.

Las personas que luchan por llegar a fin de mes, las personas latinas, negras e indígenas y quienes que viven en áreas rurales, que ya enfrentan las mayores barreras para acceder a la atención médica, serán las más perjudicadas por esta ley, ya que viajar fuera del estado para recibir atención requerirá gastos adicionales relacionados con estadías en hoteles, transporte, cuidado de niños y salarios perdidos. Para muchos, esta prohibición del aborto obligará a las personas a llevar sus embarazos a término en contra de su voluntad, una peso que recaerá con más fuerza sobre las mujeres negras dadas las enormes disparidades en las tasas de mortalidad materna en Texas. 

Los demandantes incluyen Whole Woman’s Health y otros proveedores de servicios de aborto en Texas, fondos y redes de apoyo para el aborto en Texas, médicos, personal de centros de salud y miembros del clero. Los demandantes están representados por el Center for Reproductive Rights, Planned Parenthood Federation of America, Lawyering Project, American Civil Liberties Union, ACLU of Texas y Morrison & Foerster LLP. Los demandados ​​incluyen a todos los jueces de primera instancia y secretarios de condado de Texas, la Junta Médica de Texas (Texas Medical Board), la Junta de Enfermería de Texas (Texas Board of Nursing), la Junta de Farmacia de Texas (Texas Board of Pharmacy), el fiscal general y el director de Right to Life East Texas, quien ya hizo un llamado abiertamente para que las personas demanden a sus proveedores de servicios de aborto locales bajo la S.B. 8.

Línea de tiempo del caso

  • 19 de mayo: el gobernador de Texas Greg Abbott firmó como ley el proyecto de ley del Senado 8 (S.B. 8)
  • 13 de julio: los demandantes introducen el caso en la corte federal del distrito
  • 4-5 de agosto: los demandados introducen cuatro mociones de desestimación ante la corte del distrito para terminar con el caso
  • 12 de agosto: el juez de la corte federal de distrito agenda una audiencia de injucción preliminar para el 30 agosto para determinar si bloquea o no la ley antes de que entre en vigor el 1 de septiembre
  • 25 de agosto: El juez de la corte federal de distrito rechazó las mociones de los demandados para desestimar el caso. Los demandados presentaron inmediatamente una notificación de apelación ante el Quinto Circuito, así como una moción para detener los procedimientos en la corte de distrito (que tendría el efecto de cancelar la audiencia preliminar de orden judicial del tribunal de distrito)
  • 27 de agosto: la Corte de Apelaciones del Quinto Circuito emitió una orden que canceló la audiencia preliminar de orden judicial en la corte de distrito y denegó la solicitud de los demandantes de acelerar la apelación de la moción de desestimación de los demandados. Sin acelerar el proceso de apelación, la ley podría estar en vigor durante meses antes de que el Quinto Circuito emita una decisión
  • 29 de agosto: los demandantes solicitaron ayuda de emergencia ante el Quinto Circuito, la cual fue denegada rápidamente
  • 30 de agosto (Hoy): los demandantes presentaron una solicitud de emergencia ante la Corte Suprema de los Estados Unidos, pidiéndole que bloquee la ley antes de que entre en vigencia
  • 1 de septiembre, 12:00 AM: La Corte Suprema de los Estados Unidos no respondió a la solicitud de emergencia de los demandantes para bloquear la ley y permitió que entrara en vigencia la prohibición al aborto a las seis semanas en Texas.
  • 1 de septiembre, medianoche: La Corte Suprema de los Estados Unidos negó la solicitud de emergencia de los demandantes para bloquear la ley y permitió que siguiera en vigencia la prohibición al aborto a las seis semanas en Texas. El caso continuará en la Corte de Apelaciones del Quinto Circuito.

Puede leer la demanda completa  aquí. 

###