Go to Content Go to Navigation Go to Navigation Go to Site Search Homepage

La Corte Suprema desestimó en gran parte las impugnaciones federales a la prohibición, terminando con los caminos más prometedores para bloquear la ley 

WASHINGTON — Hoy, la Corte Suprema de los Estados Unidos emitió decisiones sobre los dos casos que impugnan la prohibición al aborto después de las seis semanas de gestación de Texas (la ley S.B. 8), poniéndole fin a dos de los caminos más prometedores para bloquear la ley. 

En una decisión de 5-4, la Corte decidió que la parte más significativa del caso presentado por una coalición de proveedores de abortos, organizaciones e individuos aliados, así como de entes y personas afectadas por la prohibición liderada por Whole Woman’s Health debe ser desestimada, decidiendo que los proveedores de salud no pueden presentar demandas contra jueces estatales, notarios o secretarios o el fiscal general del estado. La Corte también decidió que una porción limitada del caso puede proceder contra la Junta Médica de Texas (Texas Medical Board) y otras autoridades que otorgan licencias, pero esto no prevendrá que se introduzcan demandas de cacería de recompensas.  

Los jueces discrepantes señalaron el impacto que tendrá esta decisión sobre la propia Constitución. El juez presidente de la Corte Suprema, John Roberts, escribió: “La naturaleza del derecho federal infringido no importa; es el papel de la Corte Suprema en nuestro sistema constitucional lo que está en riesgo”. En una discrepancia separada, la jueza Sonia Sotomayor escribió:”Al cerrar (la demanda) contra los oficiales de cortes del estado y contra el fiscal general, la Corte efectivamente invita a otros estados a refinar el modelo de S.B. 8 para anular los derechos federales. Ergo, esta Corte traiciona no solo a los ciudadanos de Texas, sino también a nuestro sistema constitucional y gobierno”. 

Desde el 1° de septiembre, cuando la prohibición entró en vigor y la Corte Suprema se rehusó a bloquearla, la mayoría de las personas en Texas que con gestaciones más avanzadas que las etapas más iniciales no han podido acceder al aborto en el estado. La decisión de hoy llega exactamente 100 días de un estira-y-encoge legal que ha causado estragos en el acceso al aborto en Texas y en las regiones a su alrededor. 

Declaración de Alexis McGill Johnson, presidenta de Planned Parenthood Federation of America:  

“Una vez más, la Corte Suprema abandonó a las personas en Texas. Esto ha llegado muy lejos por mucho tiempo. Como dijo la jueza Sotomayor hoy, la Corte Suprema debió haber puesto fin a esto hace meses y una vez más falló al no hacerlo hoy. Aunque la Corte no puso fin por completo a nuestra impugnación, el fallo de detener la anulación deliberada del derecho constitucional al aborto por parte de Texas hace a la corte cómplice en el caos y el daño a las personas en Texas, y los hace responsables por darle luz verde a otros estados para que evadan la Constitución con leyes de imitación. Planned Parenthood seguirá junto a nuestros pacientes y luchará contra esta ley con nuestros aliados, sin importar el tiempo que nos tome”.

El impacto ha sido desproporcionado en las comunidades marginalizadas, incluyendo a personas latinas, negras,y  aquellos con bajos ingresos. Las personas que no pueden salir del estado se han visto forzadas a continuar con embarazos, mientras quienes sí tienen recursos han tenido que salir de Texas para recibir atención. Centros de salud en estados vecinos han reportado aumentos considerables en pacientes provenientes de Texas, resultando en esperas de varias semanas para recibir citas para todos los pacientes. Un centro de salud en Oklahoma, por ejemplo, reportó que dos tercios de las llamadas que recibe desde que S.B. 8 entró en vigor son de pacientes en Texas. 

Aunque estos casos sobre Texas hacían preguntas de procedimiento, la Corte Suprema escuchó los argumentos orales el 1° de diciembre sobre el caso Dobbs v. Jackson Women’s Health Organization que sí reta el precedente de Roe vs. Wade. En este caso, el estado de Mississippi le pidió a la Corte Suprema que derogue Roe vs. wade y elimine las protecciones constitucionales al aborto. Si la Corte otorga la solicitud de Missisippi, la mitad de los estados en los Estados Unidos probablemente tomen acción inmediata para prohibir el aborto por completo. 

La decisión de hoy permite que la demanda de los proveedores de abortos continúe con un número reducido de demandados, incluyendo a la Junta Médica de Texas (Texas Medical Board). En una decisión separada sobre la impugnación presentada por el Departamento de Justicia de los Estados Unidos (DOJ por sus siglas en inglés), la Corte negó la solicitud de bloquear la ley que presentó el DOJ y envió el caso de regreso a la Corte del Quinto Circuito de Apelaciones, quien ya había derogado una medida cautelar de emergencia para restaurar el acceso al aborto. 

Varias impugnaciones en cortes estatales que buscan que S.B. 8 sea declarada inconstitucional siguen en litigio. Ayer, una corte del distrito de Texas falló a favor de un caso presentado por los afiliados de Planned Parenthood en Texas y otras organizaciones al declarar que  S.B.8 viola la Constitución de Texas. Si bien declara inconstitucional al mecanismo de ejecución al estilo justiciero, la corte se negó a sostener que la Constitución de Texas garantice el derecho al aborto. Esta decisión ya fue apelada. 

Desde que S.B. 8 entró en vigor, la distancia promedio en un solo sentido para las personas embarazadas en Texas que buscan un aborto aumentó 14 veces, de 17 millas a 247 millas, según el Instituto Guttmacher. En octubre, una investigación de dicha organización mostró qué tan lejos deberán ir las personas de cada estado para acceder a un aborto si Roe vs. Wade es derogado. 

La S.B. 8 prohíbe el aborto después de las seis semanas de embarazo, antes de que la mayoría de las personas siquiera saben que están embarazadas, y crea un esquema de caza de recompensas que alienta al público en general a demandar a cualquier persona que crea que viola la prohibición. Cualquiera que demande con éxito a un trabajador de un centro de salud, un proveedor de servicios de aborto o cualquier persona que ayude a alguien a acceder a un aborto después de seis semanas será recompensado con al menos $10,000. Se pueden presentar demandas contra una amplia gama de personas que incluyen: una persona que impulsa a su amigo a obtener un aborto; fondos para el aborto que brindan asistencia financiera a los pacientes; personal del centro de salud; e incluso un miembro del clero que ayuda a una paciente de aborto.

Los demandantes están representados por el Center for Reproductive Rights, Planned Parenthood Federation of America, Lawyering Project, American Civil Liberties Union, ACLU of Texas y Morrison & Foerster LLP. Los demandados ​​incluyen a todos los jueces de primera instancia y secretarios de condado de Texas, la Junta Médica de Texas (Texas Medical Board), la Junta de Enfermería de Texas (Texas Board of Nursing), la Junta de Farmacia de Texas (Texas Board of Pharmacy), el fiscal general y el director de Right to Life East Texas, quien ya hizo un llamado abiertamente para que las personas demanden a sus proveedores de servicios de aborto locales bajo la S.B. 8.

### 

Planned Parenthood es el proveedor y defensor líder del país de una atención médica asequible de alta calidad para mujeres, hombres y jóvenes, como también el mayor proveedor del país de educación sexual. Con más de 600 centros de salud en todo el país, las organizaciones de Planned Parenthood atienden a todos los pacientes con cuidado y compasión, con respeto y sin juzgarlos. A través de centros de salud, programas en escuelas y comunidades y recursos en línea, Planned Parenthood es una fuente confiable de información de salud que les permite a las personas tomar decisiones de salud informadas. Hacemos todo esto porque nos preocupamos de manera apasionada de ayudar a las personas a llevar vidas más saludables.