close

Una Decisión Personal

Nuestra columnista, Haydeé Morales, es la Vicepresidenta de Educación y Entrenamiento y el Centro de Margaret Sanger Internacional de Planned Parenthood of New York City

Nunca me olvidaré de mi amiga Edna. Cuando estábamos en la universidad, ella me confío que estaba embarazada y me pidió que la acompañara a la cita para hacerse el aborto. Sin juzgarla y como amiga, la acompañé y estuve con ella durante su procedimiento y su recuperación. El porqué salió embarazada, y la razón por cual decidió hacerse el aborto fue una decisión personal. Lo importante es que tuvo acceso a un aborto sano y seguro porque existía Roe v. Wade, la decisión de la Corte Suprema que legalizó el aborto en esta nación.

El aborto es un tema controversial tanto en los Estado Unidos como en nuestros países de origen. Mitad de los embarazos en los Estados Unidos no son planificados. Y el 80% de embarazos no son planificados entre jóvenes y mujeres pobres.

El aborto, aunque no hablamos sobre el tema abiertamente, es bastante común. En realidad, es la experiencia de 1 de cada 3 mujeres hasta la edad de 45. Más seguro que conozcamos una mujer o más en nuestras vidas que se ha enfrentado a esta situación. Y esa mujer ha tomado la decisión quizás porque su embarazo era riesgoso, o por cuestiones socioeconómico, no poder mantener un hijo, o porque simplemente no deseaba ser una madre soltera. O quizás porque es una mujer ultrajada o maltratada. Al fin, ella tomará una de las más importante decisiones de su vida, cuando tener o no tener un hijo.

Aunque existen personas que abogan por la penalización del aborto en los Estados Unidos, es importante saber que esto no detiene que mujeres no tomen la decisión de hacerse abortos. Es más, mundialmente, cuando no existe el aborto sano y seguro, resulta en ser una de las causas mayores de mortalidad materna.

El énfasis debería ser en motivar parejas a utilizar anticonceptivos, mejorar la cobertura y calidad de servicios de anticonceptivos y tomar en cuenta que tenemos la responsabilidad como sociedad de ofrecer programas y educación comprensiva para jóvenes para prevenir el embarazo no planificado. No basta el silencio sobre este tema ya que las consecuencias pueden incluir un embarazo no esperado, una enfermedad transmitida sexual o el VIH/SIDA.

No debemos ignorar la importancia de aliviar la pobreza y promover el acceso a servicios de salud y la necesidad de avanzar la igualdad de la mujer. Todos estos intercambios de información y derechos son necesarios para el mejoramiento de la mujer y nuestras comunidades.

Está es la razón porque deberíamos apoyar a candidatos políticos aquí en la ciudad de Nueva York al igual a un presidente que apoya acceso a un aborto sano y seguro para que mujeres, como mi amiga Edna, puedan continuar decidiendo por si mismas y sus familias.

(10/09/08)


Find A Health Center

or

Or Call
1-800-230-PLAN