close

Pruebas y Tratamiento de Infecciones Urinarias y Vaginales

Si le preocupa tener una infección urinaria o vaginal, fije una cita en cualquiera de los tres centros de salud de PPNYC en Manhattan, Brooklyn y el Bronx, llamando al (212) 965-7000 o al (800) 230-7526.

Vaginitis es un término empleado para describir tres tipos específicos de infecciones vaginales:

1. La candidiasis es una infección que también se denomina infección por levadura. La mayoría de las mujeres sanas tienen levadura en la vagina, pero a veces esta levadura crece demasiado. El crecimiento excesivo puede ocurrir cuando algunos antibióticos, el embarazo, la diabetes, la inmunodeficiencia, el consumo de esteroides o los cambios hormonales normales modifican el estado normal de la vagina. Los síntomas pueden incluir una secreción vaginal espesa, blanca y sin olor de los genitales, con picazón, irritación y enrojecimiento. El diagnóstico se hace mediante un examen de la vagina. Para tratar la candidiasis pueden utilizarse varias cremas, supositorios, óvulos y medicamentos orales.

2. La vaginosis bacteriana (BV por sus siglas en inglés) es una afección que puede ser causada por varios tipos de bacteria. Los síntomas pueden incluir una secreción vaginal abundante y grisácea, con un desagradable olor a “pescado”. La BV a veces es causada por mantener contacto sexual sin protección que puede perturbar el equilibrio de las bacterias normales que protegen la vagina. Algunas secreciones corporales, en especial el semen, pueden ser más problemáticos para algunas mujeres. El diagnóstico se hace mediante un examen de la vagina. Para tratar la BV pueden utilizarse varias cremas y geles, al igual que medicamentos orales.

3. La tricomoniasis es una infección de transmisión sexual (ITS). Se contagia a través de cualquier actividad que promueva el intercambio de fluidos, como el coito vaginal, el compartir juguetes sexuales, la masturbación mutua y el compartir toallas. Los síntomas pueden incluir una secreción espumosa, a menudo con olor a moho, picazón dentro y alrededor de la vagina, necesidad de orinar con más frecuencia y secreción sanguinolenta. El diagnóstico se hace mediante un examen de la secreción vaginal. La tricomoniasis se trata con antibióticos orales. Para evitar un nuevo contagio, todas sus parejas sexuales deberán ser tratadas, y será preciso utilizar condones después del tratamiento, para prevenir futuras transmisiones de ITS.

¿Cómo puedo reconocer y evitar la vaginitis?

Cada mujer tiene su propio patrón de secreciones vaginales. Conozca su propio patrón normal. Entonces podrá notar cualquier cambio que pueda significar que tiene vaginitis.

  • Evite los jabones, detergentes, suavizantes de ropa, baños de burbujas, polvos, tampones, protectores diarios, compresas (toallas femeninas) y aerosoles vaginales perfumados. No se haga duchas vaginales. 
  • Use siempre ropa interior de algodón. 
  • Revise los órganos sexuales de su pareja en busca de heridas o secreciones. Use un condón de látex cada vez que tenga relaciones sexuales vaginales, a menos que esté absolutamente segura de que ni usted ni su pareja tienen infecciones y que no tienen otras parejas sexuales.

Recuerde: la vaginitis tiene poco que ver con lo limpia que usted sea. Bañarse o hacerse duchas vaginales no curará la vaginitis. Pero la buena higiene es una parte importante del estar sana. Incluye el lavado diario de sus genitales con jabón no irritante y sin perfume. Los síntomas vaginales pueden ser un signo de una enfermedad más grave, como la clamidia y la gonorrea, por lo que siempre es buena idea acudir a la clínica y hacerse un chequeo.

Las infecciones del tracto urinario (UTI por sus siglas en inglés) ocurren cuando las bacterias entran en la vejiga, donde pueden provocar una infección. Las mujeres que padecen esta infección se quejan de tener que ir al baño con frecuencia y de forma apurada, y de que a menudo sienten dolor al orinar. NO son infecciones de transmisión sexual, pero las bacterias a menudo entran en la vejiga a través de las relaciones sexuales vaginales. El tratamiento comprende tomar antibióticos durante 3 a 7 días. Instamos a las mujeres a tomar mucha agua y a evitar las bebidas carbonatadas, la cafeína y el alcohol. El jugo de arándanos rojos a veces ayuda a liberarse de la infección, pero no se ha comprobado que ayude a prevenir infecciones futuras.

Existen medicamentos de venta libre disponibles que eliminan los síntomas mientras el antibiótico está trabajando para eliminar la infección. Este fármaco adicional tiñe la orina de color anaranjado brillante. Si la infección no se trata debidamente, puede pasar a los riñones y provocar una infección más grave llamada pielonefritis. Si una UTI sencilla no desaparece, es importante acudir a una clínica para hacerse más pruebas. O, si tuviera estos síntomas junto con fiebre y un fuerte dolor lumbar, debe ir a una sala de emergencias para que la examinen.  

 


Find A Health Center

or

Or Call
1-800-230-PLAN