close

Nuestra Responsabilidad en la Reforma de Salud

Nuestra columnista, Haydeé Morales, es la Vicepresidenta de Educación y Entrenamiento y el Centro de Margaret Sanger Internacional de Planned Parenthood of New York City 

He estado siguiendo el polémico debate sobre la reforma de salud para ver cómo quedan parados los latinos. La pregunta es, ¿qué podemos hacer para que se proteja nuestra salud?

Si es verdad que la salud es la mayor riqueza, entonces los latinos que vivimos en Estados Unidos somos pobres. Las barreras del idioma y la posición económica suelen ser obstáculos para acceder a la asistencia médica. Con un índice de 32 por ciento, los latinos son el grupo con más cantidad de personas sin cobertura médica en el país, y las estadísticas demuestran el impacto devastador: las latinas tienen una de las tasas más altas de cáncer cervical, los latinos tienen un índice de clamidia tres veces superior al de la población general, y las adolescentes latinos son tres veces más propensas a tener un embarazo no planificado que las jóvenes blancas no latinos.

Con todos estos factores en contra, ¿cómo hacer para que los latinos tengamos opciones cuando necesitamos atención médica? Pues el Congreso, que está trabajando para reformar el sistema de salud, tiene que garantizar a todas las comunidades acceso a asistencia médica de alta calidad y bajo costo. Ello significa que cualquier nuevo plan tiene que cubrir todos los servicios básicos de salud, incluidos los cuidados reproductivos. También significa que los inmigrantes documentados tengan permiso para usar los programas que se pagan con sus contribuciones. Es injusto que inmigrantes documentados tengan que esperar años antes de acceder a los planes de salud públicos para los que contribuyen.

Ofrecer atención médica de calidad en todas las comunidades también implica que haya proveedores de salud comunitarios. Centros de salud comunitarios y clínicas de mujeres como Planned Parenthood NYC y decenas de otras clínicas que se encuentran en los cinco condados ofrecen atención de calidad a bajo costo y a todos por igual, tengan o no seguro médico.

Hoy en día, una de cada cuatro mujeres que busca anticonceptivos los encuentra en un centro de salud para mujeres; y una de cada seis que obtiene un Papanicolau o examen pélvico acude a una clínica de mujeres, al igual que un tercio de ellas que necesita terapia, exámenes o tratamiento para enfermedades transmitidas sexualmente como el VIH.

La reforma nos brinda la oportunidad de mejorar la salud de nuestra comunidad. Para que ello ocurra, sin embargo, los recursos con los que cuentan los latinos para recibir asistencia médica básica, como ser los centros de salud para las mujeres y la comunidad, tienen que estar respaldados por el borrador final de la reforma. La reforma de salud tiene que tener en cuenta las necesidades de los latinos. Y todos tenemos la responsabilidad de hacérselo saber a nuestros legisladores.

(08/06/09)


Find A Health Center

or

Or Call
1-800-230-PLAN