close

El Regalo de la Conversación

Nuestra columnista, Haydeé Morales, es la Vicepresidenta de Educación y Entrenamiento y el Centro de Margaret Sanger Internacional de Planned Parenthood of New York City

El sexo -- cuando el tema surge en la conversación, inspira risitas. Cuando esa conversación es con una pareja, esas risitas se pueden convertir en nudos en el estómago.

Sin embargo, las conversaciones sobre el sexo son unos de los aspectos más importantes de una relación. Con aproximadamente 19 millones de casos de nuevas infecciones de transmisión sexual (ITS) cada año, son también algunos de los más necesarios.

Entonces, este San Valentín, ¿cómo puedes hacer estas conversaciones más fáciles para ti y tu pareja?

La franqueza se trata de mucho más que tu salud -- abarca las tres “Pes”:

Protección. Cubre lo básico -- cuando fue la última vez que cada uno se hizo una prueba, qué tipo de anticonceptivo/protección están usando, y cualquier cosa relevante de sus historias sexuales. Aunque puede ser temeroso, puede resultar mucho más temeroso no hablar del tema.

Problemas. Si algo no está funcionando para ti, di algo. Evitar una discusión solo hará que el problema se incremente. De hecho, el problema quizás tampoco esté funcionando para tu pareja, pero ninguno de ustedes lo sabrán a menos que hablen.

Placer. Hablen de lo que a cada uno le gusta y no le gusta, y lo que funciona o no funciona. Esta es la parte divertida de las conversaciones, y un seguimiento o una introducción excelente a las otras dos “Pes”.

Cómo empezar. Claro, estos temas son delicados. Pero hay formas para hacer estas conversaciones más fáciles.

Edúcate. Es más fácil preguntarle a tu pareja sobre su riesgo de ITS si ya sabes el tuyo. Y si hay un tema difícil que tienes que abordar, como tu propio ITS o un nuevo enfoque que deseas a la intimidad, sabe todos los datos antes de plantear el tema.

Elije un lugar y tiempo cómodo. Aunque puede ser tentador esperar hasta que ya estés en la cama, no lo hagas. En cambio, escoge un lugar seguro y cómodo, y ten la conversación mientras todavía tienen la ropa puesta.

Empezar es la parte más difícil. Puede ayudar si le dejas saber a tu pareja que estás nervioso(a). Trata de planear exactamente lo que quieres decir antemano, y refiérete a algo que has leído o visto para empezar. Ten en mente que la conversación se hará más fácil cuando ya hayas empezado.

Mantén la conversación honesta, abierta y calmada. No des vueltas al asunto. Trata lo mejor que puedas ser abierto(a) y no ser acusatorio(a) ni polémico(a), y quizás le anime a tu pareja a hacer lo mismo.

Recuerda -- ¡esto es divertido! Está bien usar el humor o reírte mientras hablas. Aunque estos temas sean difíciles para empezar a hablarlos, recuerda que el propósito de tener una relación íntima es gozarla. Estas conversaciones son simplemente un paso hacia esa meta.

Cualquier relación íntima en la cual te preocupas de tu salud, o escondes lo que te gusta o no te gusta de tu pareja, no resultará ser divertido ni placentero para ninguno de los dos. Entonces este día de San Valentín, date a ti mismo(a) y a tu pareja el mejor regalo que puedas -- el regalo de la conversación.

(02/13/10)

 

 


Find A Health Center

or

Or Call
1-800-230-PLAN