close

El Embarazo Adolescente

Nuestra columnista, Haydeé Morales, es la Vicepresidenta de Educación y Entrenamiento y el Centro de Margaret Sanger Internacional de Planned Parenthood of New York City

Este mes, la Campaña Nacional para Prevenir el Embarazo Adolescente y No Deseado y el Consejo Nacional de la Raza publicaron un estudio con resultados impactantes – 53% de las adolescentes latinas quedarán embarazadas antes de llegar a los 20 años.

Mientras muchos han sonado las alarmas al ver esta cifra, el índice de embarazo adolescente no debe sorprender a la comunidad latina. Ya sabemos que por mucho tiempo los índices de embarazo adolescente han sido más altos entre adolescentes afroamericanas y latinas. Y el índice de embarazo adolescente en El Bronx – en particular el Sur del Bronx, una comunidad mayormente latina – sigue siendo dos veces más alto que en el resto de la ciudad.

Sin embargo, cuando nos enfocamos solamente en el embarazo adolescente, no estamos viendo todo el panorama. Nuestros adolescentes – muchachos y muchachas igual – necesitan un futuro de verdad y una inversión verdadera en sus vidas. Y solo así podemos prevenir, entre otras cosas, los embarazos no deseados.

Las razones por el embarazo adolescente son complejas y las cifras son afectadas por una gama de factores como: la estructura de la familia; la desventaja económica; actitudes de la familia y las parejas; y comportamientos riesgosos. No existe una sola solución sencilla para asegurar que nuestros hijos e hijas no tengan embarazos no deseados. Es importante darles a nuestros hijos e hijas la información que necesitan, pero eso no es suficiente para prevenir el embarazo adolescente. Y como este estudio demuestra, muchas veces darles otra cosa para ocupar su atención puede ayudarles a prevenir el comportamiento riesgoso y avanzar hacia sus objetivos de largo plazo.

Se ha demostrado que invertir en otros aspectos de la vida de nuestros hijos e hijas – sean programas extraescolares o actividades recreativas – ayuda a reducir los índices de embarazo adolescente. Involucrarnos en la vida de nuestros hijos e hijas – a través de conocer a sus amigos, involucrarnos en sus vidas y actividades o simplemente pasar tiempo de calidad con ellos – también ayuda.

Adicionalmente, la principal razón reportada por los adolescentes encuestados por no usar anticonceptivos fue el miedo de que sus padres pudieran enterarse, que quiere decir que es más importante que nunca crear relaciones abiertas y saludables con nuestros hijos e hijas.

Y no se olvide – dos personas provocan un embarazo. Los mensajes que les mandamos a los muchachos son tan importantes como los que compartimos con nuestras muchachas. Es importante que enseñemos a nuestros hijos varones a ser responsables y cómo prevenir no solamente los embarazos no deseados, sino las enfermedades de transmisión sexual también.

Sin duda, nuestros hijos e hijas no están recibiendo la educación sexual que necesitan para siempre tomar decisiones saludables y bien informadas. Pero es nuestra responsabilidad como padres y madres y adultos solidarios seguir hablando con nuestros hijos e hijas sobre el sexo y la sexualidad.

Pero nuestros hijos e hijas son más que sus malas decisiones y los altos índices de embarazo adolescente son más un síntoma que una causa. Necesitamos invertir en el futuro completo de nuestros hijos e hijas. En su salud, seguridad y en sus oportunidades para crecer.

(05/29/09)


Find A Health Center

or

Or Call
1-800-230-PLAN