close

El Embarazo Adolescente (2)

Nuestra columnista, Haydeé Morales, es la Vicepresidenta de Educación y Entrenamiento y el Centro de Margaret Sanger Internacional de Planned Parenthood of New York City

Este mes es el Mes de la Prevención de Embarazo Adolescente Nacional, y con los índices de embarazo adolescente aumentando por primera vez desde los 90, el tema es más importante que nunca.

Sin embargo, por más admirable que sean las metas de esta campaña de un mes, pienso que el tema en que se centran está equivocado. Detrás de los índices altos de embarazo adolescente hay un problema evidenteŚnuestros adolescentes no tienen los fundamentos que necesitan para tomar decisiones saludables. Y cuando ese es el caso, el embarazo solo es el comienzo.

Créame. Nuestros índices de embarazo adolescente nacional y local son más altos que la mayoría. A nivel nacional, hay aproximadamente 71 embarazos por cada 1,000 mujeres entre las edades de 15 y 19. En la ciudad de Nueva York, esa tasa sube a 83 por cada 1,000. Como latinos, nuestras tasas son aun más altas, cinco veces más que la tasa entre adolescentes blancos no hispanos.

Y, quizás más significante, estas adolescentes no están quedándose embarazadas a propósito. Según el Instituto Guttmacher, el 82% de los embarazos adolescentes no son deseados. El 80% de los adolescentes entrevistados dijeron que era importante evitar el embarazo, pero solo el 43% de los que estaban sexualmente activos usaban anticonceptivos continuamente.

Lo que estas cifras nos dicen es que los adolescentes no están teniendo sexo más seguro- un problema que tiene consecuencias mucho más allá del embarazo. Aunque los que tienen de 15 a 24 años representan solamente un cuarto de todas las personas sexualmente activas en los EE.UU., representan casi la mitad de todos los nuevos casos de Infecciones Transmitidas Sexualmente que ocurren cada año. En Nueva York, es peor. Entre las mujeres en la ciudad de Nueva York, ¿puedes adivinar que población tiene los índices más altos de gonorrea y clamidia? Son las chicas adolescentes.

Es tiempo que empecemos a buscar soluciones verdaderas. Sabemos que la educación sexual en las escuelas tiene un efecto positivo, ayudando a los adolescentes a posponer su primer contacto sexual, y tomar decisiones más saludables y bien informadas si y cuando empiezan a estar sexualmente activos.

Sabemos que cuando los padres tienen conversaciones honestas y abiertas con sus hijos sobre el sexo y la sexualidad, sus hijos escuchan. Y sabemos que los adolescentes necesitan acceso a anticonceptivos asequibles y fiables y cuidado de salud reproductiva. Sabemos que todas estas cosas funcionan, pero demasiados padres evitan hablar con sus hijos, y la ciudad de Nueva York todavía no requiere que se enseñe educación sexual comprehensiva como parte del plan de estudios.

En vez de solo centrarnos en el embarazo adolescente este mes, centrémonos en nuestros adolescentes y aseguremos que tienen todos los instrumentos y la información que necesitan para tomar las decisiones correctas en sus vidas.

(5/26/10)


Find A Health Center

or

Or Call
1-800-230-PLAN