close

El Acceso a la Atención Médica

Nuestra columnista, Haydeé Morales, es la Vicepresidenta de Educación y Entrenamiento y el Centro de Margaret Sanger Internacional de Planned Parenthood of New York City

El acceso a la atención médica ya es bastante difícil para los y las pacientes hoy en día. Con la recesión, cada día más hombres, mujeres y familias pierden su seguro médico o simplemente no pueden pagar lo que les corresponde de sus visitas al médico.
 
El colmo sería tener otra barrera para recibir atención médica, especialmente cuando esa barrera toma forma de amenazas, intimidación y barreras físicas fuera de las clínicas. Sin embargo, para los y las pacientes que visitan alguna de las clínicas de salud reproductiva en la ciudad de Nueva York, eso es precisamente lo que pueden encontrar. Dichosamente, gracias al liderazgo valiente de su presidenta Christine Quinn, el Consejo Municipal de la ciudad de Nueva York está revisando un proyecto de ley que protegerá a los y las pacientes y las clínicas del acoso vicioso que sigue ocurriendo en nuestra ciudad todos los días. Se llama el Proyecto de Ley para Acceso a Clínicas y, entre otras cosas, protegerá a los y las pacientes y empleados de las clínicas de acoso malicioso. Ahora, más que nunca, es hora de aprobar esta ley. No solamente trata de los derechos y la política – la salud de las mujeres y sus familias está en juego.
 
No es ningún secreto que estamos en una recesión. La tasa nacional del desempleo no ha estado tan alta desde el año 1983 y los fondos para el seguro del desempleo en Nueva York ya se acabaron, obligando que el estado dependa de asistencia federal para ayudar a los neoyorquinos desempleados, un grupo cada vez mayor. En nuestra clínica se han escuchado anécdotas de mujeres que posponen sus visitas médicas para poder pagar la visita de sus hijos al pediatra o la renta y comida para ese mes.
 
Irónicamente, la salud reproductiva muchas veces es la atención médica principal de las mujeres. Es el lugar dónde reciben un chequeo general, dónde se hacen exámenes para cáncer y muchas veces dónde visitan a un médico antes de ver a cualquier otro. Muchas clínicas de salud reproductiva son proveedores que sirven como red de seguridad y proporcionan la atención médica gratis o a bajo costo según los ingresos del paciente. 

Es por eso que me preocupa ver manifestantes fervientes fuera de la clínica donde trabajo y fuera de nuestras clínicas colaboradoras en otras partes de la ciudad. Es por eso que es un problema cuando los manifestantes bloquean el acceso a las puertas de las clínicas o agarran a los y las pacientes cuando vienen a una cita o, como pasó en el Bronx, tiran a los empleados de la clínica que están llegando a trabajar. Lo peor es que estos manifestantes son una minoría pequeña. La mayoría de los neoyorquinos apoyan el derecho a decidir en cuanto al aborto y apoyan medidas que mantendrían seguros y libres de acoso a las clínicas y sus pacientes. 

Seguramente todos tenemos derecho a nuestras opiniones y el derecho a expresar esas opiniones. Pero hay una diferencia entre la libertad de expresión y el acoso. La intimidación nunca ha sido un derecho protegido por la Constitución de los Estados Unidos.

 
Entonces, gracias, Christine Quinn y el Consejo Municipal de la ciudad de Nueva York, por sus esfuerzos a favor de la aprobación de esta ley. En estos tiempos difíciles debemos asegurar que no haya tantas barreras para las personas buscando atención médica. Nuestras vidas y salud dependen de ello.

(03/20/09)

 

Find A Health Center

or

Or Call
1-800-230-PLAN